El fal­so mito de la al­tu­ra de la ba­rri­ga

Ser Padres - - Saber más -

Hay mu­cha leyenda ur­ba­na so­bre la re­la­ción en­tre el ta­ma­ño del ab­do­men y el pe­so del be­bé, pe­ro hay que ser cui­da­do­so por­que no siem­pre se cum­ple. Cier­to es que has­ta la im­plan­ta­ción del con­trol eco­grá­fi­co, una me­di­da apro­xi­ma­da pa­ra se­guir el cre­ci­mien­to fe­tal, se ba­sa­ba en la me­di­ción con cin­ta mé­tri­ca es­pe­cial de la al­tu­ra ute­ri­na que se co­rre­la­cio­na­ba en unas ta­blas con las se­ma­nas ges­ta­cio­na­les.

Hoy en día lo que se mi­de es la al­tu­ra del úte­ro y no la al­tu­ra de la ba­rri­ga. Hay mu­chos fac­to­res que in­flu­yen el ta­ma­ño de la ba­rri­ga apar­te del pe­so del be­bé. Por ejem­plo, la can­ti­dad de lí­qui­do am­nió­ti­co que en can­ti­da­des abun­dan­tes ha­ce una ba­rri­ga más gran­de. Tam­bién es con­si­de­ra­ble la pre­sen­cia de ga­ses in­tes­ti­na­les, tan co­mu­nes en las em­ba­ra­za­das, o la lor­do­sis de la mis­ma, que al te­ner una cur­va­tu­ra más acen­tua­da se da la sen­sa­ción de un ab­do­men más vo­lu­mi­no­so.

Dra. Va­ne­sa Nú­ñez Mo­ran­te Hos­pi­tal Qui­ron­sa­lud San Jo­sé (Se­vi­lla).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.