Leer jun­tos

Ser Padres - - Sumario - Nie­ves Ló­pez

Erea­li­dad la quin­ta vi­da de Sé­ne­ca, el ga­to de mi tío, no era tan ma­la pa­ra que siem­pre fue­ra tan aris­co co­mo se mos­tra­ba. Vi­vía en una ca­sa so­lea­da, tran­qui­la, con una mu­lli­da ca­ma y co­mi­da cuan­do le ape­te­cía. Cual­quie­ra hu­bie­ra si­do fe­liz vi­vien­do co­mo él vi­vía. Sin em­bar­go Sé­ne­ca no era fe­liz. Nun­ca a na­die se le ha­bía ocu­rri­do pre­gun­tar­le qué le pa­sa­ba, si ne­ce­si­ta­ba al­go, si ha­bía al­go que echa­ra de me­nos en su vi­da.

Un día un ni­ño lle­gó a la ca­sa. Era un ve­cino nue­vo, un pe­que­ño de 6 años que lla­mó a la puer­ta. El due­ño de Sé­ne­ca abrió: la ma­dre del pe­que­ño ex­pli­có que era la nue­va ve­ci­na y que lla­ma­ba pa­ra pre­sen­tar­se. “Es­te es mi hi­jo, se lla­ma Luis”. El ni­ño ex­ten­dió una mano pe­que­ñi­ta que el due­ño de Sé­ne­ca apre­tó con en­tu­sias­mo. “Que ni­ño tan bien edu­ca­do”, pen­só. Un se­gun­do des­pués el ni­ño mi­ró al ga­to, que se aso­ma­ba de­trás de su due­ño y pre­gun­tó: “¿Có­mo se lla­ma?”. “Sé­ne­ca”, con­tes­tó el due­ño, “pe­ro tie­ne ma­las pul­gas”. Luis mi­ró y Sé­ne­ca y di­jo: “Hola Sé­ne­ca,soy Luis, es­pe­ro que sea­mos bue­nos ami­gos”.

El ga­to se que­dó tan sor­pren­di­do que se mar­chó des­con­cer­ta­do. El pe­que­ño se ha­bía di­ri­gi- do di­rec­ta­men­te a él, por su nom­bre. Nun­ca na­die lo ha­bía he­cho.

Al día si­guien­te, al vol­ver del co­le­gio, el ni­ño lla­mó a la puer­ta. “Hola”, di­jo, “he vis­to a Sé­ne­ca des­de la ven­ta­na mi­rán­do­me y he pen­sa­do que igual que­ría ju­gar”. El due­ño le di­jo que a Sé­ne­ca no le gus­ta­ba ju­gar, pe­ro le de­jó pa­sar. Cuan­do en­tró en la ca­sa Sé­ne­ca se acer­có a Luis y le ofre­ció su pa­ta. El ni­ño la to­mó y es­ta­ble­cie­ron una re­la­ción muy es­pe­cial que de­jó con la bo­ca abier­ta al due­ño.

Luis ha­bla­ba con el ga­to, le aca­ri­cia­ba, le ofre­cía su ba­lón pa­ra que Sé­ne­ca lo hi­cie­ra ro­dar y co­rrie­ra tras de él. Sé­ne­ca nun­ca se ha­bía sen­ti­do así, tan ple­tó­ri­co. Cuan­do es­ta­ba so­lo re­fle­xio­na­ba so­bre su nue­va si­tua­ción. ¿Qué era lo que le ha­bía he­cho cam­biar? Qui­zás que le ha­bían da­do la opor­tu­ni­dad de te­ner un ami­go, de re­la­cio­nar­se con al­guien, de ne­ce­si­tar a al­guien. Y eso le ha­cía muy fe­liz. El due­ño de Sé­ne­ca pre­gun­tó al ni­ño:“¿Có­mo has con­se­gui­do que cam­bie tan­to de ca­rác­ter?”. Y el pe­que­ño sim­ple­men­te con­tes­tó. “No te­nía ma­las pul­gas, so­lo ne­ce­si­ta­ba un ami­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.