Co­rioam­nio­ni­tis

No se sue­le ha­blar de ella pe­ro es una de las po­si­bles com­pli­ca­cio­nes que se pue­den pro­du­cir du­ran­te ges­ta­ción. El diag­nós­ti­co pre­coz y un con­trol ri­gu­ro­so de los nue­ve me­ses pue­den evi­tar los rie­gos.

Ser Padres - - Tu embarazo - Por Ma­ría Díaz-Ri­poll

¡Todo lo que de­bes sa­ber!

Po­cas mu­je­res la con­traen pe­ro es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de par­to pre­ma­tu­ro. Se pre­sen­ta en un 1-2 % de to­dos los embarazos pe­ro pue­de pro­vo­car gra­ves ries­gos pa­ra la sa­lud del neo­na­to. Pe­ro, ca­da vez se sa­be más so­bre es­ta in­fec­ción de nom­bre im­pro­nun­cia­ble.

¿Qué es la co­rioam­nio­ni­tis?

Es la in­fla­ma­ción de las mem­bra­nas ovu­la­res, el am­nios y el co­rion, por un agen­te in­fec­cio­so que pro­vo­ca la in­fec­ción del con­te­ni­do am­nió­ti­co, es de­cir, el fe­to, el cor­dón y el lí­qui­do am­nió­ti­co. “Es una in­fec­ción ma­ter­na y fe­tal, que se aso­cia con un ries­go muy im­por­tan­te de par­to pre­ma­tu­ro y de sep­sis neo­na­tal y tam­bién ma­ter­na. Tan­to la pre­ma­tu­ri­dad co­mo la sep­sis son res­pon­sa­bles de im­por­tan­tes se­cue­las en el re­cién na­ci­do, y con­lle­van un au­men­to de la mor­ta­li­dad”, co­men­ta la doctora Díaz de Te­rán.

Si se pro­du­ce una fi­su­ra en el sa­co am­nió­ti­co, o es­tá o ha es­ta­do ro­to, las bac­te­rias pue­den en­trar en el úte­ro, in­fec­tan­do así el lí­qui­do am­nió­ti­co. A ve­ces, es­ta in­fec­ción tam­bién se pue­de pro­du­cir a tra­vés de la san­gre o a tra­vés de otros pro­ce­di­mien­tos gi­ne­co­ló­gi­cos in­va­si­vos co­mo la am­nio­cen­te­sis, trans­fu­sio­nes in­tra­ute­ri­nas o un cer­cla­je cer­vi­cal.

Sín­to­mas

La in­fec­ción pue­de ocu­rrir en cual­quier mo­men­to de la ges­ta­ción, aun­que sue­le ser más fre­cuen­te en los úl­ti­mos días de em­ba­ra­zo. Los sín­to­mas más fre­cuen­tes, aun­que pue­den va­riar de una mu­jer a otra sue­len ser: Fie­bre, ma­yor de 38ªC; ta­qui­car­dia ma­ter­na y/o del fe­to; irri­ta­bi­li­dad ute­ri­na, es de­cir, con­trac­cio­nes que pue­den ter­mi­nar pro­vo­can­do una ame­na­za de par­to pre­ma­tu­ro; sig­nos de in­fec­ción en las ana­lí­ti­cas de san­gre; y/o olor des­agra­da­ble del lí­qui­do am­nió­ti­co.

Com­pli­ca­cio­nes

Es muy im­por­tan­te de­tec­tar­lo a tiem­po pues pue­de te­ner gra­ves con­se­cuen­cias tan­to pa­ra la sa­lud de la ma­dre co­mo pa­ra la del be­bé. En la ma­dre, pue­de cau­sar una in­fec­ción muy pe­li­gro­sa de la san­gre, lla­ma­da bac­te­rie­mia. En el fe­to, la co­rioam­nio­ni­tis aumenta las po­si­bi­li­da­des de par­to pre­ma­tu­ro. Pro­du­ce des­pren­di­mien­to de la pla­cen­ta, me­nin­gi­tis, neu­mo­nía, he­mo­rra­gias in­tra­ven­tri­cu­la­res, sín­dro­me de dis­trés res­pi­ra­to­rio, pa­rá­li­sis ce­re­bral y una mor­ta­li­dad pe­ri­na­tal en­tre el 2 y el 8 %.

