Com­pren­der me­jor

Ser Padres - - Sumario - Por María Díaz-Ri­poll

El tio­vi­vo de las emo­cio­nes fa­mi­lia­res.

Mu­chas ve­ces nues­tros pro­ble­mas tie­nen co­mo ba­se la ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. No sa­be­mos có­mo con­tro­lar nues­tros sen­ti­mien­tos pa­ra que no pro­duz­can más da­ño y que nos per­mi­tan te­ner re­la­cio­nes sa­nas.

Psi­co­lo­gía y emo­cio­nes

En nues­tra cul­tu­ra siem­pre se ha fo­men­ta­do la ba­ja ex­pre­sión emo­cio­nal, so­bre to­do en la edu­ca­ción de los hi­jos. Sin em­bar­go, co­mo se­res hu­ma­nos ne­ce­si­ta­mos sen­tir di­fe­ren­tes ti­pos de emo­cio­nes y sa­ber ges­tio­nar­las, por­que in­flu­yen no­ta­ble­men­te en nues­tros pen­sa­mien­tos y nues­tra con­duc­ta. El en­torno en el que se mue­ve un ni­ño es im­por­tan­te e in­flu­ye di­rec­ta­men­te en su desa­rro­llo y com­por­ta­mien­to en la edad adul­ta. Por eso, el pa­pel de la fa­mi­lia es fun­da­men­tal e im­pres­cin­di­ble.

En­se­ñar a los ni­ños y ado­les­cen­tes a ges­tio­nar sus emo­cio­nes es un te­ma com­ple­jo. Lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer es crear un en­torno de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción pa­ra que el ni­ño se sien­ta con el es­pa­cio ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer­lo. En mu­chas oca­sio­nes es el adul­to el que no se mues­tra dis­po­ni­ble. “Los pro­ge­ni­to­res siem­pre de­ben es­tar dis­pues­tos a re- co­ger la ex­pre­sión emo­cio­nal del ni­ño. Es­to a ve­ces no se ha­ce por fal­ta de tiem­po, por fal­ta de ca­li­dad de tiem­po o por­que cuan­do el adul­to es­tá dis­po­ni­ble el ni­ño no quie­ra ha­blar”, afir­ma Mer­ce­des. Tam­po­co de­be­mos ol­vi­dar que los ni­ños apren­den me­dian­te el ejem­plo. “Si en su en­torno se pro­pi­cia un es­pa­cio don­de com­par­tir las emo­cio­nes, se­rá más fá­cil que el ni­ño se atre­va a ha­cer­lo… pe­ro tam­bién de­be­mos per­mi­tir­le las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, co­mo la ra­bia, la tris­te­za y el en­ga­ño, que son muy ne­ce­sa­rias y sa­na­do­ras”, ase­gu­ra.

Ado­les­cen­cia. Apa­re­cen pro­ble­mas

Tal y co­mo re­co­ge el li­bro, la fa­mi­lia es la ins­ti­tu­ción don­de con­vi­ven las per­so­nas más tiem­po y cons­ti­tu­ye una fuen­te de apo­yo, edu­ca­ción y apren­di­za­je de va­lo­res, pe­ro tam­bién, una fuen­te de ten­sio­nes psi­co­ló­gi­cas. En mu­chas oca­sio­nes, esos pa­tro­nes ad­qui­ri­dos de ni­ños se re­pi­ten en la edad adul­ta lle­gan­do, in­clu­so, a re­pe­tir pa­tro­nes dis­fun­cio­na­les de sus fa­mi­lias de ori­gen. “Nues­tra ma­ne­ra de fun­cio­nar en el mun­do y de re­la­cio­nar­nos con los de­más es­tá in­flui­da por có­mo nos re­la­cio­ná­ba­mos en la in-

Cuan­do tra­ba­ja­mos las emo­cio­nes, tra­ba­ja­mos a un ni­vel mu­cho más pro­fun­do y con me­jo­res re­sul­ta­dos

fan­cia con nues­tra fa­mi­lia de ori­gen. Allí apren­di­mos pa­tro­nes de con­duc­ta, a par­tir de la re­la­ción con­yu­gal de pa­pá y ma­má, de la re­la­ción pa­ren­tal de pa­pá y ma­má, de mi re­la­ción con ellos, de las re­la­cio­nes fra­ter­na­les con mis her­ma­nos, de las re­la­cio­nes pa­terno-fi­lia­les, de mis pa­dres con mis her­ma­nos… Y el pa­pel que tu­ve en mi fa­mi­lia, de lo que apren­dí, de las vi­ven­cias y cri­sis que vi­ví, in­du­da­ble­men­te de­ter­mi­na nues­tra ma­ne­ra de re­la­cio­nar­nos con nues­tro en­torno. Y esos pro­ble­mas de in­fan­cia, esas ca­ren­cias afec­ti­vas, mie­dos o frus­tra­cio­nes sue­len apa­re­cer o, al me­nos, ser más vi­si­bles, du­ran­te la ado­les­cen­cia.

