1-6 años

Aler­gia pri­ma­ve­ral. ¿Có­mo le afec­ta se­gún cre­ce?

Ser Padres - - Tu Hijo - Por Terry Gra­ge­ra

La aler­gia pri­ma­ve­ral, des­afor­tu­na­da­men­te, no da tre­gua ni si­quie­ra a los más pe­que­ños de la ca­sa. “La ma­yo­ría de po­lí­ni­cos co­mien­za a te­ner sín­to­mas a par­tir de los seis o sie­te años. No obs­tan­te, al­gu­nos ni­ños co­mien­zan an­tes, a par­tir de los tres o cua­tro años, y en otros ca­sos se ma­ni­fies­ta en eda­des pos­te­rio­res”, acla­ra el doc­tor Ja­vier To­rres, del Gru­po de Tra­ba­jo de Aler­gia Res­pi­ra­to­ria y As­ma de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de In­mu­no­lo­gía Clí­ni­ca, As­ma y Aler­gia Pe­diá­tri­cas (SEICAP).

¿Cuá­les son sus sín­to­mas?

Los sín­to­mas de la aler­gia pri­ma­ve­ral son idén­ti­cos en ni­ños y en adul­tos, aun­que al prin­ci­pio, du­ran­te los pri­me­ros epi­so­dios, pue­den des­pis­tar. “Sí pue­de ocu­rrir que en ni­ños pe­que­ños, la pri­me­ra vez que ocu­rra no se se­pa re­co­no­cer­los y se acha­quen a res­fria­dos”, apun­ta el Dr. To­rres. Los sín­to­mas tí­pi­cos de la aler­gia pri­ma­ve­ral son la ri­ni­tis, la con­jun­ti­vi­tis y el as­ma, to­dos ellos pro­vo­ca­dos por “la reac­ción exa­ge­ra­da de la mu­co­sa de las vías res­pi­ra­to­rias y la con­jun­ti­va ocu­lar que mues­tran los alér­gi­cos al con­tac­to o in­ha­la­ción de pó­le­nes”, de­ta­lla el ex­per­to. Es­tos sín­to­mas se con­cre­tan del si­guien­te mo­do: *Ri­no­con­jun­ti­vi­tis: con pi­cor na­sar, pi­cor ocu­lar y pi­cor en la fa­rin­ge y en el pa­la­dar, la­grimeo, es­tor­nu­dos, se­cre­ción na­sal, obs­truc­ción na­sal... To­do ello muy mo­les­to pa­ra el ni­ño. *As­ma: tos, si­bi­lan­cias (pi­ti­dos), aho­go, sen­sa­ción de opre­sión en el tó­rax, obs­truc­ción de los bron­quios. El as­ma es uno de los sín­to­mas que más alar­ma a los pa­dres y, de he­cho, tal co­mo con­fir­ma el ex­per­to, “en de­ter­mi­na­das se­ma­nas en que hay una gran can­ti­dad de po­len en sus­pen­sión au­men­tan mu­cho las vi­si­tas a Ur­gen­cias pe­diá­tri­cas de ni­ños con cri­sis de as­ma”.

¿Afec­ta más a una edad?

Los sín­to­mas de la aler­gia pri­ma­ve­ral son los mis­mos en cual­quier eta­pa de la in­fan­cia: “La in­ten­si­dad no de­pen­de de la edad”, con­fir­ma el es­pe­cia­lis­ta de la SEICAP.

