La subida de la le­che

Ca­da be­bé es di­fe­ren­te y ca­da mu­jer ex­pe­ri­men­ta la ma­ter­ni­dad de una for­ma dis­tin­ta, pe­ro lo im­por­tan­te es ama­man­tar al re­cién na­ci­do cuan­to an­tes. Te con­ta­mos el por­qué y có­mo fa­ci­li­tar el pro­ce­so.

Ser Padres - - Tu embarazo - Por Vicky Ba­nio­kou

Có­mo fa­ci­li­tar el pro­ce­so..

La le­che ma­ter­na con­tie­ne el equi­li­brio ade­cua­do de nu­trien­tes pa­ra ayu­dar a que el be­bé crez­ca y se con­vier­ta en un ni­ño fuer­te y sano. Al­gu­nos de los nu­trien­tes de la le­che ma­ter­na ar­man al ni­ño con fac­to­res pro­tec­to­res con­tra al­gu­nas en­fer­me­da­des e infecciones co­mu­nes, ade­más, es­tá com­pro­ba­do que tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud de la ma­dre. Asegúrate de sa­ber có­mo dar lo má­xi­mo y dis­fru­tar de es­ta ex­pe­rien­cia úni­ca.

¿In­flu­ye la ma­ne­ra de dar a luz?

Las mu­je­res que han te­ni­do su be­bé por ce­sá­rea, sue­len te­ner una lac­tan­cia más tar­día que las que lo han te­ni­do con un par­to va­gi­nal. La ase­so­ra de lac­tan­cia, Mon­tse Ro­bles, ase­gu­ra que “si inician la lac­tan­cia jus­to des­pués del na- ci­mien­to y de ma­ne­ra asi­dua, pue­de con­se­guir se en po­cos días au­men­tar la can­ti­dad, equi­pa­rán­do­se a una mu­jer con un par­to va­gi­nal”. Por tan­to, no de­be­ría ser al­go preo­cu­pan­te.

Las mu­je­res con bue­na sa­lud de­ben in­ten­tar dar el pe­cho por lo me­nos seis me­ses

¿Hay un nú­me­ro de to­mas fi­jo?

Se­gún un es­tu­dio de la doctora Jac­que­li­ne Kent, el nú­me­ro de to­mas pue­de va­riar mu­chí­si­mo, ya que lo “nor­mal” no exis­te. Sus in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das ex­clu­si­va­men­te con be­bés ali­men­ta­dos al pe­cho y con eda­des com­pren­di­das en­tre uno y seis me­ses, mos­tra­ron que re­ci­bían en­tre 4 y 13 to­mas al día. Es­te mis­mo es­tu­dio in­di­có que la can­ti­dad de le­che ma­ter­na que pro­du­ce una ma­má aumenta muy rá­pi­do du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas, pe­ro lue­go ca­si no cam­bia a me­di­da que el be­bé se ha­ga ma­yor y em­pie­ce a co­mer ali­men­tos só­li­dos.

En cuan­to a la fre­cuen­cia, ca­da to­ma pue­de du­rar en­tre 12 mi­nu­tos y una ho­ra. Ca­da be­bé tie­ne di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des y la for­ma con la que to­ma el pe­cho y se ali­men­ta tam­bién va­ría de uno a otro.