“Los pri­me­ros pro­ble­mas con nues­tros hi­jos son más de­tec­ta­bles en la ado­les­cen­cia. To­do lo que no se ha te­ni­do en cuen­ta en la in­fan­cia apa­re­ce en es­ta eta­pa con más in­ten­si­dad. Por eso es cla­ve ob­ser­var có­mo es­tá la fa­mi­lia. Su hay unos pa­dres que se se­pa­ran o hay un fa­lle­ci­mien­to ge­ne­ra una sin­to­ma­to­lo­gía en el ni­ño a me­dio, cor­to o lar­go pla­zo. Si se ma­ne­jan ade­cua­da­men­te no tie­nen que ge­ne­rar nin­gún pro­ble­ma”.

Te­ra­pia Emo­cio­nal Sis­té­mi­ca

Mer­ce­des Ber­me­jo ha crea­do la Te­ra­pia Emo­cio­nal Sis­té­mi­ca, que, aun­que tie­ne su ori­gen en la Te­ra­pia Fa­mi­liar Sis­té­mi­ca, tra­ba­ja con to­dos los sis­te­mas que ro­dean al ni­ño en su con­jun­to (fa­mi­liar, edu­ca­ti­vo, so­cial, po­lí­ti­co, cul­tu­ral) pa­ra po­der en­ten­der me­jor a la fa­mi­lia.

“Es­ta te­ra­pia, tam­bién tra­ba­ja con el ni­ño los as­pec­tos emo­cio­na­les sub­ya­cen­tes, dan­do un es­pa­cio in­di­vi­dual al ni­ño, don­de és­te pue-

da en­ten­der qué le ocu­rre, ex­pre­sar có­mo se sien­te y ad­quie­ra las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra sen­tir­se me­jor”, co­men­ta. Pa­ra ello, in­cor­po­ra en sus te­ra­pias el jue­go o la ima­gi­na­ción y fan­ta­sía. “A ve­ces -con­ti­núa- in­ten­ta­mos mo­di­fi­car la con­duc­ta pe­ro nos ol­vi­da­mos que en el in­te­rior tam­bién hay pen­sa­mien­to. Se tra­ta de ir a un ni­vel más pro­fun­do pa­ra po­der mo­di­fi­car tan­to el pen­sa­mien­to co­mo la con­duc­ta. Lo pri­me­ro que hay que ha­cer es en­ten­der las emo­cio­nes, po­der em­pa­ti­zar, te­ner las ha­bi­li­da­des so­cia­les pa­ra co­mu­ni­car­lo y po­der ex­pre­sar­lo. El ni­ño, a tra­vés de un sín­to­ma, co­mu­ni­ca al­go que le es­tá ocu­rrien­do a la fa­mi­lia”. “Cuan­do tra­ba­ja­mos con las emo­cio­nes tra­ba­ja­mos a un ni­vel más pro­fun­do, y con­se­gui­mos un cam­bio en la fa­mi­lia más per­ma­nen­te en el tiem­po, y que és­tas es­tén más co­nec­ta­das con lo que ocu­rre den­tro del en­torno fa­mi­liar. Mien­tras que si tra­ba­ja­mos so­lo des­de lo ob­ser­va­ble, des­de la con­duc­ta, e in­ter­ve­ni­mos so­lo “mo­di­fi­can­do la con­duc­ta” co­rre­mos el ries­go de que vuel­va a apa­re­cer esa mis­ma con­duc­ta al po­co tiem­po, o in­clu­so otras con­duc­tas más dis­fun­cio­na­les. Te­ne­mos que in­ter­ve­nir des­de la raíz del pro­ble­ma, en­ten­dién­do­lo, y dán­do­le una vi­sión más am­plia (sis­té­mi­ca) a lo que ocu­rre”, co­men­ta la au­to­ra.

La im­pli­ca­ción fa­mi­liar re­sul­ta cla­ve en el éxi­to del tra­ta­mien­to. En al­gu­nos ca­sos se tra­ba­ja a ni­vel in­di­vi­dual -so­bre to­do si el ni­ño es­tá su­frien­do mu­cho- pe­ro tra­ba­jan en pa­ra­le­lo y de for­ma con­jun­ta con la fa­mi­lia. Des­de un as­pec­to lú­di­co lo­gran ayu­dar al ni­ño a sen­tir­se me­jor y que la fa­mi­lia pue­da en­ten­der lo que ver­da­de­ra­men­te le es­tá ocu­rrien­do. “Es im­por­tan­te sa­ber pe­dir ayu­da. Cuan­do vie­ne una fa­mi­lia, sé que tie­nen una par­te sa­na y que es ple­na­men­te cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de cons­truir víncu­los fa­mi­lia­res dis­tin­tos”, di­ce Mer­ce­des.

