Pla­ce­res com­par­ti­dos.

¿Hi­gie­ne y be­lle­za con tu be­bé? Sí, es po­si­ble y muy re­co­men­da­ble no só­lo pa­ra se­guir cui­dan­do de ti tras el par­to sino pa­ra com­par­tir mo­men­tos de re­lax, mi­mos y jue­gos con tu hi­jo.

Ser Padres - - Tu Embarazo - Por Ge­ma Boi­za

Quién di­jo que te­ner un hi­jo era si­nó­ni­mo de res­trin­gir los mo­men­tos de­di­ca­dos a tu be­lle­za? ¿O que un be­bé ha­cía di­fí­cil mi­mar­te co­mo lo ha­cías an­tes de ser ma­dre? Na­da de eso. El na­ci­mien­to de tu pe­que­ño pue­de in­clu­so ayu­dar­te a mi­mar tu cuer­po con más re­gu­la­ri­dad si mien­tras cui­das de ti tam­bién cui­das del pe­que­ño.

¿Te es­tás pre­gun­tan­do có­mo?

Pues com­par­tien­do con tu hi­jo los mo­men­tos de hi­gie­ne y be­lle­za y usan­do am­bos los mis­mos pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca: ja­bo­nes, acei­tes, cre­mas o co­lo­nias que los dos po­dáis usar a dia­rio. Si lo ha­ces te da­rás cuen­ta de que com­par­tir ne­ce­ser no só­lo te aho­rra­rá un es­pa­cio muy útil en las es­tan­te­rías del ba­ño sino tam­bién di­ne­ro. Eso sí, a la ho­ra de ele­gir esos pro­duc­tos ten­drás que guiar­te por aqué­llos que al pe­que­ño le ven­gan bien. De to­do lo que hay dis­po­ni­ble en el mer­ca­do ten­drás que apos­tar por ja­bo­nes neu­tros y cre­mas y acei­tes sua­ves y de­li­ca­dos pa­ra pro­te­ger e hi­dra­tar tan­to tu piel co­mo la su­ya, con in­gre­dien­tes co­mo el sal­va­do de tri­go, la ca­lén­du­la, el acei­te de oli­va o la jo­jo­ba en lu­gar de quí­mi­cos.

Una vez he­cha la elec­ción con­cén­tra­te en ma­sa­jear­te y ma­sa­jear­le y en el víncu­lo que es­ta­rás crean­do con él en un mo­men­to de pleno re­lax y dis­fru­te pa­ra am­bos. Un mo­men­to que tam­bién po­drás vi­vir en la mon­ta­ña, aho­ra que es épo­ca de es­quí, o en la pla­ya con las cre­mas so­la­res. ¡Re­cuer­da que an­tes de los seis me­ses no hay que echar nin­gún ti­po de cre­ma so­lar a los be­bés! Des­pués

de su pri­mer se­mes­tre de vi­da guía­te por las re­co­men­da­cio­nes de tu pe­dia­tra quien eva­lua­rá qué ti­po de piel tie­ne tu pe­que­ño y es­ta­ble­ce­rá qué ti­po de pro­tec­tor le de­bes apli­car. ¡Cui­da­do! Ese pro­tec­tor pro­ba­ble­men­te no sea su­fi­cien­te pa­ra tu piel y ne­ce­si­téis uno dis­tin­to ca­da uno.

El ba­ño: un mo­men­to de com­pli­ci­dad

Ade­más de com­par­tir pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca, la hi­gie­ne de tu hi­jo tam­bién te po­ne en ban­de­ja de pla­ta la op­ción de vi­vir con él la ex­pe­rien­cia del ba­ño y con­ver­tir­lo no en una ru­ti­na sino en un mo­men­to de re­la­ja­ción y di­ver­sión pa­ra los dos. Pa­ra ello te acon­se­ja­mos que no lle­nes del to­do la ba­ñe­ra. Al con­tra­rio. De­ja que el agua lle­gue más o me­nos a su om­bli­go pa­ra que se sien­ta se­gu­ro, no tra­gue agua en ca­so de que se res­ba­le ha­cia atrás y -¡es­to tam­bién es im­por­tan­te!po­dáis sal­pi­car sin mie­do de po­ner per­di­do el sue­lo del ba­ño.

