Adap­ta tu ca­sa a su lle­ga­da

Ne­ce­si­tas tan­tas co­sas que no sa­bes por dón­de em­pe­zar. No te preo­cu­pes. Haz­te lis­tas, pi­de co­sas, com­pra de se­gun­da mano... Pe­ro ten­lo to­do lis­to pa­ra cuan­do tu hi­jo lle­gue a su ho­gar.

Ser Padres - - Recién Nacido - Por Ber­ta Alcántara

Se­ma­nas an­tes del na­ci­mien­to de tu hi­jo de­bes te­ner pre­sen­te una se­rie de cam­bios que hay que ha­cer. Lo ideal es lle­var­los a ca­bo an­tes de que te en­cuen­tres de­ma­sia­do can­sa­da a me­di­da que el em­ba­ra­zo avan­za y que im­pli­ques a tu pa­re­ja. Hay mu­chas co­sas que hay que ir de­ci­dien­do y no im­por­ta si eres pri­me­ri­za y crees que no tie­nes ni idea. Cóm­pra­te un cua­derno, haz­te unas cuan­tas lis­tas y ¡a dis­fru­tar! És­te es tam­bién un mo­men­to muy es­pe­cial del em­ba­ra­zo.

Lim­pie­za

La lim­pie­za pro­fun­da de to­da la ca­sa -y no só­lo de su fu­tu­ra ha­bi­ta­ción- es una de las me­jo­res co­sas que pue­des ha­cer. Pa­sar el as­pi­ra­dor y de­sin­fec­tar to­dos los mue­bles es lo ideal. Re­cuer­da, que aun­que pue­des ha­cer­lo tú, y por

mu­chas ga­nas que ten­gas de ha­cer­lo per­so­nal­men­te, no de­bes su­bir­te a nin­gu­na es­ca­le­ra ni manipular pro­duc­tos quí­mi­cos.

És­te es un buen mo­men­to pa­ra lim­piar al­fom­bras y fun­das de so­fás así co­mo de dar­le un buen ba­ño al ani­mal que viva con vo­so­tros. Tam­po­co es­tá de más que la­ves la ro­pi­ta que va­yas com­pran­do con de­ter­gen­tes o pe­lu­chi­tos de­li­ca­dos y es­pe­cí­fi­cos pa­ra re­cién na­ci­dos pa­ra evi­tar po­si­bles reac­cio­nes alér­gi­cas.

Su ha­bi­ta­ción

El re­cién na­ci­do se sien­te más pro­te­gi­do cer­ca de sus pa­dres en un ca­pa­zo o moi­sés, más pe­que­ño y fá­cil de trans­por­tar que la cu­na y no ne­ce­si­ta co­sas pa­ra es­tar tran­qui­lo y fe­liz. Sin em­bar­go, a par­tir de los cin­co o seis me­ses pa­sa­rá ca­da vez más tiem­po en su ha­bi­ta­ción. Se­gu­ra­men­te se­rá allí don­de em­pie­ce a ju­gue­tear con sus ca­cha­rri­tos y a ga­tear, don­de le cam­bia­rás de ro­pa y al­ma­ce­na­rás sus co­sas. Aun­que tar­des unos me­ses en sa­car­le de tu cuar­to, es im­por­tan­te que va­yas pre­pa­ran­do el su­yo. La cu­na sue­le ser el mue­ble en torno al cual gi­re la dis­tri­bu­ción de to­do su cuar­to y és­ta lo ha­rá en fun­ción de dón­de es­té la ven­ta­na y el ar­ma­rio. Es fun­da­men­tal que la pon­gáis en un lu­gar se­gu­ro, le­jos de las cuer­das de cor­ti­nas y es­to­res, de un ra­dia­dor o de una es­tan­te­ría... Aun­que aho­ra no se pon­ga de pie y no se sien­te, pron­to lo ha­rá y a lo me­jor más ade­lan­te no caes en la cuen­ta de esos pe­li­gros.

De en­tra­da, ne­ce­si­tas un ar­ma­rio, un cam­bia­dor, una es­tan­te­ría cer­ca­na pa­ra po­ner las co­sas que ne­ce­si­tes la cam­biar­le de ro­pa o pa­ñal, una al­fom­bra de ac­ti­vi­da­des, con­te­ne­do­res pa­ra al­ma­ce­nar ju­gue­tes y unas bal­das pa­ra te­ner­lo to­do or­de­na­do y fue­ra de su al­can­ce.

