Con­se­jos

A al­gu­nos ni­ños les cues­ta con­ci­liar el sue­ño y ne­ce­si­tan una ayu­di­ta ex­ter­na pa­ra pa­sar el tran­ce. Si tu hi­jo es de los que tar­da, pue­des uti­li­zar al­gu­nos de es­tos tru­cos, una com­bi­na­ción de ellos o, en ca­sos ex­tre­mos, los cin­co jun­tos.

Ser Padres - - Sumario - Por Ale­xia Gar­cía

5 cla­ves pa­ra que duer­ma bien.

Mie­do, in­se­gu­ri­dad, an­gus­tia o, sen­ci­lla­men­te, ape­go y ne­ce­si­dad de dor­mir­se con pa­pá y ma­má y no so­lo en su cuar­to... Lo cier­to es que pue­de ha­ber mu­chas cau­sas de­trás de la di­fi­cul­tad de un ni­ño de dor­mir­se en su cu­na y a la pri­me­ra. Nor­mal­men­te, lo que ne­ce­si­tan es sen­tir ca­ri­ño y se­gu­ri­dad, y si­guien­do al­gu­nas pe­que­ñas pau­tas lo con­si­guen (con­se­gui­réis). No de­ses­pe­réis, se­guid vues­tro ins­tin­to y ayu­dad­le con pa­cien­cia y trans­mi­tién­do­le con­fian­za. Es cues­tión de tiem­po.

El chu­pe­te

Es el rey de los se­dan­tes. En oca­sio­nes bas­ta con po­nér­se­lo pa­ra que el pe­que­ño cie­rre los ojos ip­so fac­to y cai­ga ren­di­do. Pe­ro tie­ne un pro­ble­ma: si el ni­ño só­lo sa­be dor­mir con chu­pe­te, cuan­do se des­pier­te por la no­che y no lo ten­ga pues­to llo­ra­rá has­ta que va­ya­mos a po­nér­se­lo de nue­vo o has­ta que apren­da a bus­car­lo él so­li­to (es­to úl­ti­mo es lo ideal).

Una lam­pa­ri­ta con luz sua­ve

Pue­de ser la so­lu­ción a su di­fi­cul­tad pa­ra al­can­zar el sue­ño. Las hay de to­do ti­po: pe­que­ñí­si­mas, con for­mas gra­cio­sas, con lu­ces de di­fe­ren­tes co­lo­res, que pro­yec­tan imá­ge­nes en el te­cho... Te­ner una luz cer­ca de su cu­na tran­qui­li­za a mu­chos ni­ños.

Ri­tua­les

En la ma­yo­ría de los ca­sos, la ru­ti­na y la re­pe­ti­ción to­dos los días de los mis­mos ri­tua­les, es el me­jor som­ní­fe­ro pa­ra un ni­ño. Si to­dos los días hay ba­ño, des­pués ce­na, bi­be, la­va­do de dien­tes (si ya los tie­ne), cuen­ti­to de bue­nas no­ches, be­si­to de pa­pá y ma­má, et­cé­te­ra, le cos­ta­rá mu­cho me­nos dor­mir­se. Es co­mo si es­tu­vié­ra­mos pro­gra­man­do su cuer­pe­ci­to pa­ra con­ci­liar el sue­ño.

Mú­si­ca o un cuen­to ha­bla­do

Sue­le ador­me­cer­le de­jar so­nan­do un CD con una mú­si­ca tran­qui­la o un cuen­to ha­bla­do (cuan­do el ni­ño es más ma­yor).

Un ob­je­to de con­sue­lo

Pue­de ser al­gún pe­lu­che, pa­ñue­lo o man­ti­ta sua­ve al que se pue­da aga­rrar, abra­zar o, sim­ple­men­te, te­ner cer­ca. Si tie­ne un mu­ñe­co fa­vo­ri­to al la­do, no se ve­rá so­lo en la in­men­si­dad de la cu­na y, por en­de, se sen­ti­rá se­gu­ro y tran­qui­lo. Hay ve­ces que pue­de ser bueno de­jar un ob­je­to cer­ca con el olor de ma­má: un pa­ñue­lo con una go­ti­ta de per­fu­me, un jer­sey... Tie­ne el mis­mo efec­to que el ob­je­to de con­sue­lo: le da se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.