¿Tienes cri­sis de pa­re­ja?

La lle­ga­da de los hi­jos pue­de traer con­si­go un des­equi­li­brio en la pa­re­ja de ma­ne­ra in­cons­cien­te y tal vez in­con­tro­la­ble. El amor es­tá, pe­ro ¿y el tiem­po?

Ser Padres - - Pareja - Por Carmen Oje­da

Ala pa­la­bra cri­sis pue­den aso­ciar­se dos ideas: pe­li­gro y opor­tu­ni­dad. Lo pe­li­gro­so de una cri­sis es, pre­ci­sa­men­te, que no su­pon­ga una opor­tu­ni­dad de cam­bio. Pe­ro el pro­ble­ma na­ce a ve­ces de no sa­ber que se es­tá in­mer­so en una cri­sis. Iden­ti­fi­car­la es el pri­mer pa­so pa­ra abor­dar­la y, a par­tir de ahí, cons­truir puentes, es­tra­te­gias, ca­pa­ci­da­des, reac­cio­nes, vi­sio­nes o víncu­los que per­mi­tan cre­cer o sal­var aque­llo que es­tá en pe­li­gro. Y más aún, en la pa­re­ja.

Fa­se hi­jos, ¿fa­se cri­sis?

Des­de el Mo­de­lo Sis­té­mi­co de Te­ra­pia Fa­mi­liar, en ge­ne­ral se ha­bla de seis eta­pas de la pa­re­ja:

1. Cons­ti­tu­ción de la pa­re­ja y no­viaz­go has­ta el pri­mer hi­jo.

2. Del na­ci­mien­to del pri­mer hi­jo has­ta la lle­ga­da del úl­ti­mo a la es­cue­la.

3. De la es­co­la­ri­za­ción a la ado­les­cen­cia. 4. De la ado­les­cen­cia de los hi­jos has­ta su sa­li­da del ho­gar fa­mi­liar.

5. Pri­me­ra fa­se post-pa­ren­tal: “ni­do va­cío” o “des­te­te de los pa­dres”.

6. El re­ti­ro de la vi­da ac­ti­va y la ve­jez.

La cri­sis sue­len ve­nir pro­vo­ca­das por mo­men­tos vi­ta­les de cam­bio que no se abor­dan con las he­rra­mien­tas o el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rios. Y la lle­ga­da de los hi­jos pue­de ser un des­en­ca­de­nan­te de cri­sis aun­que la pa­re­ja no sea cons­cien­te de ello.

“El 90% de las pa­re­jas que ini­cian una te­ra­pia con­jun­ta han de­ja­do pa­sar ya mu­cho tiem­po. El dis­tan­cia­mien­to y los pro­ble­mas es­tán muy pre­sen­tes y en cuan­to in­da­ga­mos ve­mos que el ori­gen es­tá en la lle­ga­da de los hi­jos”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go clí­ni­co Miguel Pe­re­lló.

¿Qué pa­sa cuan­do na­cen los hi­jos?

“La lle­ga­da de los hi­jos -aña­de- pa­sa por un mon­tón de fa­ses ilu­sio­nan­tes y es­pe­cia­les, pe­ro tam­bién por otras que ha­cen que los pa­dres se cen­tren tan­to en la crian­za de sus hi­jos que se ol­vi­den de sí mis­mos y de sus pa­re­jas y de la noche a la ma­ña­na pa­san de ha­cer pla­nes pa­ra dos a ha­cer­los pa­ra tres”.

Hay otra bre­cha que sa­le a la luz en las te­ra­pias de pa­re­ja que es la de gé­ne­ro. Se­gún di­fe­ren­tes es­tu­dios, las ta­reas del ho­gar y el cui­da­do de los hi­jos si­gue de­pen­dien­do más de las mu­je­res que de los hom­bres por mu­cho que es­tos ha­yan tri­pli­ca­do el nú­me­ro de ho­ras de su im­pli­ca­ción en los úl­ti­mos 30 años. “Es­to lo se­gui­mos vien­do to­dos los días”, ex­pli­ca Pe­re­lló. “Se de­le­ga mu­cho en la ma­dre y sin que ella se dé cuen­ta se de­ja lle­var por es­ta nue­va di­ná­mi­ca y el hom­bre tam­bién, que ve có­mo la mu­jer si­gue en­car­gán­do­se de mu­chas co­sas, es­tá más can­sa­da y tie­ne me­nos ga­nas de ha­cer co­sas, pe­ro no reac­cio­na. Las prio­ri­da­des aho­ra pa­san por el ni­ño y no por la sa­lud de la pa­re­ja y, en mu­chas oca­sio­nes, es­tos pro­ble­mas de or­ga­ni­za­ción y es­ta so­bre­car­ga le pa­san fac­tu­ra an­tes a la mu­jer”.

¿Có­mo se pue­de pre­ve­nir?

