¿Có­mo afec­ta a tu em­ba­ra­zo?

Mi­ra­mos lo que co­me­mos, lo que ca­mi­na­mos, lo que be­be­mos... Pe­ro no lo que res­pi­ra­mos. Y la con­ta­mi­na­ción, em­ba­ra­za­da, pue­de traer pro­ble­mas.

Ser Padres - - Sumario - Por Car­men Oje­da

En las gran­des ciu­da­des y en zo­nas de al­ta con­ta­mi­na­ción, el ai­re que res­pi­ra­mos con­tie­ne una se­rie de sus­tan­cias que se han de­mos­tra­do da­ñi­nas pa­ra la sa­lud, y que com­pren­den prin­ci­pal­men­te par­tí­cu­las pe­que­ñas de­ri­va­das de los com­bus­ti­bles fó­si­les, ga­ses no­ci­vos (co­mo el SO2, NO2, CO2..) y ozono. La con­ta­mi­na­ción am­bien­tal se re­fie­re a la al­ta pre­sen­cia de di­chas sus­tan­cias no­ci­vas en el ai­re y que pue­de afec­tar la res­pi­ra­ción de cual­quier per­so­na y per­ju­di­car su sa­lud.

La ma­yo­ría de las mu­je­res que vi­ven en áreas con ni­ve­les al­tos de con­ta­mi­na­ción (ca­si siem­pre co­mún en las gran­des ciu­da­des) tie­nen be­bés sa­nos. Pe­ro pro­te­ger­se de cier­to ti­po de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal du­ran­te el em­ba­ra­zo pue­de ayu­dar a que el ries­go pa­ra el be­bé sea mí­ni­mo.

¿Ries­go pa­ra la ma­dre?

“Las mu­je­res em­ba­ra­za­das son más sus­cep­ti­bles a los efec­tos ad­ver­sos que pro­vo­can las sus­tan­cias no­ci­vas de ai­re, y de­ben ser con­si­de­ra­das un gru­po de ries­go, en es­pe­cial las mu­je­res que su­fren en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes y las que tie­nen me­nos re­cur­sos eco­nó­mi­cos” ex­pli­ca a SER PA­DRES la doc­to­ra Eli­sa Ma­ría Díaz de Te­rán, del Ser­vi­cio de Gi­ne­co­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Sa­ni­tas La Zar­zue­la de Ma­drid.

Al­gu­nos es­tu­dios su­gie­ren que las em­ba­ra­za­das ex­pues­tas a al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción ten­drían más ries­go de desa­rro­llar “en­fer­me­da­des hi­per­ten­si­vas re­la­cio­na­das con el em­ba­ra­zo, par­to pre­ma­tu­ro, y re­cién na­ci­dos de ba­jo pe­so”, aña­de. Hay que to­már­se­lo en se­rio.

¿Ries­go pa­ra el be­bé?

Exis­te una evi­den­cia ca­da vez ma­yor del im­pac­to ad­ver­so de la ex­po­si­ción pre­na­tal a la po­lu­ción at­mos­fé­ri­ca, “ya que el em­ba­ra­zo re­pre­sen­ta un mo­men­to cru­cial en el de­sa­rro­llo bio­ló­gi­co, lo que con­lle­va im­por­tan­tes se­cue­las a lar­go pla­zo”, ex­pli­ca la doc­to­ra.

Los efec­tos ne­ga­ti­vos de­bi­do a la po­lu­ción du­ran­te el em­ba­ra­zo in­clu­yen “el au­men­to de la mor­ta­li­dad in­fan­til, ba­jo pe­so al na­ci­mien­to, da­ño en el de­sa­rro­llo pul­mo­nar, au­men­to de las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y al­te­ra­cio­nes en el de­sa­rro­llo del sis­te­ma in­mu­ne”, ex­pli­ca la gi­ne­có­lo­ga. El au­men­to de la to­xi­ci­dad pue­de da­ñar las cé­lu­las y au­men­tar el ries­go de pa­de­cer es­trés oxi­da­ti­vo e in­fla­ma­ción. Co­mo con­se­cuen­cia “ha­bría un me­nor flu­jo de san­gre a la pla­cen­ta, y la trans­fe­ren­cia de nu­trien­tes al fe­to se ve­ría dis­mi­nui­da”, aña­de. En cual­quier ca­so, la ma­yo­ría de los es­tu­dios de mo­men­to so­lo han lo­gra­do de­mos­trar “un pe­que­ño efec­to ne­ga­ti­vo de los con­ta­mi­nan­tes aé­reos, y son ne­ce­sa­rios más es­tu­dios que con­fir­men y cuan­ti­fi­quen es­tas aso­cia­cio­nes, así co­mo los po­ten­cia­les me­ca­nis­mos res­pon­sa­bles”.

Pro­te­ger­se du­ran­te unos me­ses

¿Es po­si­ble pro­te­ger­se con­tra la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal du­ran­te el em­ba­ra­zo? Si se vi­ve en lu­ga­res don­de la po­lu­ción y la con­ta­mi­na­ción son al­tas, es di­fí­cil, pe­ro se pue­den ha­cer al­gu­nos cam­bios de vi­da.

