Nu­tri­ción

Tres ex­per­tos en nu­tri­ción nos in­di­can qué con­vie­ne to­mar cuan­do se co­me en el co­me­dor del tra­ba­jo (con tá­per), el res­tau­ran­te, in­vi­ta­da en ca­sa de ami­gos o en una co­mi­da de ne­go­cios.

Ser Padres - - Sumario - Por Ge­ma Mar­tí­nez

Co­mer bien fue­ra de ca­sa.

En el res­tau­ran­te

“Pa­so diez ho­ras al día en la ofi­ci­na, ba­jo una gran pre­sión, y cuan­do lle­go a ca­sa me es­pe­ra mi hi­ja de cua­tro años, de­seo­sa de es­tar con­mi­go. No ten­go tiem­po ni fuer­zas pa­ra pre­pa­rar la co­mi­da pa­ra el día si­guien­te. An­tes del em­ba­ra­zo me ha­cía sánd­wi­ches y bo­ca­di­llos, aho­ra sal­go a to­mar el me­nú del día en el res­tau­ran­te más cer­cano a mi ofi­ci­na”. Sonia

El con­se­jo del ex­per­to: en el res­tau­ran­te con­vie­ne pe­dir un pri­me­ro a ba­se de ver­du­ras, pas­ta, arroz o le­gum­bres y un se­gun­do de pes­ca­do o car­ne, a ser po­si­ble sin sal­sa (o con la sal­sa a un la­do). Hay que evi­tar los fri­tos y los re­bo­za­dos, que tie­nen un ex­ce­so de gra­sa y pue­den pro­vo­car di­ges­tio­nes pe­sa­das, y las sal­sas que no sa­bes qué in­gre­dien­tes lle­van. La me­jor guar­ni­ción es una ver­du­ra cru­da o co­ci­da al va­por. Si te de­can­tas por to­mar un pla­to úni­co, ti­po po­ta­je, que con­tie­ne una can­ti­dad de pro­teí­na pe­que­ña, ase­gú­ra­te de to­mar en la ce­na una ra­ción me­dia­na-gran­de de car­ne o pes­ca­do. Aho­ra no con­vie­ne co­mer pescados azu­les de gran ta­ma­ño, co­mo pez es­pa­da, atún ro­jo, ti­bu­rón o lu­cio, por­que pue­den con­te­ner mer­cu­rio.

De pos­tre, eli­ge siem­pre una pie­za de fru­ta na­tu­ral, a ser po­si­ble de tem­po­ra­da. Pa­ra va­riar, al­gu­na vez por se­ma­na pue­des to­mar un ba­ti­do de le­che o un he­la­do de yo­gur.

Con el tup­per en la ofi­ci­na

“Tra­ba­jo en una edi­to­rial y me lle­vo la co­mi­da de ca­sa. Des­de que es­toy em­ba­ra­za­da, la mez­cla de olo­res que hay en el co­me­dor de la em­pre­sa me pro­du­ce náu­seas, así que no me que­da más re­me­dio que co­mer dis­cre­ta­men­te en la me­sa de tra­ba­jo a ba­se de en­sa­la­da, que no es ne­ce­sa­rio ca­len­tar”. Covadonga

El con­se­jo del ex­per­to: es po­si­ble co­mer bien a ba­se de en­sa­la­das si es­tas con­tie­nen los tres gru­pos de ali­men­tos: ver­du­ras (de ho­jas ver­des y hor­ta­li­zas), car­bohi­dra­tos (le­gum­bres, arroz, patata o pas­ta) y pro­teí­nas (atún, po­llo, pa­li­tos de can­gre­jo, gam­bas co­ci­das, hue­vo du­ro). Al­gu­nos ejem­plos son: en­sa­la­da de arroz con ver­du­ras sal­tea­das y po­llo; en­sa­la­da de es­pi­na­cas con que­so fres­co y to­ma­te; gar­ban­zos con acel­gas; en­sa­la­da de pas­ta con ca­nó­ni­gos, to­ma­te, za­naho­ria ra­lla­da, hue­vo du­ro y que­so; arroz co­ci­do con sal­sa de ca­la­ba­za y za­naho­ria. Tam­bién se pue­de lle­var cre­ma de ca­la­ba­za, patata y que­so, y gaz­pa­cho o sal­mo­re­jo (en ve­rano). Y de pos­tre fru­ta o yo­gur.

