“Nun­ca ha exis­ti­do na­die co­mo tú “

Los ni­ños de­ben ir for­jan­do su au­to­es­ti­ma des­de pe­que­ños. Pa­ra eso hay que en­se­ñar­les y edu­car­les en el au­to­rres­pe­to y en el res­pe­to a los de­más. Den­tro de ca­da adul­to in­se­gu­ro hay un ni­ño que no apren­dió la im­por­tan­cia de amar­se.

Ser Padres - - Forjar La Autoestima - Por Car­men Cas­te­lla­nos

La au­to­es­ti­ma es una se­mi­lla que de­be cul­ti­var­se. Álex Ro­vi­ra y Fran­cecs Mi­ra­lles, au­to­res de“Cuen­tos pa­ra que­rer­te me­jor”ex­pli­can en 35 his­to­rias te­ra­péu­ti­cas las cla­ves pa­ra que “los ni­ños in­te­gren la au­to­es­ti­ma en su pro­pia vi­da, co­mo un fa­ro que les per­mi­ti­rá ser per­so­nas se­gu­ras, in­de­pen­dien­tes y res­pe­tuo­sas, con ellas mis­mas y con los de­más -que sa­ben amar por­que han apren­di­do a amar­se”.

Cuen­tos pa­ra que­rer­te me­jor, me­jor no más. ¿Ese es un ma­tiz que que­ríais se­ña­lar?

AR. Tú sa­bes el cuen­to de Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja: pa­ra ver­te me­jor, pa­ra es­cu­char­te me­jor... Ju­ga­mos con esa fra­se, más y me­jor.

FR. Ade­más, pue­des que­rer mu­cho a al­guien y que­rer­le mal. Ne­ce­si­ta­mos pa­dres y ami­gos, no que nos quie­ran mu­cho, sino que nos quie­ran bien, ne­ce­si­ta­mos pa­re­jas y pa­dres y ami­gos que nos quie­ran bien.

¿Creen que aho­ra es más im­por­tan­te in­te­grar la au­to­es­ti­ma en nues­tra vi­da?

AR. Siem­pre lo ha si­do, pe­ro es­pe­cial­men­te aho­ra, por­que, es­to Fran­cecs lo ex­pli­ca muy bien, se­gu­ra­men­te aho­ra se ha­bla mu­cho so­bre la ca­li­dad

La di­fe­ren­cia es un va­lor. Hay que apren­der la im­por­tan­cia de la acep­ta­ción pro­pia

en la re­la­ción con los ni­ños, pe­ro fal­ta tiem­po. Vi­vi­mos en un mun­do en el que es­ta­mos lle­nos de con­tac­tos y de co­ne­xio­nes, pe­ro no de bue­nas re­la­cio­nes. Son ne­ce­sa­rios es­pa­cios de diá­lo­go, de com­par­tir, re­fle­xio­nar jun­tos, por­que la au­to­es­ti­ma se for­ja en un víncu­lo de in­ter­cam­bio y de in­ti­mi­dad cons­tan­te, y de ejem­pla­ri­dad cons­tan­te. Si el ni­ño ve que la ma­dre y el pa­dre no se quie­ren, él no se que­rrá. Si ve que no so­lo no se quie­ren a si mis­mos si no que no res­pe­tan a otros, no sa­brá có­mo amar a los de­más. La au­to­es­ti­ma es una for­ja que re­quie­re tiem­po. Y no pa­sa por dis­cur­sos ha­bla­dos, pa­sa tam­bién por la ob­ser­va­ción, por­que las co­sas no se di­cen, se ha­cen por­que al ha­cer­las se di­cen so­las.

La vi­da ac­tual de los ni­ños ha­ce que es­tén mu­cho tiem­po so­los.

