Ma­mi­tis

Llo­ra si te vas de la ha­bi­ta­ción, si le de­jas con ami­gos o en el cole. Te ne­ce­si­ta pa­ra todo, so­lo pi­de bra­zos y re­co­no­ce sus pro­pias emo­cio­nes si es­tás a su la­do. Sí, tie­ne ma­mi­tis, y sue­len ‘diag­nos­ti­car­lo’ las abue­las.

Ser Padres - - Crecer feliz - Por Be­lén Es­ter

Lla­ma­mos ma­mi­tis (o pa­pi­tis) al ape­go ex­ce­si­vo de un ni­ño. Su com­por­ta­mien­to se fun­da­men­ta en que ne­ce­si­ta a su ma­dre pa­ra sen­tir­se se­gu­ro, pa­ra ges­tio­nar lo que sien­te fren­te a al­go, pa­ra dor­mir, co­mer, ju­gar... Pa­ra sa­lir de ca­sa o que­dar­se con otras per­so­nas aun­que las co­noz­ca y quie­ra. Ne­ce­si­ta a su ma­dre pa­ra ca­si todo. Sin más.

“Co­mo diag­nós­ti­co ti­pi­fi­ca­do la ma­mi­tis o pa­pi­tis no exis­te na­da, pe­ro ello no qui­ta que po­da­mos ha­blar de un ape­go ex­ce­si­vo, po­co adap­ta­ti­vo e in­sano”, ex­pli­ca a SER PA­DRES la psi­có­lo­ga in­fan­til y ju­ve­nil Be­go­ña Díez Nie­to. El ape­go es el víncu­lo que se ge­ne­ra en­tre el ni­ño con el cui­da­dor prin­ci­pal, que sue­le ser la ma­dre, aun­que pue­de ser­lo cual­quier adul­to que ejer­za esa fun­ción. “El víncu­lo se desa­rro­lla co­mo he­rra­mien­ta de sub­sis­ten­cia no so­lo fí­si­ca, sino tam­bién emo­cio­nal y so­cial. Es lo que va a per­mi­tir al ni­ño, en sus pri­me­ros años, desa­rro­llar­se fí­si­ca­men­te y adop­tar al­go bá­si­co en el ser hu­mano co­mo la re­la­ción con los otros, las emo­cio­nes y los sen­ti­mien­tos que van a di­ri­gir su fu­tu­ro in­me­dia­to de ca­ri­ño, se­gu­ri­dad o con­fian­za”, aña­de.

El ni­ño pasa de la ne­ce­si­dad de cui­da­dos cons­tan­tes cuan­do es un be­bé a ir al­can­zan­do pe­que­ñas co­tas de in­de­pen­den­cia ta­les co­mo to­mar­se so­lo el bi­be­rón, co­ger al­go que ne­ce­si­te o ca­mi­nar ha­cia un ob­je­to. Y a par­tir de ahí, el res­to de la in­fan­cia y de la vi­da. Su ma­dre es un re­fe­ren­te cons­tan­te en el cre­ci­mien­to ya que es la que le pro­vee de ali­men­to y cui­da­dos. Es todo su mundo. Por eso, cuan­do ella des­apa­re­ce sin que él lo es­pe­re o lo desee, se de­sa­ta la crisis. In­clu­so pue­den apa­re­cer mo­men­tos de re­gre­sión, y que un ni­ño de 5 o 6 años desa­rro­lle un ape­go que a lo me­jor no tu­vo ni con 2.

Pe­ro ¿es nor­mal?

A me­di­da que el be­bé va cre­cien­do y desa­rro­llán­do­se va ga­nan­do tam­bién en au­to­no­mía y ges­tio­nan­do por sí mis­mo sus pro­pias ne­ce­si­da­des y emo­cio­nes. Es­to no sig­ni­fi­ca que sean per­so­nas in­de­pen­dien­tes o des­ape­ga­das sino que es­tán en el pro­ce­so de apren­di­za­je por el cual apren­den a au­to­rre­gu­lar­se.

