Sa­ber más

Si un ni­ño, a par­tir de los 5 años, se ha­ce pis en la ca­ma una vez al mes se­gu­ra­men­te pa­dez­ca enure­sis. Tra­tar­la en­se­gui­da es esen­cial pa­ra evi­tar trau­mas.

Ser Padres - - Tu Hijo - Por Ale­jan­dra Mo­nas­te­rio

¡Pis en la ca­ma!

La enure­sis noc­tur­na es la emi­sión de ori­na du­ran­te el sue­ño, sin des­per­tar, en ni­ños de más de 5 años. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal de Con­ti­nen­cia de los Ni­ños pue­de afec­tar a cual­quier ni­ño in­dis­tin­ta­men­te de su ra­za o gé­ne­ro y só­lo se pue­de con­si­de­rar enuré­ti­co a aquel que tie­ne di­fi­cul­ta­des en el con­trol mic­cio­nal noc­turno al me­nos una vez al mes.

Pa­ra los ni­ños de en­tre 8 y 16 que la pa­de­cen es el ter­cer acon­te­ci­mien­to más trau­má­ti­co de su in­fan­cia só­lo por de­trás del di­vor­cio de sus pa­dres y de las pe­leas fa­mi­lia­res.

In­ci­den­cia y cau­sas

Se tra­ta de tras­torno fre­cuen­te, con una in­ci­den­cia apro­xi­ma­da del 16 % en los ni­ños de 5 años y del 10 % en los de 6, aun­que los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos coin­ci­den en que es­tá in­fra diag­nos­ti­ca­da e in­fra tra­ta­da, por lo que la in­ci­den­cia se su­po­ne ma­yor, y no re­ci­be el ma­ne­jo y tra­ta­mien­to ade­cua­dos. Los ma­yo­res de 14 años, son pro­ba- ble­men­te el gru­po que más lo su­fre por las im­pli­ca­cio­nes so­cia­les que el tras­torno tie­ne pa­ra un ado­les­cen­te.

El 90% de los ca­sos de enure­sis se de­ben a cau­sas fi­sio­ló­gi­cas que pue­de ser ma­du­ra­ción de la ve­ji­ga, pro­duc­ción de ori­na noc­tur­na su­pe­rior a la nor­mal, etc., el 10% res­tan­te pue­de de­ber­se a un acon­te­ci­mien­to inusual en la vi­da del ni­ño o en su es­truc­tu­ra fa­mi­liar co­mo el na­ci­mien­to de un her­mano, la se­pa­ra­ción de los pa­dres, etc.

Los pa­dres le qui­tan hie­rro

“Mo­jar la ca­ma por las no­ches es vis­to por gran par­te de los pa­dres co­mo un pro­ble­ma sin im­por­tan­cia que pa­sa­rá con la edad; es­to ha­ce que no con­sul­ten al pe­dia­tra es­pe­cí­fi­ca­men­te y no pre­gun­ten, pu­dien­do pa­sar des­aper­ci­bi­do has­ta eda­des muy tar­días y cons­ti­tu­yen­do un pro­ble­ma de sa­lud im­por­tan­te pa­ra ni­ños y ado­les­cen­tes”, con­si­de­ra el Dr. Juan Car­los Ruíz de la Ro­ja, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Uro­ló­gi­co Ma­dri­le­ño y je­fe de Ser­vi­cio Uro­lo­gía del Hos­pi­tal San­ta Cris­ti­na de Ma­drid.

Si no se tra­ta bien...

Mo­jar la ca­ma por las no­ches tie­ne con­se­cuen­cias en la vi­da es­co­lar, per­so­nal y el equi­li­brio fa­mi­liar del ni­ño co­mo: ba­ja au­to­es­ti­ma, im­pe­di­men­tos pa­ra desa­rro­llar­se so­cial­men­te -acu­dir a cam­pa­men­tos, co­lo­nias o dor­mir en ca­sa de ami­gos-, fal­ta de mo­ti­va­ción y fra­ca­so es­co­lar, in­te­rrup­ción del sue­ño, ais­la­mien­to, etc. Ade­más su­po­ne una car­ga eco­nó­mi­ca im­por­tan­te pues se es­ti­ma que el la­va­do y se­ca­do de ro­pa, así co­mo el cam­bio de col­chón si es ne­ce­sa­rio su­po­ne al año un gas­to de 1.200 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.