Si te ca­be en su ha­bi­ta­ción, de­be­rías te­ner un si­llón có­mo­do con re­po­sa­bra­zos pa­ra po­der es­tar con él cuan­do le des de co­mer (si no hay es­pa­cio en su cuar­to, tra­ta de bus­car­le un si­tio ad hoc en la ca­sa). En los la­te­ra­les del si­llón re­sul­ta útil colgar unas bol­sas de te­la pa­ra guar­dar to­do aque­llo que pue­des ne­ce­si­tar mien­tras ama­man­tas al be­bé, co­mo dis­cos de lac­tan­cia, ga­sas, ba­be­ros...

Ne­ce­si­tas te­ner­lo to­do a mano cuan­do lo ba­ñes y le cam­bies de pa­ñal o ro­pa

El ba­ño: ¡mo­men­ta­zo!

Aun­que la pri­me­ra vez que lo ba­ñes es­ta­rás tú se­gu­ra­men­te más asus­ta­da que él, pron­to des­cu­bri­rás que el ba­ño es uno de los mo­men­tos más bo­ni­tos del día.

Mu­chas fa­mi­lias op­tan por una ba­ñe­ra al­ta si ca­be bien en el cuar­to de ba­ño. Son tan có­mo­das co­mo ca­ras en mu­chos ca­sos y du­ran ape­nas unos po­cos me­ses. Si no, pue­des com­prar una ba­ñe­ri­ta pa­ra me­ter den­tro de tu ba­ñe­ra o du­cha y, de ro­di­llas, co­men­zar el ri­tual, aun­que a mu­chos re­cién na­ci­dos se les ba­ña, los pri­me­ros días, en el la­va­bo.

En reali­dad, pa­ra ba­ñar al be­bé es su­fi­cien­te con agua, un gel de pH neu­tro que po­de­mos usar a dia­rio por­que no es agre­si­vo pa­ra su piel, una es­pon­ja na­tu­ral y la toa­lla pa­ra se­car­lo. Pe­ro si ade­más de los bá­si­cos que­re­mos usar ex­tras, la lis­ta pue­de alar­gar­se con: ter­mó­me­tro pa­ra sa­ber si el agua es­tá en su pun­to, al­fom­bri­lla pa­ra apo­yar las ro­di­llas, ju­gue­tes acuá­ti­cos, acei­te cor­po­ral o le­che hi­dra­tan­te pa­ra dar­le un ma­sa­je des­pués, unas ti­je­ras de uñas por si quie­res apro­ve­char tras el ba­ño pa­ra cor­tár­se­las y una pa­pe­le­ra pa­ra ti­rar los pa­ña­les...

Ase­gu­ra la ca­sa

Aun­que aho­ra no pien­ses en ello por­que el be­bé va a es­tar con­ti­go to­do el ra­to y, si no, es­ta­rá dur­mien­do, a me­di­da que cre­ce, y su cu­rio­si­dad con él, cual­quier mue­ble o elec­tro­do­més­ti­co pue­den con­ver­tir­se en el ju­gue­te per­fec­to a sus ojos. Pue­des apro­ve­char las se­ma­nas pre­vias al par­to pa­ra pre­pa­rar­le un en­torno se­gu­ro. Es acon­se­ja­ble po­ner cie­rres de se­gu­ri­dad en puer­tas y ca­jo­nes y pro­tec­to­res en las es­qui­nas de los mue­bles.

En es­te sen­ti­do, la co­ci­na y el ba­ño son los lu­ga­res más pe­li­gro­sos. Pa­ra evi­tar que pue­da ac­ce­der a pro­duc­tos de lim­pie­za y me­di­ca­men­tos lo me­jor es guar­dar­los en mue­bles al­tos.

En su ha­bi­ta­ción hay que evi­tar te­ner los ju­gue­tes en bol­sas de plás­ti­co pa­ra evi­tar to­do ries­go de as­fi­xia, así co­mo ju­gue­tes con pe­que­ñas pie­zas, cuer­das, en­chu­fes y ca­bles.

Pue­des com­prar es­qui­ne­ras pa­ra pro­te­ger los mue­bles pun­tia­gu­dos -o ha­cer­los tú con go­maes­pu­ma-, ta­par los en­chu­fes que le que­den a su al­tu­ra con ta­pas de plás­ti­co y ase­gu­rar­te de que no pue­da abrir ar­ma­rios, ca­jo­nes o puer­tas que pue­dan ser un pe­li­gro pa­ra él, co­mo la de la te­rra­za.

