Ser you­tu­ber es al­go muy se­rio

El ca­nal de sus hi­jos, The Crazy Haacks, tie­ne más de 2,6 mi­llo­nes de sus­crip­to­res, los mis­mos que el su­yo pro­pio, Hoy no hay cole. Mó­ni­ca Vi­cen­te es la ma­dre de Ma­teo, Hu­go y Da­nie­la, los you­tu­bers más fa­mo­sos de Es­pa­ña. Al­go que no se to­man a bro­ma.

Ser Padres - - En Primera Persona - Por Be­lén Es­ter

¿Có­mo em­pe­zó to­do?

Yo te­nía una em­pre­sa de even­tos in­fan­ti­les (or­ga­ni­za­ción y de­co­ra­ción de cum­plea­ños, co­mu­nio­nes…) y de­ci­dí em­pe­zar a ven­der va­rios pro­duc­tos de de­co­ra­ción de fies­tas im­pri­mi­bles on­li­ne. Co­mo me ha­cían mu­chas pre­gun­tas so­bre el mon­ta­je y so­bre có­mo pre­pa­rar me­sas de dul­ces, de­ci­dí ha­cer vi­deos ex­pli­ca­ti­vos que em­pe­cé a su­bir a mi ca­nal de Hoy no hay cole. En ese mo­men­to la úni­ca fi­na­li­dad era dar apo­yo a esos pro­duc­tos, pe­ro em­pe­za­ron a te­ner éxi­to y de ahí lle­gó el cre­ci­mien­to. Mis hi­jos vie­ron que mi ca­nal te­nia éxi­to y me pro­pu­sie­ron ha­cer el su­yo.

¿Y có­mo fue el mo­men­to de sen­tar a vues­tros hi­jos y de­cir­les “si que­réis que ha­ga­mos es­to en se­rio hay que to­már­se­lo en se­rio”?

Fue exac­ta­men­te así. Les di­je que su­bir un vi­deo im­pli­ca­ba mu­cho tra­ba­jo de edi­ción, po­si­cio­na­mien­to, etc, y que gra­bar era so­lo una pe­que­ña par­te. Yo es­ta­ba dis­pues­ta a edi­tar o pa­gar edi­to­res si ellos iban en se­rio y no era al­go pa­sa­je­ro o un ca­pri­cho. A pe­sar de que me di­je­ron que sí, yo no es­ta­ba con­ven­ci­da por­que eran y son ni­ños, así que hi­ci­mos unos cuan­tos de prue­ba y cuan­do me de­mos­tra­ron que era al­go de con­ti­nui­dad y que real­men­te que­rían me im­pli­qué en su ca­nal. Has­ta hoy.

Su­pon­go que un re­qui­si­to fue que no des­aten­die­ran sus es­tu­dios...

Por suer­te son bue­ní­si­mos es­tu­dian­tes y lo de gra­bar es al­go apar­te a lo que de­di­can el mis­mo tiem­po que a te­nis, bai­le, tea­tro o ar­te. Por su­pues­to, pri­me­ro los es­tu­dios y los de­be­res, pe­ro si fue­ran mal les qui­ta­ría­mos an­tes otras co­sas (tiem­po pa­ra vi­deo­jue­gos, etc…), ya que lo con­si­de­ra­mos una ac­ti­vi­dad su­per­en­ri­que­ce­do­ra y for­ma­ti­va pa­ra ellos en la que apren­den a ela­bo­rar guio­nes, co­mu­ni­car, ex­pre­sar­se, tra­ba­jar en equi­po, etc. No lo ve­mos, ni lo ven, co­mo un hobby sino co­mo una ex­tra­es­co­lar más y tie­nen que cum­plir con los días de gra­ba­ción, igual que no se pue­den sal­tar una cla­se de te­nis si no es por cau­sa jus­ti­fi­ca­da. Que­re­mos que apren­dan que en la vi­da hay que com­pro­me­ter­se y que las co­sas se con­si­guen con es­fuer­zo y per­se­ve­ran­cia, que na­da lle­ga de ca­sua­li­dad, y que es­tén or­gu­llo­sos de lo que van con­si­guien­do.

Una de las co­sas que más gus­tan de los Crazy Haacks a ni­ños y pa­dres es que son muy na­tu­ra­les. ¿Es di­fí­cil que de­jen de ser ellos mis­mos?

