20 tips pa­ra el“Día D”

Dar a luz es al­go na­tu­ral, pe­ro hay al­gu­nas co­sas que una mu­jer de­be sa­ber. SER PA­DRES ha crea­do una lis­ta que te sa­ca­rá de du­das.

Ser Padres - - Tu embarazo - Por Vicky Ba­nio­kou

Or­ga­ní­za­te pa­ra evi­tar ago­bios.

01 El be­bé lle­ga cuan­do es­tá lis­to

La fe­cha de na­ci­mien­to es­ti­ma­da es, co­mo su nom­bre in­di­ca, una es­ti­ma­ción y no exac­ta. Aun­que los doc­to­res pue­dan cal­cu­lar la fe­cha de for­ma bas­tan­te pre­ci­sa por la de tu úl­ti­mo pe­río­do y el ta­ma­ño de tu be­bé en las eco­gra­fías, pue­den con­fun­dir­se en va­rias se­ma­nas. Ayu­da re­cor­dar que el día es­ti­ma­do que te dan se cal­cu­la con 40 se­ma­nas de ges­ta­ción.

02 No hay siem­pre se­ña­les

Aun­que en pe­lí­cu­las y li­te­ra­tu­ra les en­can­te uti­li­zar el “rom­per aguas” co­mo un ini­cio al par­to, es­to no siem­pre su­ce­de. La ver­dad es que el par­to pue­de em­pe­zar sin nin­gu­na de las clá­si­cas se­ña­les.

03 Sa­ber cuán­do ir

Uno de los pe­que­ños gi­ros des­agra­da­bles de la na­tu­ra­le­za son las Brax­ton Hicks, el nom­bre da­do a las con­trac­cio­nes -aun­que de nue­vo no to­das las mu­je­res las tie­nen. Es­tas sue­len em­pe­zar en se­rio dos se­ma­nas an­tes de la fe­cha del par­to y son co­mo do­lo­res de par­to, pe­ro más sua­ves. La re­gla de oro pa­ra sa­ber cuán­do es el mo­men­to de par­to de ver­dad es la re­gu­la­ri­dad. Em­pie­za a me­dir las ra­chas de do­lor con tu re­loj o mó­vil. Cuan­do em­pie­cen a

ser re­gu­la­res, ca­da diez mi­nu­tos al me­nos du­ran­te una ho­ra, es ho­ra de po­ner­se en mar­cha.

04 No hay pri­sa

La ma­yo­ría de par­tos pri­me­ri­zos du­ran mu­chas ho­ras. Man­tén la cal­ma, com­prue­ba tu equi­pa­je y que tie­nes los cargadores de la cá­ma­ra y del mó­vil. Lla­ma o es­cri­be a tus ami­gos y fa­mi­lia­res y aví­sa­les de que no es­ta­rás dis­po­ni­ble du­ran­te un tiem­po. Di­le a tu pa­re­ja que con­duz­ca re­la­ja­do y des­pa­cio ha­cia el hos­pi­tal.

05 La re­cep­ción

Mu­cha gen­te no se da cuen­ta de que, aun­que ha­yas re­ser­va­do ca­ma en el hos­pi­tal, ne­ce­si­ta­rás pa­sar por el mis­mo pro­ce­so en la sa­la de par­to. Al lle­gar, la en­fer­me­ra ob­ser­va­rá el cue­llo de tu úte­ro pa­ra con­fir­mar que es­tás de par­to.

06 Pre­pa­ra­ción

Mu­chas mu­je­res se preo­cu­pan an­tes de tiem­po por las pre­pa­ra­cio­nes an­tes del par­to. Las en­fer­me­ras sue­len uti­li­zar pol­vo de tal­co y cu­chi­llas desecha­bles pa­ra afei­tar­te el ve­llo pú­bi­co. Si van a prac­ti­car­te una ce­sá­rea, so­lo te afei­ta­rán la par­te su­pe­rior y co­lo­ca­rán un ca­té­ter.

07 Ha­cia la li­ber­tad

Una vez te ha­yan pre­pa­ra­do, co­mien­za la es­pe­ra. Pa­ra los par­tos pri­me­ri­zos, es­to pue­de lle­var bas­tan­tes ho­ras. Al­gu­nos hos­pi­ta­les te ofre­ce­rán po­ner­te mú­si­ca o una ta­za de té.

08 Par­tos por ce­sá­rea

Un par­to por ce­sá­rea es un po­co di­fe­ren­te a un par­to na­tu­ral. Es mu­cho más rá­pi­do. Pron­to el ci­ru­jano te pon­drá la anes­te­sia epi­du­ral y en breves el do­lor des­apa­re­ce­rá.

09 Epi­du­ral

La epi­du­ral en el par­to na­tu­ral no es ni tan pro­fun­da ni tan fuer­te co­mo la que se usa en los par­tos por ce­sá­rea. Pri­me­ro, se apli­ca anes­te­sia lo­cal. En el par­to agra­de­ce­rás que tus pier­nas y tu ab­do­men se duer­man.

