Un cie­lo blanco

Ser Padres - - Un Amigo Fiel -

Cuan­do el pe­rro se con­vier­te en par­te de la fa­mi­lia, hay que ha­cer fren­te a la cru­da reali­dad: por nor­ma ge­ne­ral, su es­pe­ran­za de vi­da es me­nor que la del ser hu­mano y hay que des­pe­dir­se de ellos an­tes de tiem­po. Cris­ti­na tu­vo que pa­sar por ello ha­ce ya dos años, cuan­do fa­lle­ció su sa­mo­ye­do Har­po. Ro­dea­da de “pe­lu­ches blan­cos con cua­tro pa­tas” no po­día evi­tar emo­cio­nar­se al re­cor­dar­lo. “Es muy ra­ro cru­zar­te con un sa­mo­ye­do por la ca­lle, y ver a tan­tos jun­tos y to­car­los, me ha­ce sen­tir co­mo si es­tu­vie­ra en el cie­lo con él”. Pa­ra ella, acu­dir a la reunión fue to­da una te­ra­pia de cho­que, ya que an­tes no po­día ha­blar de su pe­rro sin llo­rar y aho­ra, emo­cio­na­da, lo re­cuer­da con ca­ri­ño.

Pe­rros irreem­pla­za­bles

Aun­que siem­pre son irreem­pla­za­bles, es difícil vi­vir sin la com­pa­ñía de otro pe­rro. Cris­ti­na no des­car­ta ha­cer­se con uno en el fu­tu­ro, aun­que eso sí, cuan­do su hi­ja sea un po­co más gran­de y con una pre­mi­sa cla­ra: “se­rá un sa­mo­ye­do se­gu­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.