Los jue­gos más di­ver­ti­dos

Hay más en­tre­te­ni­mien­tos que el es­con­di­te o sal­tar la com­ba. ¿Bus­cas al­go en­tre­te­ni­do pa­ra los pe­ques? Te da­mos unas cuan­tas su­ge­ren­cias y te ex­pli­ca­mos có­mo se jue­gan. ¡To­ma no­ta!

Ser Padres - - Sumario - Por Vicky Ba­nio­kou

Los clá­si­cos que les en­can­tan.

Son ac­ti­vi­da­des clá­si­cas que no ne­ce­si­tan la ayu­da de ju­gue­tes tec­no­ló­gi­ca­men­te com­ple­jos. Son jue­gos po­pu­la­res que han pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y es­tán pre­sen­tes en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, aun­que con dis­tin­to nom­bre o in­clu­so ma­ti­ces di­fe­ren­tes en su desa­rro­llo. Pe­ro en esen­cia se tra­ta del mis­mo jue­go, aquel que atra­pa el in­te­rés de los ni­ños y que les da mu­cha fe­li­ci­dad. Muy sen­ci­llos, les ayu­dan a ha­cer ami­gos pues­to que la ma­yo­ría de es­tos se jue­ga en gru­po. No pier­das es­ta opor­tu­ni­dad y apun­ta las re­glas de nues­tros sie­te jue­gos fa­vo­ri­tos.

La ca­rre­ra de sa­cos

La ca­rre­ra de sa­cos es un jue­go en gru­po que de­be rea­li­zar­se en una su­per­fi­cie sin obs­tácu­los, ya que las caí­das son inevi­ta­bles. Los ni­ños de­ben co­lo­car­se en lí­nea rec­ta y me­ter los pies den­tro de un sa­co y, cuan­do al­guien da la or-

Los ni­ños se lo pa­san en gran­de mien­tras ha­cen ami­gos y es­ti­mu­lan su ca­pa­ci­dad fí­si­ca

den de sa­li­da, sa­len to­dos ha­cien­do una ca­rre­ra, man­te­nién­do­se aga­rra­dos al sa­co. Du­ran­te to­da la ca­rre­ra, los pies de­ben es­tar den­tro del sa­co. Ga­na quien lle­ga pri­me­ro a la lí­nea de me­ta.

Ga­lli­ni­ta cie­ga

El mí­ni­mo de ju­ga­do­res de la ‘ga­lli­ni­ta cie­ga’ es cua­tro per­so­nas y se ne­ce­si­ta un pa­ñue­lo pa­ra cu­brir los ojos a la per­so­na que ha­ce de ga­lli­ni­ta. Pa­ra de­ci­dir quién em­pie­za a ser la ga­lli­ni­ta, se pue­de ha­cer un sor­teo. Una vez le han ven­da­do los ojos, el ni­ño de­be­rá dar vuel­tas so­bre sí mis­mo can­tan­do la si­guien­te can­ción: “Ga­lli­ni­ta cie­ga, que se te ha per­di­do una agu­ja y un de­dal, da­te la vuelta y lo en­con­tra­rás”. Una vez ter­mi­na­da la can­ción, la “ga­lli­ni­ta” de­be­rá en­con­trar a los de­más ni­ños.

El jue­go del res­ca­te

Ju­gar al res­ca­te es muy sen­ci­llo. Se ne­ce­si­ta un gru­po am­plio de per­so­nas y un es­pa­cio abier­to pa­ra po­der co­rrer sin pe­li­gro. El gru­po se tie­ne que di­vi­dir en dos. Des­pués se vol­ve­rá a sor­tear quién es el equi­po que se es­ca­pa y qué equi­po es el que ten­drá que bus­car y pi­llar. El equi­po que es­ca­pa de­be­rá sa­lir co­rrien­do, mien­tras que el ban­do con­tra­rio ten­drá que es­pe­rar has­ta per­der­los de vis­ta. Cuan­do los opo­nen­tes se han es­con­di­do, el se­gun­do equi­po sa­le en la bús­que­da del pri­me­ro.