El be­bé mar­ca la du­ra­ción

Es du­ran­te el pri­mer mes cuan­do el be­bé co­men­za­rá a ali­men­tar­se de ver­dad y la ca­pa­ci­dad de su­mi­nis­tro de la ma­dre au­men­ta­rá pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des cre­cien­tes de su es­tó­ma­go, ca­da vez más gran­de. La le­che ma­ter­na con­tie­ne un com­po­nen­te co­no­ci­do co­mo “in­hi­bi­dor de la lac­tan­cia por re­tro­ali­men­ta­ción” (FIL), que ra­len­ti­za la pro­duc­ción de le­che. Cuan­do el be­bé va­cía el pe­cho, se re­du­ce la can­ti­dad de FIL, de modo que las cé­lu­las pro­duc­to­ras de le­che tie­nen li­ber­tad pa­ra pro­du­cir más y cu­brir la de­man­da. De es­ta ma­ne­ra, si tu pe­cho se dre­na con re­gu­la­ri­dad, re­ci­bi­rá el men­sa­je de lle­nar­se con más fre­cuen­cia. Y si tie­nes que ali­men­tar ge­me­los o in­clu­so tri­lli­zos, po­drás pro­du­cir la can­ti­dad ne­ce­sa­ria pa­ra ali­men­tar­los a to­dos. Si bien la ma­dre re­du­ce la to­ma de le­che, es­te pro­ce­so fun­cio­na­rá a la in­ver­sa. Sor­pren­den­te­men­te un be­bé de cua­tro se­ma­nas ali­men­ta­do al pe­cho be­be la mis­ma can­ti­dad que uno de seis me­ses. Se ali­men­ta­rá con me­nos fre­cuen­cia pe­ro in­ge­ri­rá más le­che en ca­da se­sión, de for­ma más efi­cien­te. Es­to sig­ni­fi­ca que usa­rá la mis­ma can­ti­dad de ener­gía dia­ria pa­ra man­te­ner sus dis­tin­tas fa­ses de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo.

Por qué a ve­ces es do­lo­ro­so

En­tre el se­gun­do y el cuar­to día del puer­pe­rio, los pe­chos co­men­za­rán a pro­du­cir un gran vo­lu­men de le­che y la ma­yo­ría de las mu­je­res sen­ti­rán los pe­chos lle­nos y fir­mes. En­ton­ces es cuan­do se pue­de ha­blar pro­pia­men­te de la “subida” de la le­che.

Si la lac­tan­cia se em­pie­za de for­ma tem­pra­na, fre­cuen­te y a de­man­da, la subida de le­che sue­le ser sua­ve. An­te todo si la ma­dre sos­pe­cha que al­go va mal de­be de con­sul­tar con un pro­fe­sio­nal de lac­tan­cia. Sin em­bar­go, no hay que ago­biar­se ya que, sal­vo a ca­sos ex­cep­cio­na­les, la lac­tan­cia sur­ge de for­ma na­tu­ral y si se ex­pe­ri­men­ta do­lor en el pro­ce­so, sue­le ser por no ha­ber­se en­con­tra­do la pos­tu­ra ade­cua­da, con la que tan­to el be­bé co­mo la ma­má se sen­ti­rán más có­mo­dos.

Ayú­da­le a en­con­trar la pos­tu­ra

Las nue­vas ma­más de­ben per­mi­tir que el be­bé es­ta­blez­ca su pro­pio pa­trón de lac­tan­cia. Mu­chos re­cién na­ci­dos se ali­men­ta­rán de 10 a 15 mi­nu­tos en ca­da pe­cho. Si el be­bé desea ama­man­tar­se du­ran­te un pe­río­do mu­cho más lar­go, di­ga­mos 30 mi­nu­tos o más en ca­da pe­cho, es po­si­ble que no es­té ob­te­nien­do su­fi­cien­te le­che. La ra­zón por la que es­to pue­da pa­sar es que el pe­que­ño ten­ga di­fi­cul­tad a la ho­ra aga­rrar­se. La pa­cien­cia, el con­tac­to piel con piel, la pos­tu­ra y el aga­rre mejoran la suc­ción del be­bé. Pa­ra ma­mar có­mo­da­men­te el be­bé ha de es­tar pe­ga­do a la ma­dre y en­ca­ra­do al pe­cho. Es im­por­tan­te cuan­do el be­bé es­té in­ten­tan­do aga­rrar­se, di­ri­gir el pe­zón ha­cia su pa­la­dar. De es­te modo, aga­rra­rá el pe­zón de la areo­la si­tua­da por de­ba­jo. Así po­drá me­ter­se en la boca el pe­zón e ini­ciar la lac­tan­cia con buen pie.

Por otra par­te, es con­ve­nien­te que la ma­má ofrez­ca el otro pe­cho al be­bé una vez ter­mi­ne con el pri­me­ro. Si el be­bé lo acep­ta, se pue­de se­guir con el pro­ce­so. Pe­ro si no quie­re, no hay que in­sis­tir­le ni preo­cu­pa­se de que no es ca­paz de es­ti­mu­lar la sa­li­da de la le­che. Cuan­do em­pie­za a to­mar­se largos des­can­sos o pasa gran par­te de la to­ma chu­pe­tean­do, lo ha­ce por­que se­gu­ra­men­te es­tá sa­cia­do.

