¿El ni­ño con ma­mi­tis es un mal­cria­do?

Ser Padres - - Crecer feliz -

Sí, en mu­chas oca­sio­nes es­to es cier­to. No ol­vi­de­mos que es una re­la­ción de de­pen­den­cia que va en am­bos sen­ti­dos: la ma­dre (o pa­dre) ne­ce­si­ta de esa de­pen­den­cia por di­fe­ren­tes mo­ti­vos; y el ni­ño de­pen­de de ella por mo­ti­vos ob­vios, que se re­su­men en la su­per­vi­ven­cia. Mu­chas ve­ces so­lo obe­de­cen al cui­da­dor prin­ci­pal que a su vez tam­bién con­sien­te y jus­ti­fi­ca to­das sus ac­cio­nes, aun­que no sean acer­ta­das. Es­to ge­ne­ra una sim­bio­sis po­co sa­na y favorecedora pa­ra el desa­rro­llo; y a la lar­ga tien­de a crear más problemas que los que pre­ten­de so­lu­cio­nar.

El he­cho de fo­men­tar es­ta ma­mi­tis o pa­pi­tis tie­ne su la­do atrac­ti­vo pa­ra el adul­to y tie­ne dos ca­ras: uno, es in­có­mo­do es­tar pendiente con­ti­nua­men­te de nues­tro ni­ño por­que con otra per­so­na no quie­re es­tar; y, dos, aun­que a ve­ces cues­ta re­co­no­cer­lo, nos ha­ce sen­tir es­pe­cia­les, im­por­tan­tes e in­sus­ti­tui­bles, una go­lo­si­na que a to­dos nos gus­ta sen­tir.

Be­go­ña Díez Nie­to Psi­có­lo­ga ex­per­ta en con­duc­ta in­fan­til y ju­ve­nil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.