Edu­car en nu­tri­ción

Se­pa­rar la ali­men­ta­ción de las emo­cio­nes es fun­da­men­tal pa­ra que los ni­ños ten­gan una re­la­ción sa­na con la co­mi­da. Aque­llo de cas­ti­gar o pre­miar con co­mi­da ade­más de ob­so­le­to es in­efi­caz.

Ser Padres - - Comer con sentido - Por Car­men Oje­da

Mu­chas ve­ces, los adul­tos, son co­me­do­res emo­cio­na­les. Se ce­le­bra una ale­gría en torno a un pla­to de co­mi­da, se fes­te­ja la vi­da con co­mi­das es­pe­cia­les, se com­ba­te la tris­te­za con una ta­ble­ta de cho­co­la­te o los ner­vios con una bol­sa de pa­ta­tas. Es­ta re­la­ción con la co­mi­da, a ve­ces na­tu­ral y com­pren­si­ble, es in­sa­na por­que se re­la­cio­na la ali­men­ta­ción con lo emo­cio­nal, en lu­gar de ha­cer­lo con las ne­ce­si­da­des del or­ga­nis­mo. Dar­se un ca­pri­cho, ade­más de bueno y ne­ce­sa­rio, dis­ta mu­cho de te­ner una re­la­ción sa­na con la co­mi­da. Y es­te es el pri­mer pa­so pa­ra los tras­tor­nos de ali­men­ta­ción o el so­bre­pe­so. Pe­ro, ¿có­mo evi­tar que los ni­ños cai­gan en es­to? ¿Có­mo pa­sar del pe­cho o el bi­be a de­man­da que les sa­cia, les cal­ma y cor­ta el llan­to de gol­pe a la au­to­rre­gu­la­ción ne­ce­sa­ria y la asi­mi­la­ción de que la co­mi­da es pa­ra ali­men­tar­se y na­da más?

Hambre ner­vio­sa

El lac­tan­te aso­cia la co­mi­da con el amor. En ese ac­to de ali­men­tar al be­bé hay un de­seo de pro­tec­ción por par­te de la ma­dre al que, ade­más, va uni­do la cer­ca­nía del abra­zo y el he­cho de es­tar jun­tos.

Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces se cae en cor­tar el llan­to del ni­ño con la co­mi­da cuan­do no tie­ne ne­ce­sa­ria­men­te hambre y eso pue­de su­po­ner un pro­ble­ma, no so­lo a la ho­ra del des­te­te o la in­tro­duc­ción de nue­vos ali­men­tos (es me­nos emo­cio­nal co­mer de una cu­cha­ra que del pe­cho de ma­má), sino por­que el be­bé no se des­pren­de­rá de esa re­la­ción emo­cio­nal con la co­mi­da: si llo­ro, co­mo.

Es­to, lle­va­do a otras eda­des (tam­bién la adul­ta) y a unas con­se­cuen­cias más ex­tre­mas es lo que se co­no­ce co­mo hambre ner­vio­sa o emo­tio­nal eating y es el ger­men de la re­la­ción in­sa­na con la co­mi­da.

Ojo con los ro­les en la pa­re­ja

Ma­má no pue­de ser la que es­té pe­sa­da en­ci­ma del ni­ño pa­ra que se coma el pes­ca­do o el pu­ré de ver­du­ras, y pa­pá el que le lle­va a to­mar­se un he­la­do de ca­mino al par­que o el que pi­da la ce­na es­pe­cial por te­lé­fono. La ali­men­ta­ción es co­sa de los dos y es esen­cial evi­tar que el ni­ño aca­be ha­cien­do es­tas aso­cia­cio­nes, a ve­ces muy com­pli­ca­das por ho­ra­rios, ti­pos de vi­da, con­ci­lia­ción o se­pa­ra­cio­nes de los pa­dres.

Co­mer gus­ta o no gus­ta

Per­cen­ti­les apar­te, hay ni­ños que no son muy de co­mer. Al igual que los adul­tos. For­zar­les a en­gu­llir lo que sea no siem­pre es ade­cua­do y pue­de pro­vo­car reac­cio­nes in­sa­nas. La ali­men­ta­ción de­be ga­ran­ti­zar las ne­ce­si­da­des del ni­ño pa­ra su co­rrec­to desa­rro­llo, pe­ro los pa­dres de­ben ob­ser­var que si su hi­jo se sa­cia con fa­ci­li­dad, no es na­da con­ve­nien­te for­zar­le a co­mer más. Só­lo con­se­gui­rá que el ni­ño aso­cie co­mer con al­go ago­ta­dor y frus­tran­te. En es­tos ca­sos, es im­por­tan­te con­sul­tar­lo con el pe­dia­tra pa­ra que ga­ran­ti­ce que aun­que un ni­ño coma po­co es­tá bien ali­men­ta­do y su desa­rro­llo es­tá sien­do nor­mal.