- Hay va­rias apli­ca­cio­nes que mi­den la sa­lud am­bien­tal del ai­re. Des­car­gar­se al­gu­na y to­mar el pul­so al ai­re ca­da ma­ña­na es una bue­na for­ma de sa­ber la ca­li­dad del ai­re del día. Hay que te­ner en cuen­ta que mu­chos de los me­di­do­res es­tán en zo­nas ver­des y de po­co trá­fi­co, así que es po­si­ble que siem­pre sea un po­qui­to más al­ta de lo que mar­can los da­tos ofi­cia­les de los ayun­ta­mien­tos.

- Los días de aler­ta por con­ta­mi­na­ción, es me­jor sa­lir tem­prano por la ma­ña­na o des­pués de la pues­ta del sol. Tam­bién es con­ve­nien­te que las ca­mi­na­tas o es­fuer­zos fí­si­cos sean al­go me­no­res de lo ha­bi­tual. - Ins­ta­lar fil­tros de ai­re que aís­len tu ca­sa li­ge­ra­men­te las par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes del ex­te­rior es una op­ción ca­da vez más ex­ten­di­da que de­be­rías va­lo­rar, así co­mo evi­tar la ex­po­si­ción con­ti­nua­da al ai­re acon­di­cio­na­do a fuen­tes al­tas de ca­lor.

La ali­men­ta­ción ayu­da

La in­ges­ta de al­gu­nos ali­men­tos tam­bién pue­de ayu­dar a que nues­tro sis­te­ma res­pi­ra­to­rio se vea for­ta­le­ci­do du­ran­te es­tos me­ses.

- Vi­ta­mi­na E: pro­te­ge con­tra el da­ño ce­lu­lar y au­men­ta el su­mi­nis­tro de oxí­geno a las cé­lu­las y, por lo tan­to, for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Los ali­men­tos que más vi­ta­mi­na E po­seen son las ver­du­ras de ho­ja ver­de, los ce­rea­les de grano en­te­ro, la ye­ma de hue­vo, la man­te­qui­lla y los acei­tes ve­ge­ta­les.

- Ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na C: ayu­dan a for­mar sus­tan­cias co­nec­to­ras y for­ta­le­cen los va­sos san­guí­neos, ayu­dán­do­te así a sa­nar más rá­pi­do. Las prin­ci­pa­les fuen­tes de vi­ta­mi­na C son la na­ran­ja, la fre­sa, el man­go, el bró­co­li y la pa­pa­ya. - Au­men­ta el se­le­nio: pro­te­ge al cuer­po con­tra el da­ño de los ra­di­ca­les li­bres que pue­de pro­du­cir cán­cer en el hí­ga­do y los pul­mo­nes. Es­tá en los hue­vos, las ce­bo­llas, el ajo, los ce­rea­les de grano en­te­ro y el pes­ca­do.

- Ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na A y be­ta-ca­ro­teno: ayu­dan en la for­ma­ción y el man­te­ni­mien­to de las mem­bra­nas mu­co­sas que re­cu­bren los con-

Un pa­seo por el cam­po ale­ja­da de la gran ciu­dad te apor­ta­rá in­men­sos be­ne­fi­cios

duc­tos na­sa­les y el trac­to in­tes­ti­nal, ha­cién­do­los más re­sis­ten­tes a las in­fec­cio­nes. Al­gu­nas fuen­tes bue­nas de es­ta vi­ta­mi­na son la man­te­qui­lla y la mar­ga­ri­na, las za­naho­rias y el hí­ga­do.

Bus­car el ai­re lim­pio

Los be­ne­fi­cios de ir en bus­ca del ai­re lim­pio son mu­chos, más du­ran­te los me­ses de em­ba­ra­zo que no hay que de­jar pa­sar por al­to al­go tan sen­ci­llo co­mo res­pi­rar lo me­jor po­si­ble. Un pa­seo por el cam­po o a tra­vés de una ru­ta ver­de ale­ja­da del cen­tro de la ciu­dad... -Au­men­ta la oxi­ge­na­ción ce­lu­lar: al res­pi­rar ai­re pu­ro el cuer­po ab­sor­be oxí­geno y fa­vo­re­ce la oxi­ge­na­ción ce­lu­lar eli­mi­nan­do las to­xi­nas del or­ga­nis­mo.

-Re­du­ce el es­trés: res­pi­rar pro­fun­da­men­te ai­re pu­ro cal­ma y re­la­ja el sis­te­ma ner­vio­so con­tri­bu­yen­do a un es­ta­do de bie­nes­tar ge­ne­ral. -Apor­ta más vi­ta­li­dad y cre­ce la sen­sa­ción de bie­nes­tar que per­mi­te la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas, las co­no­ci­das co­mo hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad. - Re­du­ce drás­ti­ca­men­te el ni­vel de me­ta­les pe­sa­dos que se res­pi­ran del ai­re.

- Me­jo­ra el ren­di­mien­to fí­si­co por la re­duc­ción de la con­ta­mi­na­ción en CO2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.