Las eti­que­tas li­mi­tan

Ser Padres - - 1 Año -

Eti­que­ta­mos a nues­tros hi­jos por­que el ce­re­bro, un gran aho­rra­dor de ener­gía, sim­pli­fi­ca y ca­te­go­ri­za to­do pa­ra dar sig­ni­fi­ca­do a lo que nos ro­dea. Es­to, que es muy útil, es pe­li­gro­so cuan­do lo que eti­que­ta­mos es a un ni­ño, ya que una vez eti­que­ta­do se com­por­ta­rá de acuer­do a esa eti­que­ta por­que si no­so­tros, su prin­ci­pal re­fe­ren­te edu­ca­ti­vo, lo de­ci­mos pen­sa­rán que es ver­dad.

Las eti­que­tas li­mi­tan el adecuado de­sa­rro­llo de la au­to­es­ti­ma.

A los ni­ños que eti­que­ta­mos po­si­ti­va­men­te les da­mos ma­yo­res opor­tu­ni­da­des, les pres­ta­mos más aten­ción y les es­ti­mu­la­mos más que a los ni­ños que eti­que­ta­mos ne­ga­ti­va­men­te. Los eti­que­ta­dos po­si­ti­va­men­te au­men­tan sus res­pues­tas po­si­ti­vas y los ne­ga­ti­va­men­te eti­que­ta­dos las ne­ga­ti­vas.

Ma­ría del Pra­do Gar­cía Mu­ñoz. Psi­có­lo­ga . Di­rec­to­ra del Cen­tro Apren­der+ (MA­DRID)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.