La pa­re­ja de­be edu­car al uní­sono. No pue­de ser el pes­ca­do co­sa de ma­má y el he­la­do de pa­pá

En el otro la­do de la mo­ne­da es­tán los ni­ños que nun­ca se sa­cian, que aun­que desa­yu­nen co­pio­sa­men­te y to­men un al­muer­zo a me­dia ma­ña­na, pue­den co­mer tran­qui­la­men­te pri­me­ro, se­gun­do y pos­tre. Y re­pe­tir. Aun­que hay que res­pe­tar que hay ni­ños “más tra­go­nes” es im­por­tan­tí­si­mos en­se­ñar­les que no se pue­de es­tar co­mien­do todo el ra­to, que su idea de que tie­nen hambre no es tal y que es fun­da­men­tal que co­man des­pa­cio pa­ra que la sen­sa­ción de sa­cie­dad, que par­te del ce­re­bro, pue­da apa­re­cer a tiem­po. Cuan­to más de­pri­sa se co­me, más se co­me.

Cui­da­do con las emo­cio­nes en la me­sa

Una re­la­ción se­re­na con los ali­men­tos de­be cons­truir­se día a día, pro­cu­ran­do no aso­ciar siem­pre la mis­ma emo­ción con un de­ter­mi­na­do ali­men­to co­mo por ejem­plo la ale­gría con la ham­bur­gue­sa o el llan­to con las ga­lle­tas. En es­te sen­ti­do, es im­por­tan­te ofre­cer al pe­que­ño un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des.

Al igual que los adul­tos se com­pran al­go por­que es­tán “de­pres”, a los ni­ños mu­chas ve­ces les con­sue­la al­go con­cre­to que les re­vi­ta­li­za. Pe­ro al igual que los pa­dres de­ben evi­tar, por ejem­plo, con­so­lar a sus hi­jos com­prán­do­le al­go pa­ra evi­tar que sean ca­pri­cho­sos o con­su­mis­tas, de­ben evi­tar el con­sue­lo a tra­vés de la co­mi­da por­que así se es­tá fra­guan­do una re­la­ción de de­pen­den­cia en­tre cier­tos es­ta­dos de áni­mo y cier­tos ali­men­tos.

No piden man­za­nas ni acel­gas

Un re­cien­te es­tu­dio rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Cien­cia y Tec­no­lo­gía de No­rue­ga y el King’s Co­lle­ge de Lon­dres y las uni­ver­si­da­des de Lon­dres y Leeds re­ve­lan que los ni­ños en edad es­co­lar cu­yos pa­dres los ali­men­ta­ron más pa­ra cal­mar sus sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos son más pro­pen­sos a co­mer emo­cio­nal­men­te du­ran­te el res­to de su vi­da, y que, por su par­te, los pa­dres de los ni­ños que eran más fá­ci­les de cal­mar a tra­vés de los ali­men­tos, son, a su vez, co­me­do­res emo­cio­na­les.

Pe­ro, ade­más, és­te y otros es­tu­dios po­nen so­bre la me­sa que cuan­do los ni­ños co­men pa­ra ali­viar sus sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos, su co­mi­da tien­de a ser al­ta en ca­lo­rías (ga­lle­tas, chu­ches, he­la­dos...) por lo que, ade­más de es­tar cal­mán­do­se a tra­vés de la co­mi­da, lo ha­cen con­su­mien­do de­ma­sia­das ca­lo­rías. Po­cos piden con­so­lar­se a tra­vés de un pla­to de ver­du­ra o una fru­ta. De ahí, y de otros es­tu­dios rea­li­za­dos con adul­tos, se ex­trae que la ali­men­ta­ción emo­cio­nal es­tá re­la­cio­na­da con el desa­rro­llo de tras­tor­nos ali­men­ta­rios pos­te­rio­res co­mo la bu­li­mia, la obe­si­dad o los atra­co­nes.

Lo más sano, por tan­to, es que en lu­gar de ofre­cer a los ni­ños co­mi­da pa­ra cal­mar­los cuan­do es­tán tris­tes o en­fa­da­dos, los pa­dres o cui­da­do­res de­ben tra­tar de cal­mar­les ha­blán­do­les, ofre­cién­do­les un abra­zo o tran­qui­li­zán­do­les de ma­ne­ra sin in­vo­lu­crar la co­mi­da. Los ni­ños no pue­den aso­ciar los ali­men­tos a la ma­ne­ra en que ges­tio­nan o re­suel­ven sus emo­cio­nes.

Los ni­ños no pue­den aso­ciar los ali­men­tos a sus emo­cio­nes: en­fa­do, ale­gría, tris­te­za...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.