Cuan­do se pue­de ca­len­tar la co­mi­da, lo ideal es to­mar un me­nú com­ple­to. Pa­ra evi­tar in­to­xi­ca­cio­nes, hay que ex­tre­mar las me­di­das hi­gié­ni­cas: guar­dar los tup­per en la ne­ve­ra na­da más lle­gar al tra­ba­jo y ca­len­tar has­ta que sal­ga va­por pa­ra evi­tar el cre­ci­mien­to de po­si­bles bac­te­rias.

Sá­ba­dos y do­min­gos, en ca­sa de ami­gos

“Mi ginecólogo me ha des­acon­se­ja­do to­mar em­bu­ti­dos cru­dos, justo el en­tran­te que po­nen mu­chos días en ca­sa de mis sue­gros o en las ca­sas de los ami­gos que nos in­vi­tan los fi­nes de se­ma­na. Yo no los to­mo, pe­ro lo pa­so fa­tal por­que no hay na­da que me gus­te más que un buen lo­mo ibé­ri­co”. Carmen

El con­se­jo del ex­per­to: si tienes con­fian­za con las per­so­nas que te in­vi­tan, es me­jor de­cir an­tes qué pue­des co­mer y qué no, se­gu­ro que lo ten­drán en cuen­ta. Otra op­ción es pre­gun­tar si no les im­por­ta que en vez de un vino lle­ves los en­tran­tes.

En ese ca­so, pue­des apor­tar em­bu­ti­dos con­ge­la­dos (al me­nos dos o tres días an­tes) y otros ape­ri­ti­vos sa­lu­da­bles y ape­te­ci­bles, co­mo gua­ca­mo­le (sal­sa a ba­se de agua­ca­te y otros in­gre­dien­tes), hummus (pu­ré de gar­ban­zos) o bro­che­tas de to­ma­tes ce­re­za con moz­za­re­lla.

En una co­mi­da de domingo, o una ce­na con in­vi­ta­dos, no sue­le fal­tar el pos­tre. Una vez a la se­ma­na pue­des dar­te el ca­pri­cho de to­mar un he­la­do o un tro­zo de tar­ta de cho­co­la­te, pe­ro si crees que te has pa­sa­do con las ca­lo­rías, pro­cu­ra re­du­cir un po­co las ra­cio­nes al día si­guien­te pa­ra com­pen­sar. Es­tás em­ba­ra­za­da, no en­fer­ma.

Co­mi­das de tra­ba­jo

“Soy pe­rio­dis­ta en una ca­de­na de te­le­vi­sión y las co­mi­das de tra­ba­jo for­man par­te de mi ho­ra­rio la­bo­ral. Ten­go desa­yu­nos tras pre­sen­ta­cio­nes de li­bros; ape­ri­ti­vos du­ran­te la inau­gu­ra­ción de ex­po­si­cio­nes y su­per­co­mi­das a me­dio­día, y hay oca­sio­nes en las que no pue­do pa­rar a co­mer. To­das las co­mi­das son tar­de, y cuan­do me sir­ven es­toy ham­brien­ta y me­dio ma­rea­da”. Ana

El con­se­jo del ex­per­to: en es­tos ca­sos, lo ideal es desa­yu­nar fuer­te en ca­sa y lle­var en el bol­so al­gún ten­tem­pié sano (bis­co­tes in­te­gra­les, co­li­nes, tor­ti­tas de arroz o maíz, una man­za­na o pe­ra) pa­ra evi­tar las ba­ja­das de glu­co­sa. Du­ran­te la ges­ta­ción hay que co­mer al­go ca­da dos o tres ho­ras.

Las co­mi­das de tra­ba­jo sue­len ser se­gu­ras y nutritivas. Eso sí, hay que evi­tar los pla­tos con pes­ca­do o ma­ris­co cru­do y la car­ne po­co he­cha. En es­tos ca­sos, se pue­de ha­blar con el camarero y pe­dir un cam­bio por otro pla­to co­ci­na­do. Los días en los que no hay tiem­po de pa­rar­te a co­mer, pue­des re­cu­rrir a un bo­ca­di­llo de bue­na ca­li­dad y to­mar fru­ta, ver­du­ra y le­gum­bres (ri­cas en fi­bra) en la me­rien­da y la ce­na. El pan, pro­cu­ra que sea in­te­gral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.