Ha­bla­mos con Ra­fael Guerrero.

La ca­pa­ci­dad de per­ci­bir, asi­mi­lar y con­tro­lar nues­tras emociones con tal de desa­rro­llar nues­tro in­te­lec­to, no sue­le fi­gu­rar en nues­tras prio­ri­da­des. Pe­ro es la cla­ve pa­ra lo­grar un es­ta­do de equi­li­brio fí­si­co y psí­qui­co.

Ser Padres - - Sumario - Por Vicky Ba­nio­kou

To­dos los pa­dres sue­ñan con que su hi­jo sea in­te­li­gen­te, com­pe­ten­te y con las he­rra­mien­tas pa­ra po­der co­mer­se el mun­do. Por eso, la for­ma­ción que va a re­ci­bir las dos pri­me­ras dé­ca­das de su vi­da son muy im­por­tan­tes, pe­ro tam­bién exis­te otro ti­po de in­te­li­gen­cia que se edu­ca to­do el tiem­po. La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es ir más allá del co­cien­te in­te­lec­tual. Su­po­ne vi­vir la vi­da que queramos vi­vir y sa­ber qué cua­li­da­des pro­pias po­de­mos uti­li­zar en ca­da ca­so pa­ra con­se­guir­lo, lo que a su vez con­tri­bu­ye a go­zar de una me­jor sa­lud. De to­do eso, y so­bre el lan­za­mien­to de su úl­ti­mo li­bro Edu­ca­ción emo­cio­nal y ape­go, he­mos ha­bla­do con Ra­fael Guerrero, di­rec­tor de Dar­win Psi­có­lo­gos y pro­fe­sor de Edu­ca­ción en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid.

¿A qué edad em­pie­zan los ni­ños a te­ner con­cien­cia de sí mis­mos y de sus ac­cio­nes?

En el mo­men­to del na­ci­mien­to el neo­na­to es una pro­lon­ga­ción de mamá. Con el de­sa­rro­llo evo­lu­ti­vo se em­pie­za di­fe­ren­ciar de ella de ma­ne­ra cog­ni­ti­va y tam­bién emo­cio­nal­men­te. A los dos años de edad es cuan­do por pri­me­ra vez es ca­paz de re­co­no­cer­se al es­pe­jo y no es has­ta los cua­tro o cin­co años cuan­do em­pie­za a au­to­rre­gu­lar­se. Es de­cir, con­tro­lar y mo­du­lar las ex­pre­sio­nes emo­cio­na­les e in­ter­ac­tuar con otros de ma­ne­ras ca­da vez más com­ple­jas de acuer­do a re­glas so­cia­les. Es­ta ha­bi­li­dad y las dis­tin­tas es­tra­te­gias que con­lle­va son al­ta­men­te de­pen­dien­tes del con­tex­to. Es por lo que los ni­ños, en es­ta eta­pa, ne­ce­si­tan es­pe­cial aten­ción y ejem­plos de su en­torno.

¿Es po­si­ble la in­de­pen­den­cia emo­cio­nal?

Es un error ha­blar a la vez de in­de­pen­den­cia emo­cio­nal y de ni­ños, por­que no exis­te tal co­sa. El ape­go se­gu­ro es el que sir­ve co­mo ba­se pa­ra que el ni­ño, en el fu­tu­ro, al­can­ce su ple­na ma­du­rez fí­si­ca y emo­cio­nal. Has­ta en­ton­ces la vi­da nos da dis­tin­tos pa­los y no so­mos ca­pa­ces de re­cu­pe­rar­nos sin la ayu­da de na­die. Es muy im­por­tan­te es­tar al la­do de nues­tros hi­jos pa­ra dar­les lo que ne­ce­si­tan y cum­plir sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Cuan­do ha­bla­mos de emociones y ape­go, ha­bla­mos de ne­ce­si­da­des.

¿Cuán­to hay en los ge­nes en el ca­so de una ac­ti­tud pro­ble­má­ti­ca?