En me­nos tiem­po del que crees ese mo­men­to se con­ver­ti­rá en una pe­que­ña cla­se de hi­gie­ne per­so­nal. ¿Se te ocu­rre una me­jor for­ma de en­se­ñar­le a cui­dar de su piel y de su lim­pie­za que di­vir­tién­do­se? Pa­ra ayu­dar­le en ese apren­di­za­je pue­des tam­bién me­ter en la ba­ñe­ra al­gún mu­ñe­co con el que pue­da imi­tar los ges­tos que tú ha­ces con él. Así a me­di­da que va­ya cre­cien­do se sen­ti­rá proac­ti­vo y pro­ta­go­nis­ta de un ba­ño múl­ti­ple en el que ca­da uno, tam­bién él, tie­ne su pa­pel. An­tes de sa­lir del ba­ño apro­ve­cha pa­ra cor­tar­le las uñas ya que con el agua se ha­brán re­blan­de­ci­do. ¿Y por qué no pa­ra arre­glar­te las tu­yas? ¿Aca­so no ha­ce el agua el mis­mo efec­to en las de am­bos? ¡Dis­fru­ta del mo­men­to pa­ra im­pro­vi­sar una bue­na ma­ni­cu­ra! Re­cuer­da que pa­ra cor­tar las uñas a los pe­que­ños de­bes usar unas ti­je­ras re­don­dea­das, que las uñas de las ma­nos han de te­ner esa for­ma y las de los pies ser rec­tas y no es­tar nun­ca ex­ce­si­va­men­te cor­tas pa­ra evi­tar que se en­car­nen. Una vez que ter­mi­néis el ba­ño ase­gú­ra­te bien de se­car muy bien to­dos los plie­gues de su piel pa­ra evi­tar irri­ta­cio­nes, co­mo en los co­dos, de­trás de las ro­di­llas, el cue­llo o en­tre las pier­nas. ¡Apli­ca a tu cuer­po exac­ta­men­te es­tas mis­mas re­co­men­da­cio­nes! Ade­más, ten en cuen­ta que la hu­me­dad es ami­ga de las bac­te­rias y los gér­me­nes. Por eso, sé­ca­le tam­bién las ore­jas, pe­ro con una toa­lla y sua­ve­men­te y nun­ca con un bas­ton­ci­llo. Re­cuer­da que la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría re­co­mien­da no ba­ñar al be­bé a dia­rio, por­que la piel sa­na tie­ne sus pro­pios me­ca­nis­mos de au­to­de­fen­sa. Bas­ta­rá con ha­cer­lo dos o tres ve­ces a la se­ma­na. De­ma­sia­da hi­gie­ne pue­de per­ju­di­car al man­to li­pí­di­co pro­tec­tor de la piel y fa­vo­re­cer las aler­gias, ya que afec­ta al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co que es­tá apren­dien­do a de­fen­der­se.

Hi­gie­ne in­fan­til: ¿qué le ten­go que lim­piar?

Con el pe­lo ocu­rre al­go si­mi­lar. Cuan­do son pe­que­ños no ha­ce fal­ta usar cham­púes. Cuan­do el ni­ño sea más ma­yor lo ideal es que uses uno con pH neu­tro y en can­ti­da­des muy pe­que­ñas y le la­ves el pe­lo un día sí y un día no, sal­vo en la épo­ca de pio­jos, nor­mal­men­te de oc­tu­bre a no­viem­bre, cuan­do ten­drás que ha­cer­lo to­dos los días. Si tu hi­jo tie­ne cos­tra lác­tea (esa des­ca­ma­ción ama­ri­llen­ta en el cue­ro ca­be­llu­do con la que na­cen al­gu­nos be­bés) te acon­se­ja­mos usar un pro­duc­to es­pe­cí­fi­co co­mo un acei­te que fa­ci­li­te el des­pren­di­mien­to de las es­ca­mas.

Su na­riz, por su par­te, lím­pia­la con una es­pon­ja y si es­tá muy su­cia con sue­ro sa­lino (es su­fi­cien­te con uno o dos mi­li­li­tros en ca­da fo­sa na­sal). La bo­ca em­pie­za a lim­piár­se­la cuan­do apa­rez­can sus pri­me­ros dien­tes, pe­ro con una ga­si­ta. El ce­pi­lla­do lo de­ja­re­mos pa­ra cuan­do sea más ma­yor y ten­ga­mos otra oca­sión de com­par­tir hi­gie­ne con él co­lo­cán­do­nos fren­te a un es­pe­jo pa­ra ha­cer jun­tos ese ce­pi­lla­do den­tal.

No te ol­vi­des de los ojos pa­ra pre­ve­nir pro­ble­mas co­mo la con­jun­ti­vi­tis, los or­zue­los o la obs­truc­ción en el la­gri­mal. Si ves que con el agua no bas­ta usa sue­ro fi­sio­ló­gi­co.

La Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría re­co­mien­da no ba­ñar al be­bé a dia­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.