Res­pe­to a las ne­ce­si­da­des bá­si­cas

Ser Padres - - Parto -

Es im­por­tan­te ele­gir el lu­gar de par­to, pe­ro aún más im­por­tan­te es ase­gu­rar­se de que en ese lu­gar po­de­mos en­con­trar cu­bier­tas y res­pe­ta­das nues­tras ne­ce­si­da­des. Una bo­ni­ta ha­bi­ta­ción de par­to, sin la aten­ción ade­cua­da no es su­fi­cien­te. Con­vie­ne in­for­mar­se bien, pre­gun­tar por re­sul­ta­dos, ta­sas de ce­sá­reas, ta­sas de in­duc­cio­nes y par­tos ins­tru­men­ta­les, si se res­pe­ta el acom­pa­ña­mien­to en to­do mo­men­to, etc.

La mu­jer de­be bus­car el lu­gar de par­to en que se en­cuen­tre más a gus­to, en fun­ción de sus de­seos, ex­pec­ta­ti­vas y ne­ce­si­da­des.

No po­de­mos sa­ber an­tes del par­to si nos va a ape­te­cer o no una du­cha ca­lien­te du­ran­te la di­la­ta­ción, pe­ro te­ner­la a mano es bá­si­co. Con­tar con un aseo den­tro de la sa­la de par­to es esen­cial pa­ra cui­dar nues­tro es­pa­cio ín­ti­mo. To­do eso lo pue­de en­con­trar una mu­jer en nues­tro pro­yec­to. Lo que fal­ta­ría en­ton­ces es bus­car tran­qui­li­dad, cal­ma y ele­gir muy bien a la per­so­na acom­pa­ñan­te; al­guien que no le suba la adre­na­li­na y que la apo­ye.

An­ge­la Mü­ller y Mar­ta Pa­rra Ar­qui­tec­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.