Nue­vas tec­no­lo­gías

En mu­chos co­le­gios han co­men­za­do a prohi­bir los mó­vi­les pa­ra que el re­creo se lle­ne de jue­gos y no de ‘ar­te­fac­tos’. Y es que mu­chos jó­ve­nes ne­ce­si­tan su mó­vil más que co­mer. Y eso es un pro­ble­ma.

Ser Padres - - Tu Hijo - Por Be­lén Es­ter

Evi­ta que se en­gan­chen.

En Es­pa­ña no exis­te re­gu­la­ción al res­pec­to del uso de pan­ta­llas den­tro y fue­ra del au­la, por lo que ca­da co­le­gio lo ges­tio­na se­gún di­ver­sos cri­te­rios. El te­ma, po­lé­mi­co, se pu­so en la agen­da del Go­bierno fran­cés la pa­sa­da pri­ma­ve­ra, tras lo que la Asam­blea Na­cio­nal ga­la de­ci­dió que se prohi­bi­ría, a par­tir de es­te cur­so, la pre­sen­cia en au­las, pa­tios y ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res el uso de te­lé­fo­nos mó­vi­les y otros dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les.

En Adic­ción a las Nue­vas tec­no­lo­gías en ado-

les­cen­tes y jó­ve­nes (Pi­rá­mi­de), se ex­pli­ca de ma­ne­ra pro­fun­da có­mo al igual que las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción (TIC) han re­vo­lu­cio­na­do el es­ti­lo de vi­da de los adul­tos que tra­ba­jan y se re­la­cio­nan de ma­ne­ra dis­tin­ta que en su ju­ven­tud, es­te cam­bio es aún más sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra los na­ti­vos di­gi­ta­les. La for­ma en que ni­ños y ado­les­cen­tes vi­ven aho­ra es os­ten­si­ble­men­te di­fe­ren­te a có­mo era la de sus pa­dres y eso pue­de es­tar pa­sán­do­les fac­tu­ra en su desa­rro­llo.

¿Có­mo se re­la­cio­nan con las TIC?

Ob­ser­var en los me­no­res el tiem­po que em­plean al día fren­te a una pan­ta­lla in­vi­ta a pre­gun­tar­se si su ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se con el co­no­ci­mien­to, el ocio, el mun­do, su fa­mi­lia y sus igua­les es sa­na. Pe­ro, a día de hoy, el adul­to -que tam­bién vi­ve pe­ga­do a su mó­vil- no en­tien­de bien que sus hi­jos pa­sen las ho­ras muer­tas an­te una pan­ta­lla de te­le­vi­sión, un or­de­na­dor o un te­lé­fono mó­vil. Cues­ta com­pren­der que, en lu­gar de es­tar con un ami­go o lla­mar­se por te­lé­fono pa­ra char­lar, se re­la­cio­nen a tra­vés de re­des so­cia­les.

En el ci­ta­do li­bro, sus au­to­res re­ve­lan có­mo las TIC es­tán abrien­do bre­chas di­gi­ta­les en la so­cie­dad, en es­pe­cial en­tre adul­tos y ado­les­cen­tes. Y que si bien la tec­no­lo­gía se ha desa­rro­lla­do “pa­ra fa­ci­li­tar­nos la vi­da, tam­bién pue­de com­pli­cár­nos­la” pues los com­por­ta­mien­tos “co­mo la ob­se­sión por ad­qui­rir la úl­ti­ma no­ve­dad tec­no­ló­gi­ca, el sus­ti­tuir los con­tac­tos per­so­na­les por la co­mu­ni­ca­ción vir­tual o la ne­ce­si­dad de es­tar co­nec­ta­do a In­ter­net de for­ma per­ma­nen­te, han crea­do gran alar­ma so­cial, en par­te agra­va­da por la fal­ta de cri­te­rios de re­fe­ren­cia so­bre lo que es nor­mal y lo que no”. Y en es­te sen­ti­do, los pa­dres tie­nen un pa­pel im­por­tan­te.

Da­tos re­ve­la­do­res

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) se­ña­la que una de ca­da cua­tro per­so­nas su­fre tras­tor­nos de con­duc­ta vin­cu­la­dos con las nue­vas tec­no­lo­gías. Y en Es­pa­ña, se cal­cu­la que en­tre un 6 y un 9 por cien­to de los usua­rios ha­bi­tua­les de In­ter­net po­dría ha­ber desa­rro­lla­do al­gún com­por­ta­mien­to adic­ti­vo.

Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do por el Bos­ton Co­lla­ge en 2012, el 60% de los pa­dres no su­per­vi­sa el uso de la tec­no­lo­gía de sus hi­jos que, en el 75% de los ca­sos, tie­nen ac­ce­so a ellas de for­ma pri­va­da, es de­cir en sus ha­bi­ta­cio­nes o a so­las. El tiem­po, ade­más, que pa­san los ni­ños fren­te a los dis­po­si­ti­vos (en­tre ellos se in­clu­ye, siem­pre, la te­le­vi­sión) es ca­da vez ma­yor. Se­gún la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría, los ni­ños de 0 a 2 no de­be­rían te­ner nin­gún con­tac­to con dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, los de 3 a 5 años no de­be­rían te­ner ac­ce­so a ellos más de una ho­ra al día y, los de 6 a 18, más de dos. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de es­tu­dios apun­tan que los ni­ños y jó­ve­nes los usan cua­tro ve­ces más del tiem­po re­co­men­da­do.

Las TIC son ex­ce­len­tes por­que me­jo­ran la vi­da de las per­so­nas, les per­mi­ten es­tar co­nec­ta­das con el mun­do, ace­le­ran sus pro­ce­sos de co­no­ci­mien­to y de tra­ba­jo y abren to­do un mun­do

El 75% de los me­no­res tie­nen ac­ce­so a las nue­vas tec­no­lo­gías de ma­ne­ra pri­va­da

de ocio en cons­tan­te trans­for­ma­ción y cre­ci­mien­to. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do ese uso se con­vier­te en no­ci­vo, al­go an­te lo que los más jó­ve­nes son más vul­ne­ra­bles, ya que es­tán en pleno pro­ce­so de for­ma­ción de la per­so­na­li­dad adul­ta. Ade­más, los ado­les­cen­tes de hoy en día no le otor­gan im­por­tan­cia a es­te he­cho por­que el te­rreno vir­tual es pa­ra ellos tan real co­mo el de las re­la­cio­nes pre­sen­cia­les.

Por qué se en­gan­chan

Co­nec­tar­se con el mun­do a tra­vés de los dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les per­mi­te a quien los usa man­te­ner­se pro­te­gi­do de aque­llo que le pro­du­ce in­se­gu­ri­dad: son más ági­les e ima­gi­na­ti­vos en sus con­ver­sa­cio­nes por­que no tie­nen con­tac­to vi­sual con su in­ter­lo­cu­tor, se des­co­nec­tan de aqué­llas re­la­cio­nes que no les in­tere­san, en­tran y sa­len de la vi­da de los de­más con fa­ci­li­dad... Sus re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les son, en de­fi­ni­ti­va, más aco­mo­da­ti­cias en una edad, la ado­les­cen­cia, en que las in­se­gu­ri­da­des au­men­tan.

En otras oca­sio­nes, la cau­sa que es­tá de­trás de las adic­cio­nes es la so­le­dad, no so­lo en los cha­va­les que tie­nen me­nos ami­gos o ma­yor di­fi­cul­tad a la ho­ra de ha­cer­los, sino los que pa­san mu­cho tiem­po so­los en ca­sa o sin nin­gu­na cla­se de su­per­vi­sión.

Mu­chas ve­ces, la fal­ta de tiem­po de los pa­dres -que es­tán tra­ba­jan­do o pa­san­do tiem­po con otros hi­jos-, ha­ce que el cui­da­do de los hi­jos de­pen­da en oca­sio­nes de ter­ce­ras per­so­nas -abue­los o cui­da­do­ras- o un sen­ci­llo des­co­no­ci­mien­to o inocen­cia por par­te de la fa­mi­lia– co­mo creer que to­do lo que po­nen en un ca­nal de te­le­vi­sión in­fan­til es ino­cuo-, pue­de ha­cer que los ni­ños es­tén ha­cien­do un uso ex­ce­si­vo o in­de­bi­do de las TIC. Y hay que po­ner­le freno.

Có­mo evi­tar que se en­gan­chen

“Cuan­do apa­re­ce una adic­ción en la ado­les­cen­cia, el pro­ble­ma sue­le ha­ber­se ges­ta­do an­tes” di­ce Con­sue­lo Mar­tí­nez Va­le­ro, psi­có­lo­ga clí­ni­ca. “Pe­ro pa­ra evi­tar que se en­gan­chen a lo di­gi­tal en un mun­do di­gi­tal, de na­da sir­ve la prohi­bi­ción ra­di­cal por­que pue­den sen­tir­se ais­la­dos y an­he­lar­lo con más ga­nas”, aña­de.

