En­tre­vis­ta

Ha­bla­mos con Ja­vier Urra, psi­có­lo­go y pri­mer De­fen­sor del Me­nor en Es­pa­ña, so­bre có­mo edu­car a nues­tros hi­jos sin sen­tir­nos cul­pa­bles.

Ser Padres - - Sumario - Por Car­men Es­tra­da

Ha­bla­mos con Ja­vier Urra.

Ja­vier Urra cuen­ta con una lar­ga tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal: doc­tor en Psi­co­lo­gía y Cien­cias de la Sa­lud, pe­da­go­go, te­ra­peu­ta y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, pri­mer De­fen­sor del Me­nor en Es­pa­ña y pre­si­den­te de la Red Eu­ro­pea de De­fen­so­res del Me­nor. Ac­tual­men­te, pre­si­de la co­mi­sión rec­to­ra del pro­gra­ma RE­CU­RRA GINSO, pa­ra pa­dres e hi­jos en con­flic­to, y pre­si­de la So­cie­dad Es­pa­ño­la pa­ra el Es­tu­dio de la Vio­len­cia Fi­lio Pa­ren­tal.

En tu li­bro Dé­ja­le cre­cer co­men­tas que ca­da día ha­bría que po­ner a los ni­ños una di­fi­cul­tad, ¿a qué te re­fie­res?

Yo creo que los ni­ños tie­nen un desa­rro­llo evo­lu­ti­vo des­de que son be­bés y les de­ci­mos co­sas co­mo “no se pue­de to­car el en­chu­fe”, eso no quie­re de­cir que no va­ya a to­car­lo, pe­ro tú tie­nes que su­per­vi­sar has­ta que el ni­ño va­ya in­terio­ri­zan­do esa con­duc­ta, has­ta que esa con­duc­ta se va­ya con­vir­tien­do en há­bi­to y lue­go esos há­bi­tos se con­vier­ten en ac­ti­tu­des mo­ra­les que sig­ni­fi­can: “no ha­gas una co­sa por­que es­tá mal, no por­que te va­ya a pa­sar al­go a ti”. En­ten­de­mos ya que esa con­duc­ta no es­tá bien. Ti­rar pa­pe­les por la ven­ta­na no da­ña pe­ro en­su­cia, y en­ton­ces el ni­ño em­pie­za a en­ten­der lo que es­tá bien, lo que es­tá mal e in­terio­ri­za. Se tra­ta de la teo­ría del desa­rro­llo mo­ral de Law­ren­ce Kohl­berg, un psi­có­lo­go ame­ri­cano que ex­pli­có có­mo des­de ni­ños apren­de­mos los va­lo­res éti­cos de la so­cie­dad, y nos adap­ta­mos a ellos. Es­te desa­rro­llo es lo que nos ha­ce a los se­res hu­ma­nos éti­cos, mo­ra­les, más allá de lo que te per­mi­ta o no la ley. Tam­bién hay que ob­ser­var si el ni­ño se com­por­ta igual so­lo o en com­pa­ñía. Al ni­ño hay que ha­cer­le par­tí­ci­pe de las la­bo­res de ca­sa, pa­ra que sien­ta que es par­tí­ci­pe de la fa­mi­lia. Cuan­do a un ni­ño se le di­ce “da­le un be­so al abue­li­to” y él res­pon­de que no quie­re, hay que de­jar­le cla­ro que no se tra­ta de que quie­ra o no, sino de que es una mues­tra de ca­ri­ño por to­do lo que su abue­lo ha­ce por él y que la úni­ca ma­ne­ra que tie­ne de agra­de­cér­se­lo es con un be­so. Hay que ex­pli­car­le que tie­ne to­do el de­re­cho de dar un be­so a su abue­lo, no el de­ber, de es­ta ma­ne­ra el ni­ño se sen­ti­rá par­tí­ci­pe, útil, por­que al fi­nal cuan­do un ni­ño se au­to­do­mi­na em­pie­za a sen­tir que es li­bre y res­pon­sa­ble. En nues­tro cen­tro Re­cu­rra-Ginso, don­de aten­de­mos a jó­ve­nes con­flic­ti­vos, los chi­cos lle­gan con una ac­ti­tud pa­si­va, siem­pre ago­ta­da, pe­ro no­so­tros les ani­ma­mos a que par­ti­ci­pen, ha­gan de­por­te…, y los cha­va­les em­pie­zan a sen­tir­se me­jor. Ven que jue­gan, que los ami­gos les apo­yan… Em­pie­zan a en­con­trar­se me­jor con­si­go mis­mo y su ac­ti­tud con los de­más es, por tan­to, tam­bién me­jor. Se na­ce co­mo es­pe­cie hu­ma­na pe­ro se ha­ce per­so­na des­de la edu­ca­ción, no hay otra fór­mu­la. Y en ese ha­cer­se per­so­na hay que par­tir del cri­te­rio de que el yo es el tú.