Si tu ca­sa es de dos pi­sos, no ol­vi­des com­prar

los por­to­nes de se­gu­ri­dad pa­ra que la es­ca­le­ra no se con­vier­ta en un pe­li­gro.

Eli­ge si­lla

Es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta la épo­ca en que va a na­cer el be­bé. Los cu­cos, por ejem­plo, vie­nen muy bien en in­vierno, ya que sus pa­re­des res­guar­dan más al ni­ño y el ai­re no le lle­ga de fren­te. Al­gu­nos mo­de­los se pue­den usar co­mo sis­te­mas de re­ten­ción in­fan­til en el au­to­mó­vil (in­clu­yen un kit de se­gu­ri­dad y es­tán ho­mo­lo­ga­dos pa­ra es­te uso). Al ele­gir­lo hay que com­pro­bar que es se­gu­ro y con­for­ta­ble. El ca­pa­zo o cu­co ha de se­pa­rar­se fá­cil­men­te de la ar­ma­du­ra del co­che e ir pro­vis­to de una ba­se só­li­da y un col­chón. Ten en cuen­ta, que a par­tir de los tres o cua­tro me­ses, el ni­ño ob­ser­va­rá to­do con mu­cha avi­dez y es­ta­rá en­can­ta­do yen­do se­mi­tum­ba­do, por lo que el uso de los cu­cos es bas­tan­te li­mi­ta­do.

Las ces­tas por­ta­be­bés, por su par­te, pue­den re­sul­tar más ade­cua­das pa­ra el buen tiem­po, aun­que to­dos los mo­de­los tie­nen ca­po­ta, sa­co pa­ra in­vierno y plás­ti­co pa­ra la llu­via. Re­sul­tan bas­tan­te prác­ti­cas por­que sir­ven no só­lo pa­ra tras­la­dar al be­bé, sino tam­bién co­mo ha­ma­ca (su ba­se cur­va­da per­mi­te el ba­lan­ceo) y co­mo si­llas del gru­po 0 del au­to­mó­vil. Las ces­tas por­ta­be­bés se pue­den lle­var en el asien­to del co­pi­lo­to. Ade­más, pue­den usar­se des­de el pri­mer día por­que se adap­tan per­fec­ta­men­te al cuer­pe­ci­to del be­bé ya que tie­ne un co­jín re­duc­tor pa­ra los pri­me­ros me­ses.

No ol­vi­des to­mar es­ta de­ci­sión con­for­me, pri­me­ro, a la se­gu­ri­dad y, des­pués, el es­pa­cio que ten­gas en ca­sa, el ta­ma­ño del as­cen­sor, el pe­so de la si­lla y su fa­ci­li­dad en el ma­ne­jo y el cie­rre (igual te ayu­dan tus pa­dres y de­be ser có­mo­da tam­bién pa­ra ellos), que sea fá­cil­men­te la­va­ble y desmontable y que ten­ga una bue­na bol­sa pa­ra lle­var to­das las co­sas que el be­bé ne­ce­si­ta.

Adap­ta el co­che

La se­gu­ri­dad, ya te da­rás cuen­ta, se­rá uno de los te­mas que más os preo­cu­pen en cuan­to naz­ca el be­bé. Pa­ra em­pe­zar por­que ten­dréis que vol­ver del hos­pi­tal a ca­sa tal vez ya en vues­tro pro­pio co­che. En di­cho tras­la­do, tu hi­jo se con­vier­te, an­te to­do, en pa­sa­je­ro. Pa­ra que via­je se­gu­ro es im­pres­cin­di­ble (y obli­ga­to­rio) uti­li­zar una si­lla ho­mo­lo­ga­da del gru­po 0.

Es im­por­tan­te que ten­gas en cuen­ta que la si­lli­ta de pa­seo con to­do lo que ne­ce­si­ta­rás lle­var en ella ini­cial­men­te, ca­be bien en el ma­le­te­ro de tu co­che o en el sue­lo de los asien­tos de atrás, pe­ro nun­ca de pie jun­to a él, ya que de las rue­das pue­den des­pren­der­se pe­lu­sas o pol­vo que po­dría to­car o res­pi­rar.

Ade­más, el bol­si­llo del res­pal­do del asien­to vie­ne muy bien pa­ra lle­var ju­gue­tes, un chu­pe­te, unas toa­lli­tas y lo ne­ce­sa­rio pa­ra cam­biar­le.

Las si­llas de­ben ser có­mo­das y ma­ne­ja­bles, no muy pe­sa­das y con una bue­na bol­sa pa­ra lle­var to­do lo que ne­ce­si­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.