Dos­sier

Au­tis­mo: pri­me­ros sín­to­mas.

Ser Padres - - Sumario - Por Terry Gra­ge­ra

En Es­pa­ña hay más de 450.000 per­so­nas con tras­tor­nos del es­pec­tro del au­tis­mo (TEA). Ac­tual­men­te, de ca­da cien na­ci­mien­tos, uno se­rá de un be­bé con au­tis­mo. La ma­yo­ría de ellos son va­ro­nes (se pre­sen­ta cua­tro ve­ces más en hom­bres que en mu­je­res), aun­que en los úl­ti­mos años el diag­nós­ti­co es­tá au­men­tan­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en­tre las ni­ñas, sin que se co­noz­can los mo­ti­vos. ¿Hay aho­ra más ni­ños con TEA o lo que se pro­du­ceen son más diag­nós­ti­cos? “Am­bas co­sas”, res­pon­de Ma­ría Jo­se Más Sal­gue­ro, pe­dia­tra y neu­ro­pe­dia­tra y au­to­ra del li­bro La aven­tu­ra de tu ce­re­bro, so­bre el desa­rro­llo del ce­re­bro del ni­ño. “Aun­que se de­tec­tan más ca­sos que an­tes, mu­chos más, tam­bién pa­re­ce que hay un au­men­to en el nú­me­ro de ni­ños que tie­nen au­tis­mo y no sa­be­mos a qué es de­bi­do ese in­cre­men­to”, se­ña­la.

La lle­ga­da de un hi­jo con au­tis­mo a la fa­mi­lia su­po­ne un gran im­pac­to. La aten­ción tem­pra­na es fun­da­men­tal y pa­ra ello es cla­ve re­co­no­cer los sín­to­mas pre­co­ces de es­te tras­torno.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas del tras­torno

To­dos los ni­ños con TEA, des­de el au­tis­mo más pro­fun­do has­ta el más le­ve, com­par­ten tres ca­rac­te­rís­ti­cas: di­fi­cul­ta­des en el len­gua­je, pro­ble­mas en la in­ter­ac­ción so­cial y aba­ni­co de in­tere­ses po­co va­ria­do y re­pe­ti­ti­vo. “Lo que va­ria­rá se­rá el gra­do o la su­ti­le­za con la que se pre­sen­ten”, ad­vier­te Ma­ría Jo­sé Mas Sal­gue­ro. ¿Pe­ro có­mo se con­cre­tan es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas?

Di­fi­cul­ta­des en el len­gua­je. Los pro­ble­mas en el len­gua­je de las per­so­na con au­tis­mo ha­cen re­fe­ren­cia tan­to a la co­mu­ni­ca­ción ver­bal co­mo a la no ver­bal. Hay ni­ños con TEA que no tie­nen len­gua­je oral y em­plean otro ti­po de mé­to­dos pa­ra co­mu­ni­car­se, co­mo los pic­to­gra­mas. Hay otros que, aun te­nien­do len­gua­je, en­cuen­tran mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra em­plear­lo de for­ma vá­li­da en una re­la­ción so­cial. Les cues­ta mu­cho com­pren­der los chis­tes, las me­tá­fo­ras y tam­bién los ges­tos y las ex­pre­sio­nes ges­tua­les de sus in­ter­lo­cu­to­res. A ve­ces, en­tien­den ca­da una de las pa­la­bras de una fra­se, pe­ro no el sen­ti­do glo­bal de es­ta, uti­li­zan en­to­na­cio­nes po­co co­mu­nes, re­pi­ten pa­la­bras y ex­pre­sio­nes...

Pro­ble­mas en la in­ter­ac­ción so­cial. De al­gu­na u otra for­ma, los ni­ños con au­tis­mo tie­nen pro­ble­mas pa­ra re­la­cio­nar­se con otros. Les su­ce­de por­que no sa­ben ex­traer in­for­ma­ción del con­tex­to y por­que son muy ru­ti­na­rios e in­fle­xi­bles en mu­chas oca­sio­nes. Es­to no sig­ni­fi­ca que to­dos los ni­ños con TEA re­cha­cen el con­tac­to con otras per­so­nas y no pue­dan lle­gar a ser fe­li­ces. Sim­ple­men­te, sus có­di­gos so­cia­les no son los usua­les y les cues­ta desen­vol­ver­se.