La in­fec­ción pue­de ocu­rrir en cual­quier mo­men­to del em­ba­ra­zo, aun­que es más co­rrien­te al fi­nal

Tra­ta­mien­to

De­pen­de­rá siem­pre del es­ta­do de sa­lud de la em­ba­ra­za­da. “Pa­ra que se desa­rro­lle cual­quier in­fec­ción tie­ne que ha­ber un des­equi­li­brio en­tre la in­mu­ni­dad de la ma­dre y la ca­pa­ci­dad del ger­men de pro­vo­car una in­fec­ción”, ase­gu­ra la doctora Díaz de Te­rán. “Exis­ten si­tua­cio­nes que au­men­tan la pro­ba­bi­li­dad de pro­du­cir la en­fer­me­dad –con­ti­núa- co­mo la ro­tu­ra pre­ma­tu­ra de la bol­sa, los par­tos muy pro­lon­ga­dos , las am­nio­cen­te­sis o las infecciones uro­ge­ni­ta­les”. Tan pron­to co­mo sea po­si­ble, y una vez diag­nos­ti­ca­da la in­fec­ción, se ad­mi­nis­tran an­ti­bió­ti­cos y otros me­di­ca­men­tos co­mo an­ti­tér­mi­cos si hay fie­bre o son ne­ce­sa­rios. El pro­nós­ti­co de­pen­de­rá de lo avan­za­da que se en­cuen­tre la in­fec­ción y de lo afec­ta­do que se en­cuen­tre el fe­to. Lo más fre­cuen­te es te­ner que pro­vo­car el par­to pa­ra evi­tar que la in­fec­ción se si­ga ex­ten­dien­do y com­pli­can­do. “El tra­ta­mien­to de­fi­ni­ti­vo y más efi­caz es fi­na­li­zar el em­ba­ra­zo, con la sal­ve­dad de sos­pe­cha de infecciones le­ves en ma­dres sin nin­gu­na clí­ni­ca y con fe­tos muy prematuros, que se pue­de con­si­de­rar es­pe­rar tra­tan­do so­lo con an- ti­bió­ti­cos”, ase­gu­ra la doctora. En es­tos caos, es pre­fe­ri­ble el par­to va­gi­nal fren­te a la ce­sá­rea pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción de la ca­vi­dad pe­ri­to­neal.

La im­por­tan­cia del lí­qui­do am­nió­ti­co

Se for­ma en la cuar­ta se­ma­na de em­ba­ra­zo. Du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre de em­ba­ra­zo, el lí­qui­do es­tá com­pues­to por plas­ma san­guí­neo de la ma­dre, pe­ro se­gún avan­za el em­ba­ra­zo, interviene tam­bién el be­bé con su ori­na.

El lí­qui­do am­nió­ti­co es im­por­tan­te por­que pro­te­ge al be­bé fren­te agre­sio­nes ex­ter­nas, ya que le sir­ve de amor­ti­gua­dor fren­te a po­si­bles gol­pes. Pe­ro tam­bién le man­tie­ne en la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da e in­clu­so le ali­men­ta (en al­gu­nas eco­gra­fías apa­re­cen be­bién­do­se­lo).

Es­te lí­qui­do es un cla­ro indicador de la sa­lud del be­bé. Pue­de de­ter­mi­nar que ha­ya de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des o mal­for­ma­cio­nes en el fe­to. Si la can­ti­dad de lí­qui­do es es­ca­sa sig­ni­fi­ca, por ejem­plo, que pue­de exis­tir un pe­li­gro pa­ra el be­bé, por una fi­su­ra en la bol­sa o un pro­ble­ma re­nal.

Cuan­do se de­tec­ta, lo más fre­cuen­te es pro­vo­car el par­to pa­ra evi­tar que la in­fec­ción se ex­tien­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.