Pa­ra unos pa­dres, ¿edu­car es más di­fí­cil o más can­sa­do?

Los pa­dres hoy en día es­tán ago­ta­dos, por­que lle­va­mos una vi­da en la que que­re­mos ha­cer­lo to­do: ir al tea­tro, ver la te­le, sa­lir con los

ami­gos, ver a los pa­dres, via­jar... Y el tiem­po en la vi­da da lo que da. No te tie­nes que leer to­dos lo li­bros que te di­gan que es­tán bien, no es po­si­ble. No te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de ver lo que es prio­ri­ta­rio y en­ton­ces se lle­ga muy ago­ta­do. Cla­ro, sa­le a ve­ces lo peor de uno cuan­do lle­ga ago­ta­do. Pe­ro nos te­ne­mos que se­re­nar. Pen­sar, “es­tos ra­tos que es­toy con mis hi­jos los voy a dis­fru­tar”. Cla­ro que ha­brá mo­men­tos de con­flic­to, ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes, pe­ro se es pa­dre to­do el día, por­que los chi­cos ven mu­cho dón­de es­tá la grie­ta y la di­fi­cul­tad. Los chi­cos que más su­fren son los que tie­nen unos pa­dres que son in­cons­tan­tes, es de­cir, que si un día lle­gan can­sa­dos no les ri­ñen por­que no tie­nen fuer­zas, pe­ro si al día si­guien­te tie­nen fuer­zas en­ton­ces les ri­ñen. Ese chi­co no ten­drá en­ton­ces mu­cho cri­te­rio por­que an­te una mis­ma con­duc­ta sus pa­dres reac­cio­nan de dos for­mas dis­tin­tas. Y lue­go exis­te un gru­po de pa­dres que di­rec­ta­men­te no sa­ben có­mo edu­car a sus hi­jos, no se tra­ta de que es­tén o no can­sa­dos, sino de que no sa­ben co­mo ha­cer­lo. Hay pa­dres que no tie­ne los cri­te­rios de­fi­ni­dos de la edu­ca­ción. No co­no­cen as­pec­tos tan esen­cia­les co­mo la co­mu­ni­ca­ción, el len­gua­je, la in­ter­re­la­ción, las nor­mas, la re­la­ción con los otros, con tus pa­dres, con los ami­gos, con otras fuen­tes de au­to­ri­dad co­mo son los pro­fe­so­res. A al­gu­nos pa­dres hay que dar­les unas re­ce­tas por­que ellos las des­co­no­cen. Una vez que co­no­ces la re­ce­ta la en­ri­que­ces y le das tu ca­riz, más re­li­gio­so, más de na­tu­ra­le­za... Pe­ro hay co­sas esen­cia­les que hay que sa­ber.

■¿Có­mo de­fi­ni­rías la re­la­ción en­tre un pa­dre y un hi­jo? ¿Co­mo la de un buen je­fe a sus em­plea­dos?

