Tu me­jor ba­ño

Mien­tras to­dos es­pe­ran la lle­ga­da del be­bé, tú te ocu­pas de cui­dar­lo pa­ra su cre­ci­mien­to co­rrec­to. Te da­mos cua­tro ideas pa­ra trans­mi­tir­le paz con­vir­tien­do tu ba­ño en un au­tén­ti­co spa.

Ser Padres - - Tu embarazo - Por Vicky Ba­nio­kou

Mí­ma­te en es­ta eta­pa tan es­pe­cial.

Es­tos nue­ve me­ses pue­den y tie­nen que ser una de las épo­cas más bo­ni­tas de tu vi­da. Si tras las bue­na no­ti­cia ya has em­pe­za­do a ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes y los cui­da­dos, no se te ol­vi­de dar pro­ta­go­nis­mo a los mo­men­tos de re­lax. Es nor­mal que al prin­ci­pio te ob­se­sio­nes con la co­rrec­ta ali­men­ta­ción o el ejer­ci­cio ade­cua­do pa­ra el be­bé, pe­ro re­cuer­da que de la bue­na sa­lud se pre­su­me por den­tro y por fue­ra. Todo lo que tú ha­gas, con­su­mas y te apli­ques aho­ra pue­de re­per­cu­tir de una ma­ne­ra u otra en el fe­to. En­ton­ces, ¿por qué no re­ga­lar­te unos mo­men­tos al día de má­xi­ma re­la­ja­ción, aro­mas de­li­ca­dos y una sen­sa­ción de ca­li­dez? No pier­das tiem­po e in­fór­ma­te de có­mo pue­des con­ver­tir tu ba­ñe­ra en tu tem­plo de be­lle­za par­ti­cu­lar. Adap­tar los tra­ta­mien­tos, te­ra­pias y has­ta pro­duc­tos de tu ri­tual de be­lle­za de siem­pre a tu nue­vo es­ta­do, es más fá­cil de lo que pen­sa­bas y vie­ne de la mano de la na­tu­ra­le­za.

La pre­pa­ra­ción es cla­ve

Las dos áreas don­de tu em­ba­ra­zo se va a no­tar más y don­de más ten­sión acu­mu­las, son el ab­do­men y el pe­cho. Por eso, de­be­rías plan­tear­te dar­te ba­ños re­la­jan­tes con más fre­cuen­cia, ya que es­ta ru­ti­na tra­ba­ja en am­bas zo­nas a la vez. Los pre­pa­ra­ti­vos son muy im­por­tan­tes. Co­mien­za pla­ni­fi­can­do un am­bien­te ade­cua­do, po­nien­do ve­las aro­má­ti­cas y luz te­nue. Los ex­per­tos coin­ci­den en se­ña­lar que la tem­pe­ra­tu­ra ideal del agua es­tá en­tre los 36 y los 38 gra­dos, mien­tras que la du-

ra­ción no de­be­ría su­pe­rar los 20 mi­nu­tos. El to­que fi­nal lo dan los acei­tes esen­cia­les, que ele­gi­dos co­rrec­ta­men­te, pue­den re­sul­tar muy pla­cen­te­ros tam­bién pa­ra el be­bé.

Ba­ños re­la­jan­tes

Si tu piel es muy se­ca, ató­pi­ca, con ci­ca­tri­ces o ac­né, es re­co­men­da­ble un ba­ño con efec­to de bie­nes­tar cal­man­te e in­me­dia­to. La la­van­da es ideal pa­ra las pie­les más sen­si­bles. Su­mér­ge­te po­co a po­co en la ba­ñe­ra y cie­rra los ojos. Es el mo­men­to de ol­vi­dar­te de todo y po­ner la men­te en lo que te ha­ga fe­liz. Con­tro­la la tem­pe­ra­tu­ra del agua pa­ra que no se en­fríe. A con­ti­nua­ción aña­de 10 go­tas de acei­te esen­cial de la­van­da y de­ja que su per­fu­me se des­pren­da has­ta di­si­par la ten­sión y los ner­vios. Los be­ne­fi­cios de la la­van­da apun­tan a la re­la­ja­ción de los múscu­los, ten­do­nes y ar­ti­cu­la­cio­nes, la re­duc­ción de do­lo­res y al ali­vio del es­trés.

Ba­ños en pa­re­ja

Pa­ra ex­plo­tar la co­mo­di­dad de es­te mo­men­to ín­ti­mo, uti­li­za dos al­moha­das pa­ra ba­ñe­ra, acei­te esen­cial de jaz­mín, una rosa ro­ja y un ex­fo­lian­te na­tu­ral sua­ve. Lle­na la ba­ñe­ra con agua e in­cor­po­ra 10 go­tas de acei­te esen­cial de jaz­mín, uno de los per­fu­mes más se­duc­to­res por sus efec­tos afro­di­sía­cos, y ter­mi­na con pé­ta­los de rosa. Dis­fru­ta con tu pa­re­ja de un ma­sa­je sua­ve que ex­fo­lia­rá vues­tra piel pa­ra que la de­je trans­pi­rar me­jor y ab­sor­ber to­das las pro­pie­da­des del jaz­mín. Ter­mi­nad to­man­do una ta­za de té re­la­jan­te. Tras la su­mer­sión apro­ve­cha pa­ra hi­dra­tar­te bien. Du­ran­te la ges­ta­ción se pro­du­cen al­gu­nos cam­bios en el cuer­po de la mu­jer em­ba­ra­za­da que in­cre­men­tan los re­que­ri­mien­tos de agua. Así que in­ten­ta com­ple­men­tar tu ri­tual de be­lle­za siem­pre con cre­mas que re­fres­can y re­ge­ne­ran la piel. Una hi­dra­ta­ción pro­fun­da me­jo­ra­rá la cir­cu­la­ción san­guí­nea, te ayu­da­rá a con­ser­var la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y to­le­rar me­jor el ca­lor, sen­sa­ción a me­nu­do pro­vo­ca­da por los cam­bios hor­mo­na­les. To­dos los in­gre­dien­tes que ne­ce­si­tas los en­con­tra­rás en la na­tu­ra­le­za y en con­cre­to en el her­bo­la­rio de tu ba­rrio. Y aun­que los pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca tie­nen ma­la prensa y no se in­di­can du­ran­te el em­ba­ra­zo, un ma­sa­je con una lo­ción an­ti­es­trías no va a apor­tar más que hi­dra­ta­ción, ade­más de pre­ve­nir la apa­ri­ción de las odio­sas es­trías y do­tar de ma­yor elas­ti­ci­dad a tu piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.