Aba­ni­co de in­tere­ses po­co va­ria­do y re­pe­ti­ti­vo. Los ni­ños con au­tis­mo sien­ten una atrac­ción fuer­te por de­ter­mi­na­dos asun­tos o in­tere­ses en los que fo­ca­li­zan su aten­ción de una for­ma des­me­di­da has­ta al­te­rar su vi­da co­ti­dia­na.

¿A qué edad se pre­sen­tan?

El ni­ño ya na­ce con au­tis­mo, pe­ro en mu­chos ca­sos no es has­ta bas­tan­tes me­ses des­pués cuan­do es­te tras­torno da la ca­ra. ¿Cuán­do pue­den in­tuir­se las pri­me­ras se­ña­les? “Pues­to que el au­tis­mo es un tras­torno del neu­ro­de­sa­rro­llo, es ne­ce­sa­rio que el ni­ño ha­ya al­can­za­do el mo­men­to ma­du­ra­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra que sus sín­to­mas pue­dan ma­ni­fes­tar­se”, ex­pli­ca la ex­per­ta. El ries­go en­ton­ces es con­fun­dir los sín­to­mas del au­tis­mo con otras al­te­ra­cio­nes y ha­cer un diag­nós­ti­co erró­neo. “Cuan­do se de­tec­tan los pro­ble­mas muy pron­to, no sa­be­mos si la evo­lu­ción se­rá ha­cia el au­tis­mo, la dis­ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va, un tras­torno es­pe­cí­fi­co del len­gua­je o una psi­co­sis in­fan­til, por ejem­plo”, de­ta­lla la Dra. Ma­ría Jo­sé Mas Sal­gue­ro.

Desa­rro­llo anor­mal del len­gua­je

En­tre las se­ña­les que pue­den aler­tar a los pa­dres de que su hi­jo tie­ne au­tis­mo es­tá un desarro­lo anor­mal del len­gua­je. No to­dos los ni­ños con pro­ble­mas pa­ra ha­blar tie­nen au­tis­mo, pe­ro sí es una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún en to­das las per­so­na con TEA. “La apa­ri­ción de las pri­me­ras pa­la­bras su­ce­de en­tre los 10 y los 16 me­ses de edad. Si un ni­ño no di­ce nin­gu­na pa­la­bra

sen­ti­do des­pués de los 16 me­ses o no mues­tra nin­gu­na in­ten­ción de co­mu­ni­car­se, de­be­ría con­sul­tar­se con el pe­dia­tra”, des­ta­ca la es­pe­cia­lis­ta. Al­gu­nos ni­ños co­mien­zan con un desa­rro­llo que pa­re­ce nor­mal, e in­clu­so di­cen sus pri­me­ras pa­la­bras y, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, de­jan de ha­cer­lo y pa­re­cen ha­ber ol­vi­da­do to­do lo que sa­bían, ya sea con res­pec­to al len­gua­je o a otra des­tre­za. Es­te es un mo­ti­vo de con­sul­ta ur­gen­te con el pe­dia­tra.

Fal­ta de in­te­rés por otros

La fal­ta de in­te­rés por otras per­so­nas es un com­por­ta­mien­to pue­de ma­ni­fes­tar­se des­de los pri­me­ros me­ses de vi­da. Así, los pa­dres de­ben con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta cuan­do “un be­bé me­nor de un año no mues­tra in­te­rés por otras per­so­nas”, re­co­mien­da la ex­per­ta. “Las di­fi­cul­ta­des en la in­ter­ac­ción so­cial pue­den de­tec­tar­se a eda­des muy tem­pra­nas, a me­nu­do an­tes de la apa­ri­ción de las pri­me­ras pa­la­bras”, re­cal­ca la neu­ro­pe­dia­tra. “Es muy fre­cuen­te que los ni­ños con au­tis­mo mues­tren po­co in­te­rés o in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­la­cio­nar­se con otros ni­ños o con los adul­tos”, sub­ra­ya. “Un signo pre­coz de es­ta di­fi­cul­tad es la au­sen­cia de ‘aten­ción com­par­ti­da’, una ha­bi­li­dad que em­pie­za a desa­rro­llar­se a los nue­ve me­ses de edad. La aten­ción com­par­ti­da es la ca­pa­ci­dad de par­ti­ci­par en el in­te­rés del otro. Po- ne de ma­ni­fies­to la ha­bi­li­dad de se­guir la mi­ra­da de otra per­so­na e iden­ti­fi­car su in­ten­ción de es­ta­ble­cer una re­fe­ren­cia co­mún”, ex­pli­ca . En la vi­da co­ti­dia­na es­ta fal­ta de in­te­rés ha­cia el otro se tra­du­ce en que el ni­ño con au­tis­mo: tie­ne po­co con­tac­to vi­sual con sus cui­da­do­res, no res­pon­de a su nom­bre cuan­do lo lla­man, no se ale­gra cuan­do ve a sus fa­mi­lia­res ni pi­de que lo co­jan en bra­zos, pre­fie­re ju­gar en so­li­ta­rio, no se­ña­la pa­ra pe­dir las co­sas, no bus­ca con­sue­lo si se ha­ce da­ño, no le in­tere­sa lo que ha­gan otros, no imi­ta a otros ni­ños...

