Cu­ró la leu­ce­mia de Ra­fael

Ser Padres - - Parto -

Du­ran­te su em­ba­ra­zo, Te­re­sa tam­bién re­ci­bió in­for­ma­ción so­bre la po­si­bi­li­dad de con­ge­lar la san­gre del cor­dón en un ban­co pri­va­do. “Te­ne­mos ami­gos que lo han he­cho y nos lo lle­ga­mos a plan­tear, pe­ro cam­bia­mos de opi­nión cuan­do mi gi­ne­có­lo­ga nos con­tó que ella ha­bía do­na­do los cor­do­nes de sus tres hi­jos. Nos di­mos cuen­ta de que no te­nía mu­cho sen­ti­do te­ner guar­da­do al­go que qui­zás al­gún día le po­dría sal­var la vi­da a otro ni­ño”, re­cuer­da. De­ci­die­ron do­nar el cor­dón de Ra­fael, pe­ro al fi­nal no pu­do ser por­que era cor­to y no con­te­nía su­fi­cien­te san­gre. “Pe­ro, mi­ra por dón­de –cuen­ta Te­re­sa emo­cio­na­da–, el des­tino nos ha de­vuel­to con cre­ces es­te pen­sa­mien­to, por­que una uni­dad de san­gre de cor­dón de un ban­co pú­bli­co es lo que ha sal­va­do la vi­da de nues­tro hi­jo”.

El pa­sa­do año, cuan­do Ra­fael so­lo te­nía dos años y me­dio, una ana­lí­ti­ca hi­zo sal­tar las alar­mas y una pun­ción con­fir­mó lo peor: te­nía leu­ce­mia, un ti­po po­co co­mún co­no­ci­da co­mo in­di­fe­ren­cia­da. In­gre­só en el Hos­pi­tal San Joan de Déu (Bar­ce­lo­na) pa­ra re­ci­bir qui­mio­te­ra­pia y cor­ti­coi­des. Pe­ro el re­sul­ta­do no fue el es­pe­ra­do y, des­pués de va­rias reunio­nes y con­sul­tas con otros cen­tros y es­pe­cia­lis­tas, in­clu­so de EE UU, los mé­di­cos vie­ron ne­ce­sa­rio ha­cer un tras­plan­te de mé­du­la.

Sus pa­dres, Te­re­sa y Ale­jan­dro, con­tac­ta­ron en­ton­ces con la Fun­da­cion Jo­sep Ca­rre­ras. “Nos tran­qui­li­za­ron mu­cho, por­que nos di­je­ron que en ca­so de no en­con­trar do­nan­te de mé­du­la, siem­pre hay de san­gre de cor­dón um­bi­li­cal y que es­ta­ban se­gu­ros de que to­do iba a ir bien”.

El tras­plan­te se reali­zó el 11 de agos­to en el Hos­pi­tal de Vall d'He­bron, de Bar­ce­lo­na. Los mé­di­cos pre­fi­rie­ron ha­cer­lo con san­gre de cor­dón um­bi­li­cal por­que ha­bía más po­si­bi­li­da­des de com­pa­ti­bi­li­dad. La in­ter­ven­ción du­ró me­nos de una ho­ra. A los 39 días le die­ron el al­ta y, por suer­te, des­de en­ton­ces Ra­fael so­lo ha te­ni­do que in­gre­sar por una pe­que­ña bron­qui­tis.

En el ca­so de Ra­fael el do­nan­te era to­tal­men­te com­pa­ti­ble. Des­de que le ope­ra­ron le han he­cho dos pun­cio­nes pa­ra com­pro­bar que to­do es­tá bien y ¡si­gue per­fec­to! Su leu­ce­mia era con­si­de­ra­da de al­to ries­go y no ha­bía más po­si­bi­li­dad que el tras­plan­te. La re­cu­pe­ra­ción ha si­do es­tu­pen­da y su es­ta­do ge­ne­ral es in­me­jo­ra­ble. “No po­de­mos es­tar más agra­de­ci­dos a esos pa­dres que no tu­vie­ron un hi­jo sino dos, ya que al do­nar la san­gre del cor­dón de su hi­jo le han sal­va­do la vi­da a nues­tro pe­que­ño, y es co­mo si fue­ra un po­qui­to su­yo”, di­ce Ale­jan­dro.

Ra­fael aún no ha­ce vi­da del to­do nor­mal, no pue­de es­tar con ni­ños, ni en si­tios ce­rra­dos con mu­cha gen­te por­que sus de­fen­sas no es­tán al cien por cien. Pe­ro su ener­gía y vi­ta­li­dad es, co­mo di­ce Te­re­sa, «el me­jor ar­gu­men­to pa­ra con­cien­ciar a las ma­más em­ba­ra­za­das de lo im­por­tan­te que es do­nar, por­que cuan­tos más do­nan­tes ha­ya, exis­ten más po­si­bi­li­da­des de en­con­trar uno al­ta­men­te com­pa­ti­ble y de con­se­guir, co­mo en el ca­so de Ra­fael, que to­do es­té sa­lien­do ge­nial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.