Va­cu­na de la gri­pe, sal de du­das

Ser Padres - - Consultorio -

Los ni­ños me­no­res de 5 años, es­pe­cial­men­te los me­no­res de 2, las per­so­nas de más de 65 años, los re­si­den­tes de lar­ga du­ra­ción en cen­tros de la ter­ce­ra edad u hos­pi­ta­la­rios, las per­so­nas con en­fer­me­dad cró­ni­ca y, por su­pues­to, las em­ba­ra­za­das y ma­dres que han da­do a luz re­cien­te­men­te, son per­so­nas con al­to ries­go de desa­rro­llar com­pli­ca­cio­nes gra­ves por la in­fluen­za (gri­pe). Se es­ti­ma que con la va­cu­na se re­du­ce un 70 % los ca­sos de gri­pe en ges­tan­tes y el 80 % de be­bés hos­pi­ta­li­za­dos por la en­fer­me­dad. Pa­ra quie­nes per­te­ne­cen a uno de los gru­pos de ries­go, la va­cu­na con­tra el vi­rus es­tá fi­nan­cia­da por la sa­ni­dad pú­bli­ca y de­be ad­mi­nis­trar­se en­tre oc­tu­bre y no­viem­bre. Con todo, si­gue ha­bien­do al­gu­nas du­das que te acla­ra­mos.

¿Me va­cuno o no?

La res­pues­ta es sí. Du­ran­te el em­ba­ra­zo es di­fí­cil pa­ra las de­fen­sas de la ma­dre lu­char con­tra vi­rus e infecciones y, por tan­to, es más sus­cep­ti­ble de con­ta­giar­se de la gri­pe. Se tra­ta de una in­fec­ción res­pi­ra­to­ria pro­vo­ca­da por un vi­rus que, nor­mal­men­te, pasa en unos días pe­ro que, en de­ter­mi­na­dos gru­pos, pue­de re­sul­tar pe­li­gro­sa y pre­sen­tar com­pli­ca­cio­nes gra­ves. Lo me­jor que pue­de ha­cer una mu­jer em­ba­ra­za­da, por tan­to, es va­cu­nar­se pa­ra re­du­cir el ries­go de con­ta­gio y, en ca­so de que és­te se pro­du­je­ra, mi­ni­mi­zar los efec­tos per­ju­di­cia­les so­bre la ma­dre o so­bre el fe­to.

¿Cuán­do se po­ne?

La va­cu­na se pue­de po­ner en cual­quier mo­men­to de la ges­ta­ción. Al­gu­nos gi­ne­có­lo­gos re­co­mien­dan no ha­cer­lo du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre pe­ro, a día de hoy, no exis­te nin­gu­na evi­den­cia cien­tí­fi­ca que de­mues­tre que en los pri­me­ros me­ses ten­ga efec­tos per­ju­di­cia­les pa­ra la ma­dre o el fe­to. Al con­tra­rio, es be­ne­fi­cio­sa pa­ra am­bos por­que tus an­ti­cuer­pos pasan al fe­to pro­por­cio­nan­do al re­cién na­ci­do una pro­tec­ción efi­caz du­ran­te unos seis me­ses. El sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de los be­bés es­tá po­co desa­rro­lla­do así que, de es­te modo, la ma­dre re­fuer­za las de­fen­sas de su pe­que­ño pa­ra lu­char con­tra vi­rus e infecciones en sus pri­me­ros me­ses de vi­da.

¿Tie­ne efec­tos se­cun­da­rios?

Es­tos no de­ben in­tran­qui­li­zar, en nin­gún ca­so, a la mu­jer em­ba­ra­za­da, ya que son mí­ni­mos. El más fre­cuen­te es un en­ro­je­ci­mien­to en la zo­na de a in­yec­ción (el bra­zo a la al­tu­ra del hom­bro) que, a ve­ces, se aso­cia a do­lo­res mo­de­ra­dos en esa mis­ma zo­na. Ra­ra­men­te apa­re­cen fie­bre, nau­seas, vó­mi­tos, do­lo­res mus­cu­la­res o de ca­be­za. Y cuan­do se pre­sen­tan, sue­len ser le­ves y des­apa­re­cer en uno o dos días. Si fue­ran in­ten­sos o per­sis­tie­ran du­ran­te más tiem­po, hay que acu­dir al mé­di­co de in­me­dia­to.

Re­vi­sa tus otras va­cu­nas

Cuan­do tie­nes tu ca­len­da­rio va­cu­nal ac­tua­li­za­do te be­ne­fi­cias tan­to tú co­mo tu fu­tu­ro be­bé fren­te a infecciones y ello con­tri­bui­rá al co­rrec­to desa­rro­llo y cre­ci­mien­to del fe­to. A tra­vés de la pla­cen­ta y de la le­che ma­ter­na la ma­dre con­fie­re a su hi­jo in­mu­no­pro­tec­ción fren­te a di­fe­ren­tes infecciones du­ran­te los pri­me­ros dos me­ses de vi­da. An­tes de bus­car al be­bé asegúrate ha­ber re­ci­bi­do la tri­ple ví­ri­ca, el té­ta­nos-dif­te­ria, la va­ri­ce­la y la he­pa­ti­tis B.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.