Con­sul­to­rio

Pue­de es­tar enoja­do, ha­ber­se pues­to ma­lo o ser muy exi­gen­te. No te preo­cu­pes si no siem­pre son­ríe ¡es nor­mal!

Ser Padres - - Sumario - Por Vicky Ba­nio­kou

¿Por qué llo­ra?

Des­pués de nue­ve me­ses de es­pe­ra, la lle­ga­da de esa per­so­ni­ta tan an­sia­da ge­ne­ra en los pa­dres mil emo­cio­nes, ade­más del mis­mo nú­me­ro de preo­cu­pa­cio­nes. La ma­yo­ría de es­tas úl­ti­mas sur­ge por el de­seo de ser bue­nos pa­dres. Por eso, cuan­do se es­cu­cha el pri­mer llan­to del re­cién na­ci­do les en­tra el pá­ni­co. “No exis­te una res­pues­ta má­gi­ca que ex­pli­que por qué llo­ra y có­mo afron­tar­lo”, co­men­ta la doc­to­ra Luz­di­vi­na García Morales de los Ríos, pe­dia­tra de Mar­be­lla y miem­bro de Top Doc­tors.

El res­pon­sa­ble ha­bi­tual Hay que re­cor­dar que nues­tros pe­que­ños han es­ta­do ca­si un año den­tro del úte­ro, en un am­bien- te per­fec­ta­men­te con­tro­la­do. En teo­ría, en los pri­me­ros me­ses cual­quier cam­bio pue­de dar in­se­gu­ri­dad y al­te­rar al re­cién na­ci­do. De he­cho, lo me­jor que pue­den ha­cer los pa­dres es crear un en­torno lo más ade­cua­do po­si­ble.

Llo­rar es sa­lu­da­ble

Si su llan­to se pro­du­ce por una frus­tra­ción hay que va­lo­rar que ca­da be­bé tie­ne su per­so­na­li­dad. Hay ni­ños más sen­ti­men­ta­les que otros. ¡No re­pri­mas sus emo­cio­nes! Ayú­da­lo a ex­pre­sar­las, por­que so­lo en­ton­ces es­ta­rá pre­pa­ra­do pa­ra es­cu­char ra­zo­na­mien­tos y soluciones prác­ti­cas a sus pro­ble­mas. Mu­chos ex­per­tos ase­gu­ran que las lá­gri­mas son ne­ce­sa­rias por­que ali­vian el do­lor.

Dra. Luz­di­vi­na García Morales de los Ríos Pe­dia­tra y miem­bro Top Doc­tors (Mar­be­lla)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.