Gra­ni­tos en la piel

Al­gu­nas do­len­cias les pro­du­cen man­chas ro­jas en la piel que nos asus­tan. Por lo ge­ne­ral, no hay que alar­mar­se: sue­len ser be­nig­nas y fá­ci­les de tra­tar. Con es­ta bre­ve guía iden­ti­fi­ca­rás las más co­mu­nes.

Ser Padres - - Dermatología - Por Car­men Oje­da

Se­gún la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, un exan­te­ma no es más que «una erup­ción de la piel, de co­lor ro­jo más o me­nos subido, que des­apa­re­ce mo­men­tá­nea­men­te con la pre­sión del de­do, va acom­pa­ña­da o pre­ce­di­da de calentura, y ter­mi­na por des­ca­ma­ción». Por lo tan­to, den­tro de es­te gru­po de en­fer­me­da­des es­tán las más co­mu­nes en la in­fan­cia, in­clu­yen­do el sa­ram­pión y la ru­béo­la.

Es­tas úl­ti­mas son tan co­mu­nes que cuan­do nos re­fe­ri­mos a en­fer­me­da­des exan­te­má­ti­cas no es de ellas de las que ha­bla­mos. Son otras, co­mo la es­car­la­ti­na, la ro­séo­la o el eri­te­ma in­fec­cio­so o ‘quin­ta en­fer­me­dad’ las más co­no­ci­das en es­te gru­po. Lo que tie­nen en co­mún es que se ca­rac­te­ri­zan por pro­vo­car le­sio­nes en la piel. Lo que las dis­tin­gue pue­de ser el ori­gen, el ti­po de le­sio­nes y el tiem­po de in­cu­ba­ción, en­tre otras co­sas. En la ca­si­lla de pro­nós­ti­co ca­si siem­pre se pue­de mar­car un «bueno».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.