El por­cen­ta­je de ge­né­ti­ca no es tan con­si­de­ra­ble y tam­po­co in­flu­ye tan­to. Por lo ge­ne­ral,

Es un error ha­blar de in­de­pen­den­cia emo­cio­nal a la vez que ha­bla­mos de ni­ños, es­ta no exis­te

el ce­re­bro tien­de a la sa­lud mental y es­ta­mos siem­pre a tiem­po de cam­biar co­sas. Es­to es así por­que po­dría­mos de­cir que es­ta­mos con­fi­gu­ra­dos y pre­pa­ra­dos pa­ra apren­der, al igual que con un idio­ma. Por tan­to, si nues­tro hi­jo ma­ni­fies­ta una ac­ti­tud más pe­leo­na, lo úni­co que hay que ha­cer es ayu­dar­le un po­co más.

¿Có­mo po­de­mos desa­rro­llar la com­pe­ten­cia emo­cio­nal en el adul­to?

Ex­pre­sar y ca­na­li­zar las emociones de tal ma­ne­ra que for­ta­lez­ca las re­la­cio­nes, es una asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra to­dos. Sin em­bar­go, hay cin­co pa­sos a se­guir muy bá­si­cos que cual­quier adul­to pue­de adop­tar, ten­ga o no su in­te­li­gen­cia emo­cio­nal muy desa­rro­lla­da. El pri­me­ro se­ría dar pro­tec­ción y se­gu­ri­dad. Pues­to que el be­bé lle­ga cien por cien in­ma­du­ro al mun­do, eso le con­vier­te en cien por cien de­pen­dien­te. La de­pen­den­cia es una con­se­cuen­cia de no ser ma­du­ro y por eso hay que pro­te­ger­los y cu­brir sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Una vez con­quis­ta­do ese pa­so, ha­bría que fo­men­tar su au­to­no­mía. La edu­ca­ción y la pro­tec­ción que le apor­ta­mos de­be ser ejer­ci­ta­da de tal ma­ne­ra que ani­me al ni­ño a apren­der cuá­les son aque­llas prác­ti­cas fun­da­men­ta­les que le con­ver­ti­rán en per­so­na au­tó­no­ma. La si­guien­te es­tra­te­gia se­ría la em­pa­tía, te­ner los ojos abier­tos pa­ra ver lo que es­tá pa­san­do y en­ten­der plenamente có­mo se sien­te el ni­ño. Des­pués lle­ga la aser­ti­vi­dad, es de­cir dar­le lo que ne­ce­si­ta. Eso sí, siem­pre hay que dar en el gra­do exac­to, sin caer en ex­ce­sos o fal­tas.

¿Y cuál se­ría la cla­ve más efec­ti­va?

A to­do lo an­te­rior lo com­ple­men­ta la es­tra­te­gia que me­jor va a lle­gar al ni­ño, dar una na­rra­ti­va. Ex­pli­car lo que es­tá pa­san­do des­de los he­chos has­ta mos­trar­le que sa­bes có­mo y por qué se sien­te así res­pec­to a lo su­ce­di­do. Des­pués pue-

des di­fe­ren­ciar, si ha­ce fal­ta tu pos­tu­ra, y otra vez ex­pli­car el por­qué. Los ni­ños per­ci­ben muy bien la in­for­ma­ción, pe­ro a la ho­ra de ela­bo­rar esa in­for­ma­ción son un po­co tor­pes. Por eso al prin­ci­pio ne­ce­si­tan a al­guien que les ex­pli­que to­do de ma­ne­ra ex­ter­na y ma­ti­zar lo que es­tá pa­san­do.

¿Có­mo les po­de­mos en­se­ñar que su frus­tra­ción es in­jus­ti­fi­ca­da?

Le­gi­ti­mar las emociones im­pli­ca que cual­quier emo­ción que ex­pe­ri­men­te tie­ne que ser acep­ta­da. Te­ne­mos que ha­cer­le en­ten­der que tie­ne el de­re­cho de sen­tir una emo­ción y que a la vez tie­ne el de­re­cho de ex­pre­sar­la. En lo que te­ne­mos que tra­ba­jar e in­sis­tir­le es apren­der a ejer­cer esos de­re­chos den­tro de unos lí­mi­tes.

¿Y có­mo lo con­se­gui­mos?

