¿Por qué con ma­má?

Ser Padres - - Crecer feliz -

La prin­ci­pal fi­gu­ra de ape­go de un ni­ño es su ma­dre. Ella es con la que ha com­par­ti­do su ges­ta­ción y na­ci­mien­to, y des­de un pun­to de vis­ta bio­ló­gi­co y evo­lu­ti­vo su fi­gu­ra es in­sus­ti­tui­ble. La ma­dre ejer­ce un pa­pel esen­cial en las pri­me­ras eta­pas de desa­rro­llo de un be­bé, ella es quien le ali­men­ta, quien le duer­me, quien le pro­te­ge, quien le be­sa y quien le cui­da. Pe­ro, ¿en qué se pue­de no­tar que ese ma­ra­vi­llo­so ape­go es exa­ge­ra­do y li­mi­tan­te?

An­sie­dad an­te la se­pa­ra­ción

Dor­mir en ca­sa de los abue­los, sa­lir de la ha­bi­ta­ción o en­trar en el cole su­po­ne pa­ra el ni­ño una tris­te­za de­ses­pe­ran­te que tie­ne más que ver con el mie­do a la des­apa­ri­ción de la ma­dre que con el de­seo de es­tar con ella en ca­da ins­tan­te.

Im­po­si­bi­li­dad pa­ra crear otros lazos afec­ti­vos

Pa­pá, un her­mano, la cui­da­do­ra... Son per­so­nas im­por­tan­tí­si­mas en su vi­da, pe­ro na­die co­mo ma­má. Que se obs­ti­ne en la pre­sen­cia de la ma­dre pa­ra todo es otra se­ñal cla­ra.

Inseguridad pa­ra crear otras re­la­cio­nes

La des­con­fian­za en sí mis­mo a la ho­ra de ha­cer ami­gos o pre­fe­rir es­tar con ma­má an­tes de re­la­cio­nar­se con ni­ños de su edad en un am­bien­te se­gu­ro don­de ma­má es­té, pue­de ser un indicador de ape­go ex­ce­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.