Un ma­sa­je fuer­te pue­de pro­du­cir aún más do­lor

Ser Padres - - Salud -

El do­lor ab­do­mi­nal en la in­fan­cia es un sín­to­ma muy fre­cuen­te, si bien, en la ma­yor par­te de los ca­sos se tra­ta de un do­lor no es­pe­cí­fi­co y aso­cia­do a otras con­di­cio­nes del ni­ño (fie­bre, ca­ta­rros, “ner­vios”...). Los sín­to­mas de alar­ma por los que te­ne­mos que con­sul­tar con el pe­dia­tra son: llan­to in­con­so­la­ble, vó­mi­tos de re­pe­ti­ción, do­lor ab­do­mi­nal con­ti­nuo y/o pro­gre­si­vo, lo­ca­li­za­ción en la zo­na ba­ja de­re­cha (fo­sa ilía­ca de­re­cha), dia­rrea con mo­co o san­gre, do­lor al ori­nar u ori­na os­cu­ra, do­lor que im­pi­de el des­can­so noc­turno, pa­li­dez y su­do­ra­ción acom­pa­ñan­do la cri­sis de do­lor, etc. Iden­ti­fi­car las cau­sas en los be­bés su­po­ne un pro­ble­ma aña­di­do por la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción verbal y ma­ni­fies­tan el do­lor de di­fe­ren­tes ma­ne­ras: llan­to e irri­ta­bi­li­dad, en­co­gi­mien­to de pier­nas, re­cha­zo a la ali­men­ta­ción, au­men­to de rui­dos in­tes­ti­na­les, sue­ño no con­for­ta­ble, etc. De­be­mos pres­tar aten­ción a los sig­nos de alar­ma y con­sul­tar con el pro­fe­sio­nal. Pa­ra sa­ber que el do­lor ab­do­mi­nal no es una in­ven­ción del ni­ño hay que ob­ser­var su ac­ti­tud y preo­cu­pa­ción. Un do­lor que no le im­pi­de con­ti­nuar con su ac­ti­vi­dad ni le mo­di­fi­ca la pau­ta de con­duc­ta pue­de no ser real. Te­ne­mos un “se­gun­do ce­re­bro” en nues­tro sis­te­ma di­ges­ti­vo —ya que al­ber­ga gran can­ti­dad de neu­ro­nas— por lo que el do­lor ab­do­mi­nal se ve­rá muy in­flui­do por fac­to­res ner­vio­sos. En una si­tua­ción re­la­ja­da, un ma­sa­je sua­ve, unas pa­la­bras de tran­qui­li­dad y con­trol o una dis­trac­ción pue­den ha­cer que ese do­lor dis­mi­nu­ya no­ta­ble­men­te. Sin em­bar­go, se de­be evi­tar la ma­ni­pu­la­ción, pre­sión o ma­sa­je ex­ce­si­va­men­te fuer­te del ab­do­men, es­pe­cial­men­te en ni­ños más pe­que­ños, ya que pre­sen­ta una ex­po­si­ción ma­yor de vís­ce­ras só­li­das y po­dría­mos pro­du­cir un da­ño en las mis­mas. En de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes, co­mo re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co o có­li­cos del lac­tan­te, pue­de re­sul­tar de uti­li­dad ini­ciar un tra­ta­mien­to fi­sio­te­rá­pi­co es­pe­cí­fi­co, lle­va­do a ca­bo por un pro­fe­sio­nal en la ma­te­ria.

Juan Utre­ro Va­lien­te. Pe­dia­tra. Hos­pi­tal Vit­has Per­pe­tuo In­ter­na­cio­nal (Ali­can­te)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.