El ob­je­ti­vo es cap­tu­rar­les. Pa­ra ello so­lo ten­drán que to­car­les y se­rán atra­pa­dos. En­ton­ces los pri­sio­ne­ros son tras­la­da­dos has­ta el pun­to de par­ti­da y allí for­ma­rán una fi­la co­gi­dos de la mano. Pe­ro el jue­go no aca­ba aquí, ya que los pri­sio­ne­ros po­drán ser res­ca­ta­dos en cual­quier mo­men­to por un com­pa­ñe­ro. Pa­ra ello ten­drán que cho­car la mano pri­me­ro de la fi­la y to­dos po­drán mo­ver­se pe­ro con el in­con­ve­nien­te de que ten­drán que ha­cer­lo co­gi­dos de la mano. El jue­go ter­mi­na cuan­do to­do el equi­po es cap­tu­ra­do, cam­bián­do­se los ro­les y vol­vien­do a em­pe­zar de nue­vo.

La ra­yue­la

Con una ti­za se di­bu­ja un dia­gra­ma com­pues­to por 10 cua­dros y se es­cri­be en ca­da cua­dro un nú­me­ro del 1 al 10. El ni­ño de­be si­tuar­se de pie de­trás del pri­mer cua­dra­do y lan­zar una pie­dra en­ci­ma del dia­gra­ma. La ca­si­lla en la que cae la pie­dra no se pue­de pi­sar. El pe­que­ño co­men­za­rá el cir­cui­to con un salto a la pa­ta co­ja (si hay cua­dro) o a dos pies (si el cua­dra­do es do­ble). El ob­je­ti­vo con­sis­te en ir pa­san­do la pie­dra de cua­dro en cua­dro has­ta el nú­me­ro 10 y vol­ver. Si el ni­ño se cae o la pie­dra sa­le de cua­dro, de­be­rá ren­dir­se.

El jue­go de las si­llas

Pa­ra ju­gar al jue­go de las si­lla de­be ha­ber tan­tas si­llas co­mo par­ti­ci­pan­tes ha­ya en el jue­go, y se qui­ta­rá una si­lla an­tes de em­pe­zar. Tam­bién se ne­ce­si­ta­rá un re­pro­duc­tor de mú­si­ca. Se co­lo­can las si­llas for­man­do un círcu­lo con los res­pal­dos ha­cia den­tro. Los ni­ños se si­túan de pie al­re­de­dor de las si­llas, uno de­trás de otro. La per­so­na que con­tro­la la mú­si­ca la ha­ce so­nar. Mien­tras sue­na, los ni­ños de­ben gi­rar al­re­de­dor de las si­llas. En el mo­men­to en que la mú­si­ca pa­ra, ca­da ju­ga­dor de­be­rá sen­tar­se en una si­lla. El que se que­de sin si­lla que­da­rá eli­mi­na­do.

Tu­li­pán

Es­te po­pu­lar jue­go tie­ne unas re­glas muy sen­ci­llas. Hay un ju­ga­dor que la li­ga y otros que de­ben co­rrer pa­ra evi­tar que es­te les pi­lle, pe­ro tie­nen la po­si­bi­li­dad de po­der de­cir “tu­li­pán” y po­ner­se con los bra­zos en cruz y las pier­nas abier­tas pa­ra no ser pillados. Pe­ro de­be per­ma­ne­cer en esa po­si­ción has­ta que otro com­pa­ñe­ro pa­se por de­ba­jo de las pier­nas tra­tan­do de no ser pi­lla­do por el ju­ga­dor que la li­ga. Si lle­ga un mo­men­to en el que to­dos es­tán en “tu­li­pán” aca­ba la par­ti­da y se reanu­da una nue­va sien­do el pri­mer ju­ga­dor que di­jo “tu­li­pán” el nue­vo per­se­gui­dor.

Tres en raya

So­bre un pa­pel se di­bu­jan dos lí­neas ho­ri­zon­ta­les y dos ver­ti­ca­les pa­ra for­mar una cua­drí­cu­la con nue­ve es­pa­cios. Se jue­ga uno con­tra uno: un ju­ga­dor de­be­rá di­bu­jar cru­ces y el otro círcu­los tra­tan­do de po­ner tres cru­ces o tres círcu­los en raya pa­ra ga­nar al con­trin­can­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.