Pe­ga­ti­nas que edu­can

La ta­bla de pun­tos: un sis­te­ma pa­ra que nos obe­dez­can que... ¡fun­cio­na!

Ser Padres - - Sumario - Por Em­ma Pérez

La ta­bla de pun­tos: un sis­te­ma pa­ra que obe­dez­can. ¡Fun­cio­na!

Ave­ces los mé­to­dos que uti­li­zan los pa­dres pa­ra con­se­guir que sus hi­jos obe­dez­can no fun­cio­nan. Los elo­gios y pres­tar­les aten­ción cuan­do ha­cen al­go bien es la me­jor ma­ne­ra de edu­car a nues­tros hi­jos en po­si­ti­vo, pe­ro hay ve­ces en las que el ni­ño pue­de te­ner una con­duc­ta muy arrai­ga­da y hay que re­cu­rrir a al­gún ‘ex­tra’. Era lo que les pa­sa­ba a los pa­pás de Ele­na, que ha­bía co­gi­do la cos­tum­bre de me­ter­se en su ca­ma cuan­do se des­per­ta­ba en me­dio de la noche. Ca­da vez que pa­sa­ra la noche en­te­ra en su cuar­to, re­ci­bi­ría un pun­to que po­dría can­jear el fin de se­ma­na (un pun­to: un so­bre de cro­mos; dos pun­tos: al ci­ne; cin­co: al zoo...). Las ta­blas de pun­tos o ta­blas de pro­gre­sos son muy efec­ti­vas pa­ra cam­biar com­por­ta­mien­tos con­cre­tos; eso sí, hay que uti­li­zar­las ade­cua­da­men­te y no abu­sar de ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.