La ma­mi­tis no es sín­dro­me ni una en­fer­me­dad. El “diag­nós­ti­co” sue­le ser más bien so­cial y pe­yo­ra­ti­vo dic­ta­mi­na­do por abue­los, ami­gos y pro­fe­so­res que ca­ta­lo­gan al ni­ño con un rotundo “uy qué ma­mi­tis tie­ne”. Sin ser en sí mis­mo un pro­ble­ma, és­te pue­de sur­gir a par­tir del mo­men­to en que los pa­dres con­si­de­ren que ese ape­go ex­ce­si­vo es­tá li­mi­tan­do al ni­ño. Es de­cir, es­ta ne­ce­si­dad de ma­má es exa­ge­ra­da cuan­do la se­pa­ra­ción en­tre ma­dre e hi­jo pro­vo­ca en es­te an­sie­dad o de­ses­pe­ra­ción y, so­bre todo, si es­ta se pro­lon­ga en el tiem­po. Es de­cir, hay que sa­ber di­fe­ren­ciar la ra­bie­ta, el ca­pri­cho o el “chan­ta­je emo­cio­nal” de la an­gus­tia an­te la se­pa­ra­ción. A par­tir de es­te mo­men­to es cuan­do pue­de con­si­de­rar­se que la con­duc­ta del ni­ño es dis­rrup­ti­va y que su desa­rro­llo na­tu­ral es­tá des­ajus­ta­do.

No es un sín­dro­me ni una en­fer­me­dad y el diag­nós­ti­co sue­le ser más bien so­cial y pe­yo­ra­ti­vo

Co­no­ce sus ra­zo­nes

Mu­chas ve­ces, la me­jor ma­ne­ra de tra­ba­jar en un des­ape­go mo­de­ra­do pasa por co­no­cer las ra­zo­nes que lle­van al ni­ño a esa ne­ce­si­dad ob­se­si­va de su ma­dre. Las cau­sas pue­den ser va­rias y “nor­mal­men­te no hay un so­lo ca­mino pa­ra lle­gar a es­te efec­to”, ex­pli­ca Díez Nie­to. Pe­ro sue­le ha­ber al­gu­nos fac­to­res en co­mún. En oca­sio­nes las ra­zo­nes pasan por­que “el cui­da­dor prin­ci­pal pre­sen­ta un ex­ce­so de celo en la crian­za, trans­mi­tien­do la in­for­ma­ción que ‘el mundo es un lu­gar in­se­gu­ro y só­lo las co­sas irán bien si es­tás con­mi­go’”, aña­de. Es­to ge­ne­ra una in­ter­de­pen­den­cia en­tre ma­dre e hi­jo muy fuer­te mo­ti­va­da por la inseguridad del adul­to y su mie­do a que al­go pue­da ir mal lo que pro­vo­ca en el ni­ño que per­ci­ba ame­na­zas don­de só­lo hay nor­ma­li­dad.

Es im­por­tan­te, en es­te pun­to, sa­ber de dón­de pue­den pro­ve­nir los mie­dos de la ma­dre (¿en­fer­me­da­des?, ¿com­pli­ca­cio­nes en el na­ci­mien­to?, ¿ex­pe­rien­cias pre­vias?, ¿creen­cias erró-

neas?), pe­ro, so­bre todo, tra­tar de en­ten­der cuá­les son y de dón­de pue­den ve­nir sus mie­dos. 1. ¿Hay al­gún con­di­cio­nan­te ex­terno que

le ha­ya afec­ta­do? A ve­ces, la lle­ga­da de un her­mano, el cam­bio de co­le­gio, la se­pa­ra­ción de los pa­dres, et­cé­te­ra, ha­ce que el ni­ño ne­ce­si­te es­pe­cial­men­te la pro­tec­ción de su ma­dre o que, in­clu­so, ten­ga una re­gre­sión y una eta­pa que pa­re­cía “su­pe­ra­da” aho­ra se dé. 2. ¿Al­go le da mie­do de re­pen­te? Ana­li­zar de dón­de pue­de pro­ve­nir esa ne­ce­si­dad de ma­má es la me­jor ma­ne­ra de ata­jar la si­tua­ción. A ve­ces, la ma­mi­tis no es tal, es so­lo mie­do a al­go con­cre­to y pa­sa­je­ro. 3. ¿No sa­be iden­ti­fi­car sus emo­cio­nes? La edad va tra­yen­do con­si­go el au­to­co­no­ci­mien­to, y mu­chos ni­ños no en­tien­den lo que sien­ten o no les gus­ta. Ha­blar con él de lo que le da mie­do, le dis­gus­ta o le en­rra­bie­ta es esen­cial.

4. ¿Su te­mor es bre­ve? Si su ne­ce­si­dad de ape­go es pa­sa­je­ra (ini­cial­men­te no quie­re ir a ca­sa de los abue­los pe­ro una vez allí se que­da tan con­ten­to) es im­por­tan­te ir pre­pa­rán­do­le y ad­vir­tién­do­le de que ese mo­men­to va a lle­gar.

5. ¿Mie­do a los des­co­no­ci­dos? Qui­zá un ex­ce­so de celo por par­te de los pa­dres ha he­cho del ni­ño un ser mie­do­so, al­go que es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar des­de la con­fian­za en sí mis­mo y en el otro pe­ro sin des­aten­der las ne­ce­sa­rias cau­te­las an­te las per­so­nas que no conocen.