Miguel Pe­re­lló es cla­ro: “Ha­bría que ha­cer cam­pa­ñas pre­ven­ti­vas por­que hay pa­re­jas que se quie­ren mu­cho y por no ha­ber ha­bla­do y no ha­ber­se or­ga­ni­za­do me­jor, ven có­mo su es­ta­bi­li­dad y su fu­tu­ro es­tán en pe­li­gro”. Es­ta pre­ven­ción de­be­ría pa­sar por cua­tro pun­tos:

1. Evi­tar la cri­sis: hay que ha­cer un re­par­to equi­ta­ti­vo y ra­cio­nal del cui­da­do de los ni­ños y de la res­pon­sa­bi­li­dad en torno a ellos. Si siem­pre se le­van­ta uno cuan­do el ni­ño duer­me mal, si siem­pre uno po­ne la­va­do­ras y tien­de y re­co­ge la ro­pa, si siem­pre uno le cam­bia ca­da vez que se man­cha... El can­san­cio y la de­sidia pue­den apa­re­cer. Y eso es la an­tí­te­sis de las ga­nas de po­der que­rer ha­cer al­go jun­tos y en pa­re­ja. 2. Te­ner tiem­po pa­ra la pa­re­ja: “Es­ta es una de las cla­ves prin­ci­pa­les”, en­fa­ti­za el psi­có­lo­go. Hay que en­con­trar tiem­po pa­ra com­par­tir, sa­lir a ce­nar, a pa­sear, te­ner un plan dis­ten­di­do… bus­car mo­men­tos a lo lar­go del día, aun­que sea es­tar un ra­to jun­tos cuan­do los ni­ños se ha­yan dor­mi­do. 3. Que la co­mu­ni­ca­ción no gi­re en torno a los ni­ños: es fun­da­men­tal que ha­ya un ra­to pa­ra con­ver­sar so­bre te­mas que no ten­gan que ver con la crian­za, el desa­rro­llo, los hi­tos o pro­ble­mas de los ni­ños. “El mun­do de la

vi­da adul­ta nos tie­ne que pa­re­cer apa­sio­nan­te, co­mo ocu­rría an­tes”.

4. No de­jar­se a ni­vel per­so­nal: “Te­ne­mos que in­ten­tar sen­tir­nos atrac­ti­vos, te­ner al­ta la au­to­es­ti­ma, una vi­da sa­na, prac­ti­car al­gún de­por­te o ac­ti­vi­da­des que nos re­la­jen”, apun­ta. “Hay que po­der ha­cer pla­nes con el otro pe­ro tam­bién sen­tir­se bien con uno mis­mo, que es fun­da­men­tal”.

¿Có­mo so­lu­cio­nar­la?

Mu­chas ve­ces, la pa­re­ja se da cuen­ta de que ya es­tá in­mer­sa en una cri­sis y no sa­be có­mo po­ner­le so­lu­ción. A ve­ces pien­sa que la úni­ca sa­li­da es la se­pa­ra­ción, pe­ro hay mu­cho tra­ba­jo pre­vio que se pue­de ha­cer si de ver­dad se quie­re tra­ba­jar por el fu­tu­ro de la pa­re­ja. Es­tas son las cla­ves más im­por­tan­tes:

1. Te­ra­pia de pa­re­ja: si la pa­re­ja es­tá muy de­te­rio­ra­da, si se sien­te des­ena­mo­ra­da, si no creen que ha­ya sa­li­da ni acuer­do po­si­ble pe­ro tie­nen ga­nas de lu­char por ellos, la te­ra­pia de pa­re­ja es una bue­na op­ción... Hay que de­jar­se acon­se­jar. Ade­más, se­guir al­gu­nas pau­tas pue­de ser una pri­me­ra so­lu­ción pa­ra po­ner re­me­dio a la cri­sis. 2. Au­men­tar el tiem­po y las ac­ti­vi­da­des gra­ti­fi­can­tes en pa­re­ja: si la vi­da gi­ra en torno a la crian­za de los hi­jos hay pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción en torno a esa crian­za o di­fe­ren­cias en có­mo edu­car a los hi­jos, esos pro­ble­mas se ex­tien­den a to­da la re­la­ción.

3. Re­sol­ver con­flic­tos: uno de los gran­des pro­ble­mas de las pa­re­jas en cri­sis es su in­ca­pa­ci­dad pa­ra co­mu­ni­car­se lo que lle­va im­plí­ci­to una in­ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes en co­mún, apren­der a ce­der, ser em­pá­ti­cos con la otra par­te, et­cé­te­ra. Bus­car gra­ti­fi­ca­cio­nes y un acuer­do co­mún es la cla­ve pa­ra lo­grar so­lu­cio­nar los pro­ble­mas que se va­yan pre­sen­tan­do en la vi­da en co­mún co­mo pa­re­ja y co­mo pa­dres.. 4. Apren­der a ce­der, ne­go­ciar, ha­blar, co­mu­ni­car­se: por­que la pa­re­ja no es co­sa de uno, si los dos quie­ren sal­var la cri­sis, los dos tie­nen que tra­ba­jar por el fu­tu­ro de la pa­re­ja y po­ner­se ma­nos a la obra. La cri­sis no se so­lu­cio­na­rá so­lo con el tra­ba­jo de uno de los dos. Es fun­da­men­tal es­tar dis­pues­tos a ce­der por el otro y vol­ver a en­con­trar el ca­mino que se em­pren­dió en co­mún con la mis­ma ilu­sión y con­ven­ci­mien­to de an­tes.

Es fun­da­men­tal pa­sar más tiem­po so­los y que las con­ver­sa­cio­nes no gi­ren só­lo en torno a los hi­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.