Es di­fí­cil si­mu­lar ser al­guien que no eres. No es­tán ha­cien­do nin­gún pa­pel, son ellos mis­mos. De he­cho cuan­do in­ten­tan ha­cer per­so­na­jes o fin­gir al­go ¡se no­ta! No es lo su­yo y por eso mu­chas ve­ces lo ha­cen a mo­do de pa­ro­dia. ¡No son bue­nos ac­to­res! Es mu­cho mas fá­cil ser tú mis­mo que in­ten­tar apa­ren­tar otra co­sa. Es más creí­ble, na­tu­ral, fá­cil y ver­da­de­ro. Así apren­den a acep­tar­se con sus vir­tu­des y sus de­fec­tos, que no in­ten­tan di­si­mu­lar. La au­to­acep­ta­ción, so­bre to­do en la so­cie­dad de hoy en la que im­pe­ran tan­tos cá­no­nes de per­fec­ción im­pues­tos, nos pa­re­ce al­go fun­da­men­tal que tie­nen que apren­der pa­ra ser fe­li­ces y li­bres. Que­rer­se co­mo son a pe­sar de lo que di­gan, reivin­di­can­do su per­so­na­li­dad aun­que pue­da no gus­tar a otros, es un ac­to de va­len­tía y se­gu­ri­dad en sí mis­mos que que­re­mos re­for­zar. Ex­po­ner­se tal y co­mo son an­te la gen­te les da con­fian­za y les re­afir­ma, se li­be­ran de com­ple­jos y el he­cho de ex­po­ner­se a crí­ti­cas es una ma­ne­ra de apren­der po­co a po­co a co­no­cer­se me­jor y acep­tar­se y que­rer­se sin im­por­tar lo que di­gan otros.

Al­gu­nos de sus vi­deos tie­nen más 5 mi­llo­nes de vi­si­tas. ¿Có­mo lle­van la fa­ma?

Pues Da­nie­la lo lle­va fe­no­me­nal, le en­can­ta ser el cen­tro de aten­ción y aten­der a fans; pa­re­ce que lo de la fa­ma lo lle­va­ra en la san­gre. Le gus­ta mu­cho ver­se, fo­to­gra­fiar­se, gra­bar... Hu­go y Ma­teo lo vi­ven de ma­ne­ra di­fe­ren­te aho­ra que se han he­cho más ma­yo­res. Lo lle­van bien, pe­ro a ve­ces se les ha­ce pe­sa­do que les pa­ren to­do el ra­to por la ca­lle, co­mo es nor­mal. Son más tí­mi­dos y ver­gon­zo­sos con gen­te que no co­no­cen pe­ro lue­go les gus­ta ser re­co­no­ci­dos, que les pa­ren de­lan­te de sus ami­gos... Es una ma­ne­ra de sen­tir­se im­por­tan­tes y es­pe­cia­les, di­fe­ren­tes, etc. Les ex­pli­ca­mos que na­da es 100 % bueno, ni 100 % ma­lo. El éxi­to, ade­más de lo bueno, tie­ne con­se­cuen­cias que con­si­de­ra­mos me­nos bue­nas, co­mo la fa­ma. La cues­tión es­tá en so­pe­sar lo bueno y lo ma­lo, y de­ci­dir si com­pen­sa. Y en su ca­so com­pen­sa, ¡y mu­cho!

¿Te has vis­to ten­ta­da a de­jar­lo? Pen­san­do “Ya he­mos he­cho to­do”, “Es­to es muy sa­cri­fi­ca­do”...

Pues sí, ¡ja ja ja! Si la gen­te su­pie­ra lo sa­cri­fi­ca­do que es, la can­ti­dad de tiem­po que se tra­ba­ja (de 12-14 ho­ras dia­rias) y que no hay va­ca­cio­nes ni fi­nes de se-

ma­na, lo mi­ra­ría con otros ojos. Y me re­fie­ro a mí y no a los ni­ños, que al fi­nal gra­ban un ra­to ca­da se­ma­na y ya es­tá.

Cuan­do al­go se to­ma de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal y con com­pro­mi­so, no pue­des fa­llar a la gen­te y, en es­te ca­so, no pue­des sal­tar­te días de pu­bli­ca­ción o ba­jar el ni­vel de ca­li­dad de los vi­deos. Es co­mo si un día no pu­sie­ran tu se­rie fa­vo­ri­ta en la te­le a la ho­ra pre­vis­ta. Por eso in­ten­ta­mos dar hol­gu­ra a las gra­ba­cio­nes pa­ra que, si un día no es el ade­cua­do, ten­ga­mos otro dis­po­ni­ble. Eso es ser res­pon­sa­ble y res­pe­tar los com­pro­mi­sos que has ad­qui­ri­do con­ti­go mis­mo, tu equi­po y tus es­pec­ta­do­res. Apren­den que en la vi­da a ve­ces no se pue­de ha­cer lo que uno quie­re, sino lo que se de­be. Igual que ir al co­le­gio o a la ofi­ci­na.

¿Te has sen­ti­do al­gu­na vez cri­ti­ca­da o se­ña­la­da por te­ner hi­jos you­tu­bers?