El cam­bio que in­di­ca que todo evo­lu­cio­na co­rrec­ta­men­te

Du­ran­te los pri­me­ros días in­me­dia­ta­men­te pos­te­rio­res al na­ci­mien­to de tu be­bé, tu cuer­po fa­bri­ca­rá ca­los­tro, una es­pe­cie de an­ti­ci­po de la le­che o “le­che de prue­ba” muy ri­ca en nu­trien­tes. Mon­tse Ro­bles in­sis­te en que esos pri­me­ros días son muy im­por­tan­tes y que no hay que sal­tar las to­mas, aun­que en oca­sio­nes pue­dan sur­gir di­fi­cul­ta­des has­ta en­con­trar la pos­tu­ra ideal o la ma­ne­ra con la que el be­bé ob­ten­ga to­da la to­ma. “El ca­los­tro tie­ne mu­chas pro­pie­da­des protectoras, ya que con­tie­ne sus­tan­cias an­ti­bac­te­ria­nas y que es­ti­mu­lan el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio”, ex­pli­ca y aña­de que es­tas pro­pie­da­des de ca­re­cen de las le­ches ar­ti­fi­cia­les pa­ra lac­tan­tes. Ri­co en sus­tan­cias pa­ra pro­te­ger al be­bé con­tra las infecciones, es el lí­qui­do con to­dos los nu­trien­tes que el re­cién na­ci­do ne­ce­si­ta. Los sig­nos que mar­can el pa­so de la eta­pa del ca­los­tro a la de la le­che ma­ter­na es su mor­fo­lo­gía. En al­gu­nas mu­je­res, el ca­los­tro es es­pe­so y ama­ri­llen­to. En otras, es más lí­qui­do y acuo­so. Es­te co­lor se de­be al he­cho de que es más al­to en es­tos fac­to­res de pro­tec­ción. Cuan­do lle­vas apro­xi­ma­da­men­te tres o cua­tro días ama­man­tan­do a tu be­bé con ca­los­tro, em­pe­za­rás a no­tar tus se­nos más fir­mes y du­ros. Es­ta es la cla­ve de­fi­ni­ti­va de que tu pro­duc­ción de le­che es­tá au­men­tan­do y de que es­tá cam­bian­do del ca­los­tro a la le­che ma­ter­na pro­pia­men­te di­cha, que se pa­re­ce más bien a la le­che de va­ca des­na­ta­da. Con el tiem­po ve­rás un au­men­to del ape­ti­to y la ne­ce­si­dad de lí­qui­dos por par­te de tu be­bé. Ade­más, en los días si­guien­tes al par­to, de dos a cin­co días des­pués del na­ci­mien­to, la pro­duc­ción de ca­los­tro da­rá pa­so a un vo­lu­men mu­cho ma­yor de le­che de tran­si­ción. Es una se­ñal de que todo va bien y que evo­lu­cio­na a me­jor. Es un in­di­cio tam­bién de que el re­cién na­ci­do se en­cuen­tra en con­di­cio­nes per­fec­tas, a pe­sar de que qui­zás pier­da un po­co de pe­so. Es al­go nor­mal y con­sis­te en la pér­di­da de lí­qui­do acu­mu­la­do du­ran­te el em­ba­ra­zo. En unos días todo lle­ga­rá a cua­drar y a te­ner sen­ti­do. Ha­gas lo que ha­gas, in­ten­ta no des­ani­mar­te ni ti­rar la toa­lla de­ma­sia­do pron­to. Con un po­co de pa­cien­cia y al­go de prác­ti­ca, la lac­tan­cia ma­ter­na te re­sul­ta­rá más fá­cil, tan­to a ti co­mo a tu be­bé, du­ran­te las se­ma­nas que se ave­ci­nan. Y co­mo di­ce el re­frán... ¡la prác­ti­ca ha­ce al maes­tro!

El ca­los­tro con­tie­ne sus­tan­cias an­ti­bac­te­ria­nas de las que ca­re­cen las le­ches ar­ti­fi­cia­les pa­ra lac­tan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.