Uso de las nue­vas tec­no­lo­gías

La tec­no­lo­gía po­co a po­co ha ido do­mi­nan­do nues­tras vi­das. Nos des­per­ta­mos y nos acos­ta­mos con ella. El uso per­ma­nen­te de dis­po­si­ti­vos ta­ble­tas, or­de­na­do­res y mó­vi­les tie­ne efec­tos ne­ga­ti­vos en nues­tra vi­da a ni­vel in­di­vi­dual, so­cial y fa­mi­liar.

Se­gún la Es­tra­te­gia Na­cio­nal de Adic­cio­nes -que, por pri­me­ra vez re­co­ge las pa­to­lo­gías re­la­cio­na­das con el uso de las nue­vas tec­no­lo­gía­sel 18% de los jó­ve­nes es­pa­ño­les, de en­tre 14 y 18 años, con­su­men in­ter­net de for­ma com­pul­si­va. El do­cu­men­to ha­ce re­fe­ren­cia al au­men­to del uso pa­to­ló­gi­co de los me­dios di­gi­ta­les y las re­des so­cia­les, así co­mo el pa­pel de las nue­vas tec­no­lo­gías co­mo fa­ci­li­ta­do­res de ac­ce­so a otras con­duc­tas adic­ti­vas, so­bre to­do los jue­gos de apues­ta y on­li­ne en­tre ado­les­cen­tes. Es im­por­tan­te que nos plan­tee­mos qué po­de­mos ha­cer pa­ra ges­tio­nar el uso de las tec­no­lo­gías. El 48% de los jó­ve­nes que pa­san más de

En la con­sul­ta, las ca­rac­te­rís­ti­cas preo­cu­pan­tes que traen los ni­ños las han apren­di­do de sus pa­dres

cin­co ho­ras al día co­nec­ta­dos al mó­vil ha su­fri­do es­ta­dos de an­sie­dad, ais­la­mien­to o, en el peor de los ca­sos, has­ta tendencias sui­ci­das. Pe­ro el pro­ble­ma va más allá, mu­chos ni­ños que asis­ten a te­ra­pia ase­gu­ran que usan la tec­no­lo­gía por­que se sien­ten acom­pa­ña­dos o por­que es­tán abu­rri­dos. Otros por­que sus pa­dres no les pres­tan su­fi­cien­te aten­ción. “Mu­chos ni­ños acu­san la fal­ta de tiem­po de ca­li­dad con sus pro­ge­ni­to­res. Re­co­no­cen que no es­tán en la par­te afec­ti­va, del cui­da­do y del ca­ri­ño”, di­ce Mer­ce­des.

Co­mo pa­dres de­be­mos en­se­ñar a ges­tio­nar el buen uso de las tec­no­lo­gías. “La tec­no­lo­gía ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se y nos te­ne­mos que con­ci­liar con ella. Es muy im­por­tan­te que ha­ya un con­trol y que en su uso, el adul­to, es­té acom­pa­ñan­do y controlando a su hi­jo. Los ni­ños son un re­fle­jo de los adul­tos y con fre­cuen­cia mu­chas ca­rac­te­rís­ti­cas que preo­cu­pan a los pa­dres de sus hi­jos, cuan­do lo traen a con­sul­ta, la han apren­di­do de ellos”, nos cuen­ta. Ade­más, re­cal­ca la im­por­tan­cia de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. “El de­por­te ge­ne­ra in­com­pa­ti­bi­li­dad con mu­chas con­duc­tas de ries­go que sue­len apa­re­cer en la ado­les­cen­cia”.

Mer­ce­des Ber­me­jo, au­to­ra de La Dan­za de las emo­cio­nes fa­mi­lia­res, al­ter­na en el li­bro la teo­ría y la prác­ti­ca de su ex­pe­rien­cia clí­ni­ca, en la que tie­ne en cuen­ta las es­truc­tu­ras emo­cio­na­les de la fa­mi­lia de ni­ños y ado­les­cen­tes. Re­co­ge te­má­ti­cas de gran ac­tua­li­dad co­mo el uso de las tec­no­lo­gías, el desa­rro­llo evo­lu­ti­vo o có­mo ser pa­dres en la so­cie­dad ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.