Sue­ño

No quie­re dor­mir so­lo.

Ser Padres - - Sumario - Por Vicky Ba­nio­kou

En mi­tad de la no­che se des­pier­ta por­que ha te­ni­do una pe­sa­di­lla o un so­ni­do le ha des­per­ta­do y aho­ra tie­ne mie­do a la os­cu­ri­dad. Nor­mal­men­te, los pa­dres son per­mi­si­vos y aco­gen a sus hi­jos a su ca­ma. Pe­ro la pa­re­ja ne­ce­si­ta su es­pa­cio y su in­ti­mi­dad. Dor­mir con los ni­ños de vez en cuan­do es una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va y con­tri­bu­ye a re­for­zar los víncu­los afec­ti­vos. Sin em­bar­go, cuan­do de­ja de ser al­go es­po­rá­di­co pa­ra con­ver­tir­se en una cos­tum­bre pue­de pro­du­cir los efec­tos con­tra­rios. Los mo­ti­vos por los que un ni­ño no quie­re dor­mir so­lo en su ca­ma pue­den ser mu­chos y muy di­ver­sos. Sue­len ser ra­zo­nes que se ex­pli­can por el pro­ce­so nor­mal de su desa­rro­llo. Es de­cir, por te­mo­res y por ne­ce­si­dad de afec­to.

Por eso, la edad acon­se­ja­ble pa­ra que los ni­ños duer­man so­los de­pen­de, en reali­dad, de lo que quie­ran los pa­dres. Al­gu­nas pa­re­jas de­ci­den que el be­bé ten­ga su ha­bi­ta­ción des­de que na­ce, otras pre­fie­ren ha­cer co­le­cho du­ran­te años, y am­bas co­sas son co­rrec­tas.

Cuan­to más pe­que­ños, me­jor

Los ni­ños más pe­que­ños acep­tan me­jor el cam­bio de ha­bi­ta­ción siem­pre y cuan­do sien­tan que sus pa­pás van a es­tar ahí si los ne­ce­si­tan. Mu­chas ve­ces se tra­ta de una lla­ma­da de aten­ción. Pue­de que los pro­ble­mas sur­jan con la con­ci­lia­ción del sue­ño. En­ton­ces, es ne­ce­sa­rio re­pa­sar sus há­bi­tos y ru­ti­nas y ver qué se pue­de me­jo­rar. ‘‘El sue­ño al igual que cual­quier otro há­bi­to es un apren­di­za­je que ge­ne­ra au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia en el ni­ño y su fa­mi­lia’’, di­ce Ama­ya Pra­do, psi­có­lo­ga edu­ca­ti­va y vo­cal de la Jun­ta de Go­bierno del Co­le­gio Ofi­cial de Psi­có­lo­gos de Ma­drid.

Los pa­dres pue­den abor­dar es­ta si­tua­ción de una ma­ne­ra dia­lo­ga­da, y lle­gar a un con­sen­so. Una bue­na es­tra­te­gia con los ni­ños que ne­ce­si­tan más a sus pa­dres por la no­che es lle­gar a un acuer­do de mí­ni­mos pa­ra de­jar que duer­man jun­to a ellos, por ejem­plo, un día a la se­ma­na.

Mar­ca ob­je­ti­vos y sé fir­me

Es im­por­tan­te sa­ber si a lo lar­go del día el ni­ño pa­sa al­gún tiem­po a so­las o si por el con­tra­rio per­ma­ne­ce acom­pa­ña­do to­do el tiem­po. Si no es­tá so­lo en nin­gún mo­men­to, no en­tien­de por qué tie­ne que es­tar so­lo por la no­che y la si­tua­ción en ge­ne­ral le pro­vo­ca ner­vio­sis­mo. Nues­tro pri­mer ob­je­ti­vo de­be ser con­se­guir que el ni­ño se acues­te en su pro­pia ca­ma. El si­guien­te se­rá evi­tar que al des­per­tar va­ya a la bús­que­da de sus pa­dres y me­ter­se en su ca­ma. Pa­ra con­se­guir lo pri­me­ro, le acom­pa­ña­re­mos pa­ra ayu­dar­le a sen­tir­se tran­qui­lo y pro­te­gi­do an­tes de que­dar­se dor­mi­do. Mien­tras es­ta­mos lo­gran­do es­te pri­mer pa­so, pue­de ocu­rrir que el ni­ño se des­pier­te en mi­tad de la no­che pa­ra ir a la ca­ma de sus pa­dres. Al prin­ci­pio de­ja­re­mos que lo ha­ga, ya que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo es otro.

Pe­ro si ve­mos que se con­vier­te en cos­tum­bre y rom­pe su ru­ti­na de sue­ño, en­ton­ces hay que se­guir en la mis­ma lí­nea de ac­ción ba­sa­da en la pa­cien­cia. Ama­ya Pra­do re­co­mien­da que am­bos pro­ge­ni­to­res se man­ten­gan fir­mes y ‘‘ha­cer las co­sas de la mis­ma ma­ne­ra, in­di­car siem­pre el mis­mo lu­gar y el mis­mo tiem­po de ir a la ca­ma’’.

Me­jo­ra la hi­gie­ne del sue­ño

Rea­li­zar ac­ti­vi­da­des re­la­jan­tes y des­ac­ti­va­do­ras jus­to an­tes del sue­ño y con­tro­lar cier­tos as­pec­tos am­bien­ta­les de su dor­mi­to­rio, co­mo que es­té ven­ti­la­do o que no ha­ga ex­ce­si­vo ca­lor, ayu­dan a ba­jar la in­ten­si­dad y a desa­rro­llar in­ti­mi­dad con su es­pa­cio par­ti­cu­lar. Se tra­ta de que el ni­ño acep­te que la ma­ne­ra de dor­mir va a cam­biar y va a ser siem­pre la mis­ma. La in­ter­ven­ción ha de ser pau­ta­da y se­rá di­fe­ren­te de­pen­dien­do de la edad del ni­ño y de has­ta dón­de es­tán dis­pues­tos los pa­dres a asu­mir cier­tos cam­bios. Por ejem­plo, hay pa­dres que les cues­ta mu­cho de­jar llo­rar a sus hi­jos en la ha­bi­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.