¿Có­mo ac­tuar?

En ca­so de que es­te ape­go ex­ce­si­vo es­té pro­vo­can­do su­fri­mien­to en nues­tro hi­jo y afec­tan­do a la vi­da fa­mi­liar, el curso nor­mal de nues­tra co­ti­dia­ni­dad, se pue­den se­guir al­gu­nas pau­tas sen­ci­llas. To­ma no­ta

1. Mos­trar­le amor in­con­di­cio­nal. Fra­ses co­mo: “siem­pre voy a vol­ver a por ti” o “aun­que yo me va­ya no de­jo de que­rer­te” pue­den re­for­zar mu­cho su se­gu­ri­dad. 2. Fo­men­tar su au­to­no­mía. Men­sa­jes sen­ci­llos co­mo “sé que pue­des ha­cer­lo” o “ya ve­rás có­mo lo con­si­gues”, sin com­pa­rar ni desesperarse pue­den lo­grar gran­des me­jo­rías. 3. Res­pe­tar sus sen­ti­mien­tos. Nun­ca re­nun­ciar a la em­pa­tía: “te en­tien­do, mi amor”, “a mí tam­bién me pa­sa­ba”, “es nor­mal lo que sien­tes”, y “no su­fras”.

4. Cum­plir lo prometido. Si se va a que­dar en ca­sa de un ami­go un ra­ti­to, hay que ser fiel a la pa­la­bra da­da al ni­ño, es­to ha­rá que se sien­ta re­for­za­do pa­ra pró­xi­mas oca­sio­nes.

5. No ne­gar­le el abra­zo. De­cir­le “dé­ja­me”, “no seas pe­sa­do” o “no te por­tes co­mo un be­bé”, no con­tri­bu­ye a la su­pera­ción de es­ta fa­se.

¿Y si ha­ce fal­ta pedir ayu­da?

“Cuan­do un ni­ño cre­ce en un en­torno don­de hay con­fian­za, don­de se res­pe­tan los rit­mos per­so­na­les de ma­du­ra­ción, don­de se trans­mi­te la cu­rio­si­dad ofre­cien­do se­gu­ri­dad, con­trol y re­fu­gio, don­de se pue­de tro­pe­zar, con­fun­dir­se y vol­ver a in­ten­tar, el desa­rro­llo vie­ne so­lo” ex­pli­ca Díez Nie­to.

Los ex­per­tos con­si­de­ran que hay que ata­jar es­te ti­po de si­tua­cio­nes cuan­do se ha­ce evi­den­te que es­tá afec­tan­do al cre­ci­mien­to, desa­rro­llo y re­la­ción del ni­ño con el mundo so­cial que le ro­dea, ya sea con pa­rien­tes y ami­gos o pa­ra co­men­zar nue­vas re­la­cio­nes.

“La ma­ne­ra de ata­jar es­ta si­tua­ción y ayu­dar al ni­ño a des­cu­brir y dis­fru­tar de otros ni­ños, de otros adul­tos o de si­tua­cio­nes nue­vas es ge­ne­ran­do se­gu­ri­dad y con­fian­za, que es pre­ci­sa­men­te de lo que ca­re­ce. La inseguridad y el mie­do es lo que, en ge­ne­ral, nos ha­ce es­con­der­nos y bus­car, en es­te ca­so, la pro­tec­ción cons­tan­te de la fi­gu­ra de ape­go”, aña­de la ex­per­ta. Pa­ra es­to, es ne­ce­sa­rio con­ven­cer a di­cha fi­gu­ra, pri­me­ro, a desa­rro­llar la se­gu­ri­dad y la con­fian­za que tie­ne que trans­mi­tir al ni­ño. “No hay que te­ner re­pa­ro en bus­car ayu­da de un pro­fe­sio­nal de la psicología que nos orien­te y di­ri­ja en es­te pro­ce­so. Son con­duc­tas que cuan­to an­tes se co­rri­jan, me­nos re­cur­sos se­rán ne­ce­sa­rios uti­li­zar y ma­yor la sa­tis­fac­ción de vi­vir un sano cre­ci­mien­to y un víncu­lo, que po­ten­cie y es­ti­mu­le a am­bos; y no los li­mi­te y los em­pe­que­ñez­ca”, con­clu­ye. Mu­chas ve­ces son los ex­per­tos los que nos ha­cen ver la di­fe­ren­cia en­tre dar­le ca­ri­ño y so­bre­pro­te­ger­lo.

Los ex­per­tos con­si­de­ran que hay que ata­jar­la cuan­do afec­tan al modo en que el ni­ño se re­la­cio­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.