Po­nién­do­les ejem­plos de nues­tras ex­pe­rien­cias que sir­van co­mo un in­di­ca­dor, una op­ción de ges­tio­nar esas emociones in­vo­lun­ta­rias. Lo im­por­tan­te es ser sin­ce­ros con ellos y tra­tar­los co­mo se­res igua­les a no­so­tros, ca­pa­ces de en­ten­der y acor­dar­se de to­do. Lue­go di­fe­ren­ciar en­tre lo im­por­tan­te y lo que no lo es, es al­go que se apren­de con los años. Pe­ro no de­be­ría­mos ol­vi­dar que los ni­ños lle­gan al mun­do sien­do com­ple­ta­men­te ego­cén­tri­cos. De ahí la ne­ce­si­dad de dar­les una na­rra­ti­va bien ma­ti­za­da, ex­pli­car­les el mun­do a su al­re­de­dor y en­se­ñar­les dis­tin­guir en­tre lo que es una ne­ce­si­dad y lo que es un ca­pri­cho. Por ejem­plo, es un error res­pon­der­le que “mamá no tie­ne di­ne­ro pa­ra com­prar­te chu­ches hoy”o“mamá es­tá muy can­sa­da pa­ra ju­gar con­ti­go aho­ra”, por­que el di­ne­ro o el tra­ba­jo son va­lo­res que el pe­que­ño no en­tien­de. Po­ner­le en con­tex­to, pro­me­ter­le que aten­de­re­mos sus ne­ce­si­da­des en otro mo­men­to y lue­go cum­plir con to­do es­to, es la me­jor téc­ni­ca. Te­ne­mos que ser em­pá­ti­cos y ayu­dar­le a que pue­da ra­cio­na­li­zar, pe­san­do más la ac­ti­tud que el he­cho.

¿No es pe­li­gro­so pre­miar­les por to­do?

¡Lo es! Mu­chos pa­dres co­me­ten el error de de­cir a sus hi­jos que pue­den con to­do pa­ra ani­mar­les a que se atre­ven a asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des. Les es­ta­mos in­flan­do una au­to­es­ti­ma fal­sa y lue­go es­to tie­ne sus re­per­cu­sio­nes. Se ha­cen ado­les­cen­tes nar­ci­sis­tas y a la vez in­ca­pa­ces de ha­cer co­sas sin que al­guien les ani­me o cui­de. En cam­bio, lo que de­be­mos ha­cer es ha­cer­les cons­cien­tes des­de pe­que­ños de lo que se les da bien y lo que se les da mal. No te­ner mie­do a que les va­mos a da­ñar con nues­tra opi­nión, no ago­biar­los con nues­tras ex­pec­ta­ti­vas y, en cam­bio, nor­ma­li­zar el he­cho de que van a ser bue­nos en al­gu­nas co­sas, pe­ro tam­bién re­gu­la­res e in­clu­so ma­los en otras.

¿Un ni­ño emo­cio­nal­men­te in­te­li­gen­te pue­de no en­ten­der­se con sus ami­gos?

Nos ten­de­mos a jun­tar con los que nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­dos y al mis­mo ni­vel. In­clu­so un ni­ño que tie­ne la ca­be­za bien amue­bla­da, no pue­de evi­tar ser in­fluen­cia­do por sus ami­gos. Pe­ro tie­ne más pro­ba­bi­li­da­des de no afec­tar­se tan­to de unas ma­las prác­ti­cas, no ol­vi­dar lo apren­di­do y sa­lir de al­gu­nas si­tua­cio­nes com­pli­ca­das con más fa­ci­li­dad que sus com­pa­ñe­ros por el tras­fon­do que tie­ne. Con lo cual, no co­rre el ries­go de sen­tir­se so­lo ni ex­clui­do de la gen­te de su edad en el ca­so de que ellos no ha­yan desa­rro­lla­do to­da­vía la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal. Los pa­dres de­be­rían re­cor­dar que siem­pre es­ta­mos a tiem­po de cam­biar al­go ne­ga­ti­vo.

Es im­por­tan­te tra­tar­los co­mo se­res igua­les a no­so­tros, ca­pa­ces de en­ten­der y re­cor­dar to­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.