El uso, el con­su­mo y la ma­ne­ra de en­gan­char­se al mó­vil, los vi­deo­jue­gos, las re­des so­cia­les o a in­ter­net, ex­pli­ca la ex­per­ta, “es muy dis­tin­to en ca­da ca­so” pe­ro sí se pue­den es­ta­ble­cer cier­tas pau­tas fa­mi­lia­res pa­ra pro­mo­ver que el uso que ha­cen de ca­da pan­ta­lla sea ra­cio­nal y ló­gi­co den­tro del con­tex­to fa­mi­liar. 1. Ex­pli­car­les có­mo de­ben usar­lo: “Cuan­do les com­pre­mos o les de­mos su pri­mer mó­vil con ac­ce­so a in­ter­net es im­por­tan­te que sea­mos no­so­tros quie­nes les di­ga­mos có­mo lo tie­ne que usar y qué ries­gos hay si dan da­tos per­so­na­les, cuel­gan fo­tos que pue­da ver to­do el mun­do o ha­cen pú­bli­ca su in­ti­mi­dad... Sin ser alar­mis­tas hay que ex­pli­car­les có­mo se usa y qué pro­ble­mas pue­de ha­ber”. 2. Ser un mo­de­lo pa­ra ellos: “No tie­ne sen­ti­do que pi­da­mos a nues­tros hi­jos un uso mo­de­ra­do del mó­vil si nos ven siem­pre con él, si no les aten­de­mos cuan­do nos ha­blan ni les mi­ra­mos a los ojos por­que es­ta­mos a la vez con el what­sapp”, aña­de la ex­per­ta.

3. Mar­car lí­mi­tes: “No ten­ga­mos mie­do a po­ner nues­tras nor­mas: se pue­de usar en de­ter­mi­na­do ho­ra­rio, los vi­deo­jue­gos so­lo en fin de se­ma­na, el mó­vil so­lo por la no­che y nun­ca en la me­sa ni a so­las en la ha­bi­ta­ción, si tie­ne que na­ve­gar por in­ter­net que lo ha­ga en el sa­lón, et­cé­te­ra”.

Si se les ha­bla so­lo de los pe­li­gros de in­ter­net, no apren­de­rán a usar­lo co­rrec­ta­men­te por sí mis­mos

4. Ge­ne­rar una bue­na co­mu­ni­ca­ción: “No tie­ne sen­ti­do que los pa­dres em­pie­cen a ha­blar con sus hi­jos pa­ra pe­dir­les contraseña­s de sus re­des so­cia­les, in­te­rro­gar­les so­bre su uso o ha­blar­les so­lo del pe­li­gro de in­ter­net. Así nun­ca se ani­ma­rán a con­tar­nos al­go ra­ro que les pue­da es­tar pa­san­do en el en­torno di­gi­tal”.

5. Co­no­cer sus contraseña­s y con­tac­tos:

“Es­te te­ma es po­lé­mi­co pe­ro hay que ver bien có­mo ha­cer­lo. La idea no de­be­ría ser que los pa­dres po­da­mos co­ti­llear sus co­sas, sino que se­pan que po­de­mos ac­ce­der a ellas si lo con­si­de­ra­mos ne­ce­sa­rio. Es una me­di­da di­sua­so­ria y de con­fian­za. Lo ideal se­ría que vo­lun­ta­ria­men­te nos la die­ran, que en­tien­dan por qué es im­por­tan­te que las ten­ga­mos. Que­re­mos

sa­ber si es­tán to­man­do de­ci­sio­nes di­gi­ta­les que pue­da aca­rrear­les pro­ble­mas co­mo ame­na­zas, aco­so o abu­so. Si no quie­ren dár­nos­la es por­que se­gu­ra­men­te ten­gan al­go que ocul­tar”.

6. Po­ner­nos al día: “Nues­tros hi­jos sa­ben más de las TIC que no­so­tros y hay que es­tar al día de lo nue­vo, del en­torno, de dón­de se mue­ven y có­mo se ma­ne­jan. El por­cen­ta­je de pa­dres que no sa­ben de qué va es­to es al­tí­si­mo”.

7. Na­ve­gar y ju­gar con ellos: “Com­par­tid un en­torno di­gi­tal así ve­rás qué les gus­ta, dón­de se me­ten, qué fo­tos y vi­deos lai­kean, etc”. 8. Que ha­ya más op­cio­nes de ocio: “Ha­ced pla­nes ‘des­co­nec­ta­dos’: de­por­te, sa­li­das al cam­po, al ci­ne...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.