No es que me “ha­ya sen­ti­do cri­ti­ca­da”, eso se­ría sub­je­ti­vo. Es un he­cho ob­je­ti­vo que la gen­te, so­bre to­do los pa­dres que mos­tra­mos cier­tos as­pec­tos de nues­tra vi­da y de nues­tros hi­jos, so­mos pues­tos en en­tre­di­cho a ve­ces pre­ci­sa­men­te por mos­trar una reali­dad que, des­de mi pun­to de vis­ta, no tie­ne por qué es­con­der­se. No pu­bli­ca­mos na­da de lo que aver­gon­zar­nos, y por en­de, no pu­bli­ca­ría­mos na­da que nos aver­gon­za­ra. Pe­ro, ¡si has­ta pa­ra pu­bli­car fo­tos en Ins­ta­gram les pi­do per­mi­so! O me dan el ok o no pu­bli­co, te­ne­mos nues­tras nor­mas.

Más que pu­dor yo ha­bla­ría de in­ti­mi­dad. Hay co­sas que pa­ra no­so­tros son ba­na­les, co­mo ir a co­mer a un res­tau­ran­te o de com­pras, mos­trar las ciu­da­des que vi­si­ta­mos... No in­va­den pa­ra na­da nues­tra in­ti­mi­dad ni nues­tros mo­men­tos pri­va­dos

No lo ven co­mo un hobby. Que­re­mos que en­tien­dan que en la vi­da hay que com­pro­me­ter­se

fa­mi­lia­res... Ha­ce po­co, por ejem­plo, fa­lle­ció el abue­lo de los Crazy Haacks y eso no lo he­mos men­cio­na­do. Lo con­si­de­ra­mos al­go ín­ti­mo que per­te­ne­ce a nues­tra es­fe­ra pri­va­da y ni nos gus­ta­ría com­par­tir­lo ni apro­ve­char­nos pa­ra te­ner mas vi­sua­li­za­cio­nes (que las ten­dría se­gu­ro). Co­mo en ca­si to­das las fa­mi­lias te­ne­mos “pro­ble­mas” y “éxi­tos” que pre­fe­ri­mos guar­dar­nos en la in­ti­mi­dad. Un día tie­ne 24 ho­ras y un vi­deo 8 mi­nu­tos. Cal­cu­la cuán­to nos guar­da­mos pa­ra no­so­tros.

Los Crazy Haacks van cum­plien­do años... ¿Hay pla­nes de fu­tu­ro?

Su ca­nal he evo­lu­cio­na­do des­de el prin­ci­pio, ya sea por cir­cuns­tan­cias fa­mi­lia­res (lu­gar de re­si­den­cia, tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra gra­bar…) co­mo por su edad o el in­te­rés del pú­bli­co en unas te­má­ti­cas y otras. Aho­ra que Ma­teo ya tie­ne 14 ha per­di­do el in­te­rés en ju­gue­tes y Hu­go va por el mis­mo ca­mino, así que por eso ya no ha­ce­mos tan­tos vi­deos “in­fan­ti­les” sino que ha­ce­mos con­te­ni­dos con los que ellos se sien­tan có­mo­dos (re­tos, pa­ro­dias…). Da­nie­la igual, aho­ra dis­fru­ta mu­chí­si­mo abrien­do ju­gue­tes en su ca­nal pe­ro ya hay ju­gue­tes que des­car­ta por­que di­ce que son “de ni­ñas pe­que­ñas”. Si la de­ja­ra, ha­ría vi­deos de ma­qui­lla­je, por ejem­plo. Pe­ro ya le he ex­pli­ca­do que no es ade­cua­do pa­ra su edad y que ten­drá que es­pe­rar. Nos va­mos adap­tan­do. Los con­te­ni­dos no se pue­den for­zar.

Co­mo ma­dre, eres ejem­plo de em­pren­di­mien­to y con­ci­lia­ción. ¿Te pi­den con­se­jos?

¡Buf! ¡Mu­chí­si­mos! Me lla­man pa­ra dar con­fe­ren­cias y cla­ses en mu­chos si­tios, y he ido a al­gu­nos cuan­do mi agen­da me lo per­mi­te: RNE, mas­ters uni­ver­si­ta­rios, char­las de e-com­mer­ce... So­bre em­pren­di­mien­to me ha­cen mu­chas pre­gun­tas pe­ro ha­bla­ré de ello en el li­bro que nues­tra edi­to­rial, Pen­guin Ran­dom Hou­se, me ha pro­pues­to es­cri­bir y que se pu­bli­ca­rá a fi­na­les de 2019. Aho­ra bien, no me con­si­de­ro un ejem­plo de con­ci­lia­ción. Es­tar con tus hi­jos es pres­tar­les to­da tu aten­ción y eso no se pue­de ha­cer si es­tás tra­ba­jan­do. Así que mar­co unos ho­ra­rios de tra­ba­jo y los ha­go res­pe­tar co­mo si es­tu­vie­ra en una ofi­ci­na “nor­mal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.