¿Qué pue­des ha­cer en un atas­co?

Las re­ten­cio­nes siem­pre son mo­les­tas, pe­ro hay ma­ne­ras de evi­tar­las o, al me­nos, so­bre­lle­var­las. Si­gue los si­guien­tes con­se­jos pa­ra aho­rrar ho­ras en el vo­lan­te.

Ser Padres - - Motor - Por Vicky Ba­nio­kou

Pon la ra­dio, qui­ta la mano del cla­xon y ár­ma­te de pa­cien­cia. A na­die le gus­ta sen­tir­se atra­pa­do en una lar­ga co­la en la ca­rre­te­ra, pe­ro los ner­vios no van a dar con la so­lu­ción. Evi­ta los ges­tos y com­por­ta­mien­tos que lo úni­co que ha­cen es au­men­tar el es­trés, co­mo gri­tar al res­to de los con­duc­to­res o cam­biar cons­tan­te­men­te de ca­rril. Es­tá com­pro­ba­do que ”ha­cer eses” su­po­ne un ma­yor ries­go de ac­ci­den­tes y em­peo­ra el efec­to acor­deón.

Qué cui­dar an­tes de sa­lir de ca­sa

Si sos­pe­chas que pue­de ha­ber un atas­co, echa mano de apli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das o del GPS. Así po­drás en­con­trar ru­tas al­ter­na­ti­vas que se ale­jan de las zo­nas más pro­cli­ves a las acu­mu­la­cio­nes de trá­fi­co. La del DGT, por ejem­plo, te in­for­ma so­bre los días y las ho­ras más con­flic­ti­vas, así co­mo del trá­fi­co en cual­quier pun­to de tu ciu­dad en tiem­po real. Si ade­más sa­les a la ca­lle pa­ra acu­dir a un com­pro­mi­so o una ci­ta muy im­por­tan­te y no tienes op­ción de lle­gar tar­de, Goo­gle Maps te in­di­ca cuán­to tiem­po du­ra­rá tu tra­yec­to en el mo­men­to en el que lo bus­cas y tam­bién uti­li­za tu his­to­rial de bús­que­das de des­ti­nos pa­ra rea­li­zar pre­vi­sio­nes so­bre po­si­bles tra­yec­tos que se efec­tua­rán en un fu­tu­ro pró­xi­mo.

Apa­ga el mo­tor

En las re­ten­cio­nes el vehícu­lo con­su­me mu­cha ga­so­li­na. Si es­tás pa­ra­do, apa­ga el mo­tor pa­ra aho­rrar ga­so­li­na y no emi­tir tan­tos ga­ses con­ta­mi­nan­tes. Así cui­da­rás tu sa­lud, la de tu fa­mi­lia; hay que te­ner especial aten­ción en pun­tos más ce­rra­dos, co­mo los tú­ne­les, en los que los ga­ses se con­cen­tran más que en es­pa­cios abier­tos. Una vez libre del em­bo­te­lla­mien­to, re­cuer­da no au­men­tar brus­ca­men­te la ve­lo­ci­dad de tu vehícu­lo. Tra­tar de re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do so­lo te con­du­ci­rá a una po­si­ble mul­ta por ex­ce­so de ve­lo­ci­dad o au­men­tar el ries­go de un per­can­ce. Pon tu se­gu­ri­dad por en­ci­ma de tus obli­ga­cio­nes dia­rias y, en to­do ca­so, dis­fru­ta del via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.