10 Per­der la dig­ni­dad

¡SÍ! La ma­ne­ra más efec­ti­va de com­pro­bar có­mo es­tás de di­la­ta­da es que una en­fer­me­ra in­ser­te sus de­dos en el cue­llo del úte­ro y mi­da co­mo de “abier­to” es­tá. es una sen­sa­ción ex­tra­ña pe­ro muy nor­mal pa­ra es­ti­mar el tiem­po an­tes de dar a luz.

11 Qué ti­po de do­lor es­pe­rar

No hay for­ma de ne­gar el he­cho de que un par­to na­tu­ral y no me­di­ca­do es do­lo­ro­so. Pue­de ser des­cri­to co­mo una com­bi­na­ción en­tre un fuer­te do­lor por es­tre­ñi­mien­to y do­lo­res mens­trua­les ex­tre­mos, todo en uno.

12 Cuan­do lle­ga el doc­tor

Te sen­ti­rás ali­via­da so­lo en su pre­sen­cia. Mien­tras él se po­ne un de­lan­tal, guan­tes y bo­tas de go­ma, las en­fer­me­ras em­pe­za­rán a en­gan­char los es­tri­bos a la me­sa pa­ra ayu­dar­te a co­lo­car­te en la po­si­ción de ap­to y pre­pa­ra­do la me­sa con un pa­ñal y un calefactor pa­ra exa­mi­nar el be­bé.

Man­tén la cal­ma y dis­fru­ta de es­ta ex­pe­rien­cia úni­ca, aun­que te dé al­go de mie­do

13 El na­ci­mien­to

En sí du­ra­rá en­tre tres y cin­co mi­nu­tos. Las en­fer­me­ras te di­rán cuán­do tie­nes que em­pu­jar e in­clu­so te ayu­da­rán pre­sio­nan­do tu ab­do­men. Sal­vo a com­pli­ca­cio­nes, el mo­men­to en el que el be­bé sa­le de tu va­gi­na es increíblemente rá­pi­do.

14 be­bé en tus bra­zos

An­ti­gua­men­te el mé­di­co so­lía dar un azo­te en el tra­se­ro del be­bé pa­ra in­du­cir el llan­to. Hoy en día, po­nen al be­bé di­rec­ta­men­te en el pe­cho de su ma­dre con una toa­lla. Aca­ri­cian­do su es­pal­da, el be­bé llo­ra­rá sua­ve­men­te.

15 Los pun­tos de su­tu­ra

Mien­tras ob­ser­van a tu be­bé, el doc­tor te ayu­da­rá a ex­pul­sar la pla­cen­ta y da­rá al­gu­nos pun­tos si es ne­ce­sa­rio. Es pro­ba­ble que no te des cuen­ta, ya que mu­chas ma­más es­tán pen­dien­tes del es­ta­do del re­cién na­ci­do.

16 Fo­tos

Dar a luz es una ex­pe­rien­cia muy per­so­nal, pe­ro aun así tu fa­mi­lia y ami­gos te pre­sio­na­rán pa­ra ver al be­bé lo an­tes po­si­ble. Si tu pa­re­ja es­tá, po­drá en­car­gar­se de eso y de apre­ciar el mo­men­to de la lim­pie­za del be­bé.

17 El mo­men­to cum­bre

Es ma­ra­vi­llo­so cuan­do te de­vuel­ven a tu be­bé des­pués de to­das las prue­bas y lo su­je­tas y ex­pe­ri­men­tas los pri­me­ros mo­men­tos. Es ho­ra de re­la­jar­se, emo­cio­nar­se y acu­rru­car­se. La en­fer­me­ra te re­cor­da­rá in­ten­tar dar el pe­cho, pe­ro no te sien­tas pre­sio­na­da. Da­te tiem­po pa­ra asi­mi­lar­lo y co­no­cer a tu hi­jo.

18 ¿Qué pasa des­pués?

En ca­so de par­to na­tu­ral, ten­drás la opor­tu­ni­dad de du­char­te y re­com­po­ner­te mien­tras tu pa­re­ja es­tá con el be­bé. En ca­so de epi­du­ral, las en­fer­me­ras te la­va­rán y te lle­va­rán a la sa­la de ma­ter­ni­dad.

19 La ba­rri­ga

A po­cas mu­je­res les di­cen que man­ten­drán la ba­rri­ga des­pués de que pa­se un tiem­po des­pués de dar a luz. Te sor­pren­de­rá que pa­rez­ca que es­tás “em­ba­ra­za­da de tres me­ses”, pe­ro no de­jes que te des­ani­me. Dar el pe­cho y ha­cer ejer­ci­cio te pon­drá en for­ma en­se­gui­da.

20 Pan­ta­lo­nes có­mo­dos

Re­cuer­da lle­nar la mo­chi­la de ro­pa có­mo­da y mu­cha ro­pa in­te­rior. En los pró­xi­mos días, es­ta­rás can­sa­da y ex­pe­ri­men­ta­rás bas­tan­tes cam­bios fí­si­cos. Se­gui­rás san­gran­do du­ran­te las pró­xi­mas 4-6 se­ma­nas y tu pe­cho se so­me­te­rá a va­rios cam­bios. Dar a luz es, in­du­da­ble­men­te, una ex­pe­rien­cia que por en­ci­ma de todo te cam­bia­rá la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.