FM. Los ni­ños y los adul­tos se han vuel­to so­li­ta­rios. Te­ne­mos mu­chas co­ne­xio­nes pe­ro muy po­cas re­la­cio­nes y aun me­nos amis­ta­des. Los ni­ños, yo los ob­ser­vo muy a me­nu­do yen­do a es­cue­las y por mi pro­pio hi­jo, tien­den a ais­lar­se, no tie­nen jue­go no di­gi­tal, las co­sas a las que ju­gá­ba­mos no­so­tros cuan­do éra­mos pe­que­ños, han cam­bia­do por co­sas que son to­tal­men­te vir­tua­les. Hay una hip­no­sis de to­dos es­tos con­te­ni­dos, pa­re­ce que es­tás co­nec­ta­do a mu­chas co­sas cuan­do en reali­dad es­tás so­lo y eso ha­ce que se tra­ba­jen me­nos va­lo­res co­mo la so­li­da­ri­dad, la em­pa­tía, la com­pren­sión la com­pli­ci­dad. Los ni­ños de aho­ra es­tán mas fal­tos de es­tos va­lo­res. Ob­via­men­te no han te­ni­do tiem­po de tra­ba­jar con es­tas he­rra­mien­tas.

La fra­se de mu­chos pa­dres “pre­fie­ro de­di­car po­co tiem­po pe­ro de ca­li­dad” es una ex­cu­sa?

AR. Cla­ro, por su­pues­to. “kai­rós” y “cro­nos”, las dos co­sas, el tiem­po tie­ne que ser de ca­li­dad “kai­rós”, y tie­ne que ha­ber can­ti­dad de tiem­po, aun­que sea en si­len­cio, pa­sean­do por el bos­que, ob­ser­van­do co­mo ellos van y vie­nen y mi­ran la ho­ja y los arro­yos. Es es­tar ahí, la pre­sen­cia. Y en esa in­ter­ac­ción sur­gi­rán pa­la­bras, abra­zos, be­sos, sur­gi­rá, a lo me­jor, esa si­tua­ción de mal­tra­to que es­tá vi­vien­do el ni­ño y que no se atre­ve a de­cir. Cuan­do un ni­ño tie­ne una au­to­es­ti­ma fuer­te ex­pre­sa­rá lo que le es­tá pa­san­do. El ni­ño con au­to­es­ti­ma dé­bil pue­de ser ob­je­to fá­cil del abu­so de los de­más. La ca­li­dad nor­mal­men­te na­ce del com­pro­mi­so y el com­pro­mi­so de la con­fian­za, es­ta del res­pe­to y el res­pe­to na­ce de la con­vi­ven­cia de ca­li­dad. Eso re­quie­re crear las cir­cuns­tan­cias , es­to es co­mo un jar­dín: tu no pue­des pre­ten­der que flo­rez­ca una flor ma­ra­vi­llo­sa, un rosal pre­cio­so, si no creas las cir­cuns­tan­cias pa­ra que eso su­ce­da. Si tu tie­nes una re­la­ción con tu hi­jo es­ca­sa nor­mal­men­te con­fun­des la ca­li­dad con el con­sen­ti­mien­to. No es­tás te­nien­do una re­la­ción en la que tú le ha­gas ver que es una per­so­na que tie­ne sus lu­ces y sus som­bras co­mo tú, que lo pro­ble­mas se pue­den arre­glar , ha­blar y me­jo­rar. Y ahí no hay au­to­es­ti­ma por­que no hay es­ti­ma.

¿La di­fe­ren­cia es un va­lor?

AR. To­tal­men­te. Sin de­fe­ren­cia no hay si­ner­gia. FR. Hay un tex­to muy bo­ni­to de Pau Ca­sals, “Eres una ma­ra­vi­lla” que di­ce que den­tro de ca­da ni­ño in­se­gu­ro hay un ni­ño o una ni­ña que no apren­dió la im­por­tan­cia de la au­to­es­ti­ma, de la acep­ta­ción pro­pia y de ofre­cer­se al mun­do co­mo la ma­ra­vi­lla que es, úni­ca e irre­pe­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.