Tra­tar la cau­sa

Ser Padres - - Aprender A Actuar -

Cuan­do ad­mi­nis­tra­mos un me­di­ca­men­to pa­ra com­ba­tir la cau­sa de la en­fer­me­dad, es­ta­mos dan­do un tra­ta­mien­to “etio­ló­gi­co”, que sue­len ser tra­ta­mien­tos muy efec­ti­vos. Des­gra­cia­da­men­te no to­das las in­fec­cio­nes tie­nen es­te ti­po de tra­ta­mien­to, pe­ro por otro la­do mu­chas de ellas son en­fer­me­da­des po­co im­por­tan­tes que se re­sol­ve­rán de for­ma es­pon­tá­nea, eso sí, tras unos días con un cor­te­jo de sín­to­mas: fie­bre, tos, do­lor, dia­rrea, vó­mi­tos, erup­cio­nes cu­tá­neas etc. Cuan­do que­re­mos ali­viar los sín­to­mas, el tra­ta­mien­to se lla­ma “sin­to­má­ti­co”. Me­jo­ra las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la en­fer­me­dad pe­ro no la cau­sa ni la du­ra­ción. No de­be­mos em­pe­ñar­nos en erra­di­car la fie­bre, en in­ten­tar a to­da cos­ta que el ni­ño vuel­va in­me­dia­ta­men­te a su tem­pe­ra­tu­ra ha­bi­tual. La fie­bre no es gra­ve en sí mis­ma, no pro­vo­ca da­ño ce­re­bral ni des­en­ca­de­na con­vul­sio­nes. Tam­po­co se pue­de ex­tra­po­lar que sea bueno te­ner fie­bre, pe­ro só­lo de­be­mos tra­tar­la en la me­di­da que el ni­ño es­tá in­có­mo­do.

Dra. Isa­bel Ro­me­ro Coor­di­na­do­ra de Pe­dia­tría de HM Hos­pi­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.