Po­dría ser, es­tá bien de­fi­ni­do. Es al­guien que li­de­ra. Los pa­dres li­de­ra­mos, los pa­dres te­ne­mos cri­te­rios de lo que hay que ha­cer, sa­be­mos cuá­les son nues­tros gas­tos y nues­tros in­gre­sos y lo que de­be­mos an­te­po­ner, co­no­ce­mos las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de ca­da uno de nues­tros hi­jos… To­do es­to son cri­te­rios bá­si­cos. Des­pués exis­ten otros te­mas de ocio que po­de­mos co­mu­ni­car y pe­dir la opi­nión de nues­tros hi­jos co­mo: “¿es­tas na­vi­da­des pre­fe­rís que­da­ros en ca­sa o ir al pue­blo?”. Sin im­po­ner pe­ro te­nien­do cri­te­rio. Si tie­nes un ni­ño de 13 años que no quie­re ir al pue­blo por­que to­dos sus ami­gos se que­dan en la ciu­dad que vi­ve, hay que ha­cer­le en­ten­der que unos días sí po­déis pa­sar­los en la ciu­dad pe­ro que otros iréis al pue­blo, por­que tú tam­bién quie­res ver a tus pa­dres, y los abue­los tam­bién es­tán desean­do ver a su nie­to. Ade­más, se de­be ha­cer ver al ni­ño que él tam­bién que­rrá ver a sus abue­los por­que es­tos es­tán desean­do ver­le. ¿Ne­go­ciar? Re­la­ti­va­men­te. Al fi­nal yo to­mo una de­ci­sión pe­ro le ha­go par­tí­ci­pe de que pien­se por qué se ha­cen las co­sas. En la edu­ca­ción es muy im­por­tan­te que el otro sea cons­cien­te de que real­men­te le es­tás no so­lo es­cu­chan­do sino en-

Hay pa­dres que no sa­ben edu­car a sus hi­jos por­que no tie­nen de­fi­ni­dos los cri­te­rios de la edu­ca­ción

ten­dien­do. Otra co­sa es que lue­go no com­par­tas su opi­nión. Si un pa­dre me di­ce: “mi­ra co­mo vis­te mi hi­ja, si pa­re­ce una zo­rra”, yo no pue­do dar­le la ra­zón, y me­nos de­lan­te de la ni­ña. Le ten­dré que pre­gun­tar: ¿pe­ro es­te es real­men­te el pro­ble­ma?, ¿por qué vie­ne us­ted aquí? No em­pe­ce­mos con un in­sul­to, son una fal­ta de res­pe­to.

■¿Qué ti­po de ma­los há­bi­tos ha­ce­mos a dia­rio?

Ha­blar mal de la gen­te: del je­fe, de la ve­ci­na, de la sue­gra. Tam­bién per­der a ve­ces los pa­pe­les de­lan­te de ellos o be­ber en su pre­sen­cia. De­cir “no voy a pa­gar a Ha­cien­da to­do lo que ten­go que pa­gar”. Los ni­ños se edu­can pri­me­ro por el ejem­plo, por lo que ven. To­do el mun­do pue­de te­ner días ma­los pe­ro no que una ma­la con­duc­ta nues­tra sea lo ha­bi­tual. Ni soy su­per­wo­man ni su­per­man, pe­ro hay que ha­cer ver a los ni­ños que ten­go unos de­re­chos co­mo pa­re­ja, co­mo ma­dre, y que res­pe­to los de­re­chos de los de­más, pe­ro tam­bién tie­nen que res­pe­tar los míos. Los ni­ños de­ben en­ten­der que sus pa­dres no siem­pre van a te­ner una va­ri­ta má­gi­ca pa­ra arre­glar to­dos sus pro­ble­mas. Por ejem­plo, hay ni­ños que tie­ne mu­chí­si­mos pro­ble­mas en el ho­gar pe­ro no tie­nen nin­gún pro­ble­ma en la es­cue­la o en el equi­po de ba­lon­ces­to. Si el en­tre­na­dor y los pro­fe­so­res te di­cen que es un chi­co mag­ní­fi­co y en ca­sa es to­do lo con­tra­rio, es­tá cla­ro que el pro­ble­ma no lo arras­tra el ni­ño sino que al­go pa­sa en nues­tro ho­gar.

