Pro­te­ge tu piel del frío.

Ex­tre­ma­mos el cui­da­do de la piel en ve­rano te­mien­do que­mar­nos por la ex­po­si­ción al sol. Pe­ro ¿y en in­vierno? ¿Nos re­la­ja­mos? Aquí tie­nes unos cuan­tos con­se­jos pa­ra que el vien­to y el frío no te pa­sen fac­tu­ra.

Ser Padres - - Sumario - Por Lo­la Ca­sas

El frío, el vien­to y la hu­me­dad del in­vierno son los agen­tes ex­ter­nos que más con­tri­bu­yen a la se­que­dad de la piel, y és­ta se mues­tra cuar­tea­da, des­ca­ma­da y se­ca. Y las tem­pe­ra­tu­ras de­ma­sia­do al­tas de­bi­do a la ca­le­fac­ción en las zo­nas más frías tam­bién con­tri­bu­yen a in­cre­men­tar la se­que­dad am­bien­tal y, con ella, la de la piel.

“Los cos­mé­ti­cos que se uti­li­cen de­ben ir di­ri­gi­dos a com­ba­tir es­ta se­que­dad”, ex­pli­ca la der­ma­tó­lo­ga Elia Roó. “Pa­ra ello hay que em­plear cre­mas con com­po­nen­tes ‘hu­mec­tan­tes’ que atraen el agua den­tro de la piel co­mo la gli­ce­ri­na, la urea o el lac­ta­to, y com­po­nen­tes ‘oclu­si­vos’ que ac­túan co­mo una ba­rre­ra im­pi­dien­do la pér­di­da epi­dér­mi­ca

Ponte crema con pro­tec­ción des­de por la ma­ña­na y no ol­vi­des hi­dra­tar tus la­bios

de agua, co­mo la va­se­li­na y la si­li­co­na, así co­mo acei­tes mi­ne­ra­les y ce­ra­mi­das”. De es­ta for­ma, se res­ta­ble­ce la elas­ti­ci­dad y la fle­xi­bi­li­dad de la piel, se me­jo­ra su tex­tu­ra y apa­rien­cia, y se per­ci­be más fi­na, sua­ve y bri­llan­te.

Có­mo cui­dar­la

Lo ideal pa­ra pro­te­ger la piel del frío, ex­pli­ca la ex­per­ta, es “em­plear por la ma­ña­na una crema que con­ten­ga fac­tor de pro­tec­ción o lo aña­da­mos tras la crema” sin ol­vi­dar que hay zo­nas co­mo el con­torno de los ojos y los la­bios que “por ser más de­li­ca­das, se de­ben pro­te­ger uti­li­zan­do pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos”.

Las afi­cio­na­das a de­por­tes de in­vierno de­ben ex­tre­mar es­tas pre­cau­cio­nes cuan­do se ex­po­nen a ra­yos so­la­res y ba­jas tem­pe­ra­tu­ras de las mon­ta­ñas pa­ra lo que es­tá re­co­men­da­do “usar cre­mas fo­to­pro­tec­to­ras con ín­di­ces de pro­tec­ción al­ta (+50) re­sis­ten­tes al agua y al su­dor, y apli­car­las ca­da 2 o 3 ho­ras”.

Cre­mas y em­ba­ra­zo

Du­ran­te el em­ba­ra­zo se pro­du­cen cam­bios hor­mo­na­les que vuelven la piel más sen­si­ble y piel, ca­be­llo y uñas pue­den ver­se afec­ta­das. Se pue­den usar cre­mas pe­ro ex­tre­man­do la pre­cau­ción y acu­dien­do a tu mé­di­co an­tes de lle­var a ca­bo cual­quier ti­po de tra­ta­mien­to. Hay mu­chí­si­mos cos­mé­ti­cos se­gu­ros pa­ra las em­ba­ra­za­das, pe­ro du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia hay al­gu­nas sus­tan­cias prohi­bi­das: -Re­ti­nol y de­ri­va­dos en cre­mas an­ti­en­ve­je­ci­mien­to. -Acei­tes esen­cia­les en cos­mé­ti­ca. -Ca­feí­na pre­sen­te en an­ti­ce­lu­lí­ti­cos. -Áci­do sa­li­cí­li­co en tra­ta­mien­tos cu­tá­neos. -Mi­no­xi­dil en tra­ta­mien­tos de caí­da ca­pi­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.