Con­duc­tas re­pe­ti­ti­vas

“Una con­duc­ta o jue­go que ocu­pa más del 50% del tiem­po de un ni­ño es un signo de alar­ma a cual­quier edad”, ex­pli­ca la neu­ro­pe­dia­tra. “Si el ni­ño se pa­sa la ma­yo­ría del tiem­po re­pi­tien­do el mis­mo jue­go o con­duc­ta de­be­ría preo­cu­par­nos”, aña­de. En la vi­da dia­ria es­tas con­duc­tas re­pe­ti­ti­vas pue­den ver­se cuan­do el ni­ño ma­ni­fies­ta un ape­go inusual a al­gún ob­je­to, cuan­do ha­ce mo­vi­mien­tos es­te­reo­ti­pa­dos, co­mo dar pal­mas re­pe­ti­da­men­te, sal­tar, ir de pun­ti­llas, ba­lan­cear­se, to­car­se la ca­ra... O cuan­do su in­te­rés se con­cen­tra en al­go de for­ma ob­se­si­va, co­mo ver gi­rar la la­va­do­ra o ali­near ob­je­tos.

Es­tas con­duc­tas re­pe­ti­ti­vas in­ter­fie­ren en el día a día y se re­la­cio­nan con la di­fi­cul­tad del ni­ño con au­tis­mo pa­ra acep­tar los cam­bios y las si­con

La fal­ta de in­te­rés en otras per­so­nas, des­de que el ni­ño es un be­bé, es un signo de alar­ma que de­be con­sul­tar­se

tua­cio­nes que son no­ve­do­sas en su vi­da. Es­ta in­fle­xi­bi­li­dad, tan­to de com­por­ta­mien­to co­mo de pen­sa­mien­to, es uno de los ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de las per­so­nas con TEA.

Otros ras­gos a te­ner en cuen­ta

Ade­más de los ya se­ña­la­dos, una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que sue­le es­tar pre­sen­te en los ni­ños con au­tis­mo es un par­ti­cu­lar pro­ce­sa­mien­to sen­so­rial que les lle­va a“so­bre­rreac­cio­nar”en al­gu­nos ca­sos y en otros a mos­trar­se in­di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, pue­den ma­ni­fes­tar in­di­fe­ren­cia cuan­do hay cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra o an­te el do­lor; pue­den sen­tir­se muy atur­di­dos y mo­les­tos an­te cier­tos olo­res o tex­tu­ras (de he­cho, mu­chos ni­ños pe­que­ños con TEA tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra co­mer só­li­dos), y pue­den mos­trar fas­ci­na­ción an­te de­ter­mi­na­das lu­ces o so­ni­dos que a otras per­so­nas les pa­san inad­ver­ti­dos. En to­do ca­so, sea cua­les sean los sín­to­mas que los pa­dres ad­vier­tan, es im­por­tan­te acu­dir cuan­do an­tes a un es­pe­cia­lis­ta. “Hay que em­pe­zar a tra­ba­jar las di­fi­cul­ta­des tan pron­to co­mo apa­rez­can sin es­pe­rar a po­der es­ta­ble­cer con cer­te­za el diag­nós­ti­co de au­tis­mo”, re­co­mien­da la Dra. Ma­ría Jo­sé Mas Sal­gue­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.