■¿Qué opi­nas de la ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res?

Si el ni­ño tie­ne una de­ter­mi­na­da ap­ti­tud o le gus­ta mu­cho una ac­ti­vi­dad hay que in­cen­ti­vár­se­la si nos lo po­de­mos per­mi­tir eco­nó­mi­ca­men­te. En cuan­to al pa­dre que se sien­te or­gu­llo­so de sus hi­jos y pre­su­me de lo que ha­cen tam­po­co es­tá mal pe­ro sin alar­dear de­ma­sia­do. Yo mu­chas ve­ces les pre­gun­to a los chi­cos: “¿tú cuan- do seas pa­dre, qué cam­bia­rás de la edu­ca­ción que te die­ron a ti?” Cuan­do les obli­gas a po­ner­se en el lu­gar del otro se que­dan en shock por­que se dan cuen­ta de que no es tan sen­ci­llo edu­car.

■¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que los pa­dres no po­nen lí­mi­tes?

El mie­do al re­cha­zo de los ni­ños, a las ra­bie­tas, al qué di­rán, al des­en­cuen­tro… Edu­car con­lle­va tam­bién asu­mir ries­gos, no clau­di­car, no ser du­bi­ta­ti­vos, no de­jar­se chan­ta­jear.

¿Por qué te­ne­mos tan­to mie­do a trau­ma­ti­zar al ni­ño?

A los ni­ños hay que san­cio­nar­los cuan­do lo me­re­cen, sin mie­do a que se trau­men. Lo ha­rá tam­bién el pro­fe­sor, un ár­bi­tro, su ver­da­de­ro ami­go que le di­rá a la ca­ra lo que es inacep­ta­ble, y se lo di­rá por­que le quie­re, por­que el tiem­po de la ti­ra­nía y la es­cla­vi­tud aca­ba­ron. La vi­da sí te trau­ma, por pér­di­das, por he­chos la­men­ta­bles, y uno apren­de a con­vi­vir con sus mie­dos, con sus som­bras den­tro de su vul­ne­ra­bi­li­dad, pe­ro con rec­ti­tud, sa­bien­do lo que es­tá bien y lo que es­tá mal, y ci­ñén­do­se a su desa­rro­llo mo­ral.

■¿Cuál es uno de los ma­yo­res erro­res de los pa­dres hoy en día?

Ex­ce­der­se en la to­le­ran­cia. Ac­tual­men­te, los pa­dres no tie­nen re­fe­ren­tes de au­to­ri­dad con­te­ne­do­res, cohe­ren­tes y fun­cio­na­les, es­tán des­con­cer­ta­dos. Los ado­les­cen­tes no tie­nen mo­de­los pa­ra la cons­truc­ción de su pro­yec­to vi­tal. Los pa­dres han de for­mar equi­po. Si uno de ellos se alía con los hi­jos y des­au­to­ri­za al otro sur­gen se­ve­ros con­flic­tos. El ni­ño ti­rano apren­de a ser­lo, y dis­fru­ta ejer­cien­do ese pa­pel es­cla­vi­za­dor. Pre­ci­sa­mos de au­to­ri­dad en po­si­ti­vo, es de­cir, de ob­je­ti­vos cla­ros, de en­se­ñar as­pec­tos con­cre­tos, de dar tiem­po pa­ra el apren­di­za­je, de va­lo­rar los in­ten­tos y los es­fuer­zos, de dar ejem­plo, de con­fiar, de huir de los dis­cur­sos y de ac­tuar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.