Pa­pá a los 45 ¿in­flu­ye en el be­bé?

Ser Padres - - Salud Prenatal - Por Vicky Ba­nio­kou Un re­cien­te es­tu­dio re­ve­la que la edad avan­za­da del pa­dre pro­vo­ca par­tos pre­ma­tu­ros y ries­go de su­frir con­vul­sio­nes.

La ges­ta­ción ha si­do tra­di­cio­nal­men­te un asun­to fe­me­nino. In­clu­so an­tes del em­ba­ra­zo las mu­je­res son las que tie­nen que es­tar pre­pa­ra­das y en con­di­cio­nes pa­ra que las co­sas se desa­rro­llen con nor­ma­li­dad. La re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Bri­tish Me­di­cal Jour­nal ha pu­bli­ca­do un es­tu­dio que re­vo­lu­cio­na es­te es­te­reo­ti­po. La sa­lud de la ma­dre si­gue in­flu­yen­do en la del be­bé, pe­ro el pa­dre tam­bién tie­ne su par­te en el pro­ce­so. De he­cho, la in­ves­ti­ga­ción vin­cu­la a los be­bés de pa­dres ma­yo­res con una va­rie­dad de ries­gos al na­cer (por ejem­plo: el ba­jo pe­so y las con­vul­sio­nes).

Un de­por­te de equi­po

Ten­de­mos a con­si­de­rar so­lo los fac­to­res ma­ter­nos al eva­luar los ries­gos aso­cia­dos al na­ci­mien­to, pe­ro es­te es­tu­dio mues­tra que te­ner un be­bé sano es un ‘de­por­te de equi­po’, y la edad del pa­dre tam­bién con­tri­bu­ye a la sa­lud del be­bé. Por lo ge­ne­ral, cuan­to ma­yor es la edad de un pa­dre, ma­yor es el ries­go. La po­si­bi­li­dad de com­pli­ca­cio­nes du­ran­te el em­ba­ra­zo o en el par­to es muy al­ta y hay un 28 % de pro­ba­bi­li­da­des de te­ner un hi­jo que re­quie­ra in­gre­sar en la uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos.

Cuá­les son los ries­gos

Es­to se de­be a que los hom­bres de en­tre 36 y 57 años de edad acu­mu­lan mu­chas más al­te­ra­cio­nes en los es­per­ma­to­zoi­des que los más jó­ve­nes. Ade­más, a par­tir de los 40, la ca­li­dad y la can­ti­dad co­mien­zan a re­du­cir­se con­si­de­ra­ble­men­te, lo cual afec­ta a la fer­ti­li­dad mas­cu­li­na. Otra con­clu­sión que se ha sa­ca­do so­bre es­ta fran­ja de edad, es que los hi­jos de pa­dres de 45 años tie­ne un 41 % más de pro­ba­bi­li­da­des de na­cer en un par­to pre­ma­tu­ro, y un 18 % más de ries­go de su­frir con­vul­sio­nes.

Un nue­vo plan de vi­da: ¿sí o no?

Aun así, es­tas ci­fras no son mo­ti­vo pa­ra cam­biar drás­ti­ca­men­te nin­gún plan de vi­da, ya que los ries­gos son “re­la­ti­va­men­te ba­jos”, afir­ma el au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio Mi­chael Ei­sen­berg. Su equi­po tra­ba­jó so­bre 40,5 mi­llo­nes ca­sos de na­ci­mien­tos que pre­sen­ta­ron va­rias com­pli­ca­cio­nes, aun­que mu­chas de es­tas de me­nor im­por­tan­cia, co­mo el ba­jo pe­so o la ne­ce­si­dad de asis­ten­cia de oxí­geno al na­cer. Son pro­ble­mas ha­bi­tua­les que se su­pe­ran rá­pi­do y que no su­po­nen pro­ble­mas en el cre­ci­mien­to del be­bé, si se le atien­de a tiem­po.

Lo im­por­tan­te es em­pe­zar a va­lo­rar tam­bién la fi­gu­ra mas­cu­li­na en la sa­lud del fe­to y des­ta­car que la “ven­ta­ja” que tie­nen los hom­bres fren­te a las mu­je­res en cuan­to a su ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad en el tiem­po de te­ner hi­jos, tam­bién es sus­cep­ti­ble y de­be ser tra­ta­da con aten­ción an­tes de te­ner una fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.