No obs­ta­ne, de­pen­dien­do del mo­men­to en que se pre­sen­te la aler­gia, la afec­ta­ción so­bre de­ter­mi­na­das áreas de la vi­da del ni­ño pue­de ser ma­yor o me­nor. “Al­gu­nos ni­ños ne­ce­si­tan que­dar­se en ca­sa con las ven­ta­nas ce­rra­das, usar mas­ca­ri­lla y ga­fas pro­tec­to­ras y evi­tar las ex­cur­sio­nes al cam­po y pier­den días de co­le­gio, en­tre otras li­mi­ta­cio­nes”, resume To­rres. Con res­pec­to a la fa­mi­lia, la aler­gia del hi­jo tam­bién pue­de exi­gir cier­ta re­or­ga­ni­za­ción: “De for­ma co­la­te­ral, la fa­mi­lia ve li­mi­ta­das tam­bién sus ac­ti­vi­da­des, los pa­dres pier­den jor­na­das la­bo­ra­les pa­ra cui­dar de sus hi­jos o pa­ra vi­si­tar al pe­dia­tra y, en al­gu­nos ca­sos, de­ci­den pa­sar el ma­yor tiem­po po­si­ble en lo­ca­li­da­des cos­te­ras”, des­ta­ca. El mo­ti­vo de acer­car­se al mar es que en los am­bien­tes con más ni­vel de hu­me­dad, el po­len es más es­ca­so.

¿Dón­de acu­dir con el ni­ño?

Aun­que la aler­gia pa­re­ce una en­fer­me­dad be­nig­na, siem­pre hay que con­sul­tar con el pe­dia­tra an­te los pri­me­ros sín­to­mas. “Cuan-

do un ni­ño tie­ne ri­no­con­jun­ti­vi­tis pri­ma­ve­ral, el pri­mer es­ca­lón de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria es el pe­dia­tra de Aten­ción Pri­ma­ria. Él es quien va a con­fir­mar el diag­nós­ti­co de sos­pe­cha y, en su ca­so, va a in­di­car al­gu­na prue­ba diag­nós­ti­ca y/o un tra­ta­mien­to ini­cial. De­pen­dien­do de la gra­ve­dad y la res­pues­ta al tra­ta­mien­to en ca­da ni­ño, el pe­dia­tra de Aten­ción Pri­ma­ria rea­li­za­rá la de­ri­va­ción a una uni­dad es­pe­cia­li­za­da de aler­gia pe­diá­tri­ca”, ex­pli­ca.

¿Cuál es el tra­ta­mien­to?

Pa­ra ni­ños de has­ta sie­te años de edad, es­te es el tra­ta­mien­to que sue­le ins­tau­rar­se pa­ra com­ba­tir la aler­gia pri­ma­ve­ral:

Pa­ra ali­viar los sín­to­mas. Se uti­li­zan an­ti­his­ta­mí­ni­cos, ya sea por vía oral o de ti­po tó­pi­co, apli­ca­dos so­bre la mu­co­sa na­sal o con­jun­ti­val.

Pa­ra dis­mi­nuir la in­fla­ma­ción. Tal co­mo des­ta­ca el doc­tor Ja­vier To­rres, “el con­tac­to cró­ni­co con el po­len pro­du­ce in­fla­ma­ción en la mu­co­sa na­sal y bron­quial. Por eso, en es­tos ni­ños se usan cor­ti­coi­des (na­sa­les e in­ha­la­dos) de for­ma pre­ven­ti­va des­de el ini­cio has­ta el fi­nal de la pri­ma­ve­ra”, des­ta­ca el aler­gó­lo­go.

Pa­ra su­pe­rar la aler­gia. “Si usá­se­mos los fár­ma­cos de los dos apar­ta­dos an­te­rio­res ais­la­da­men­te, so­lo es­ta­ría­mos tra­tan­do las con­se­cuen­cias de la aler­gia (sín­to­mas e in­fla­ma­ción), pe­ro no es­ta­ría­mos ata­jan­do sus cau­sas”, re­cal­ca.

La im­por­tan­cia de va­cu­nar

Los an­ti­his­ta­mí­ni­cos y los cor­ti­coi­des de­ben com­bi­nar­se con una va­cu­na en ca­so de aler­gia al po­len; es lo que se co­no­ce co­mo in­mu­no­te­ra­pia y sir­ve, en­tre otras co­sas, pa­ra que el cua­dro de ri­ni­tis no evo­lu­cio­ne has­ta el as­ma. “Son va­cu­nas con ex­trac­tos que con­tie­nen pro­teí­nas pro­ce­den­tes del po­len y cu­ya fun­ción es in­mu­ni­zar al pa­cien­te pa­ra que ca­da vez ten­ga me­nos sín­to­mas y pre­ci­se me­nos me­di­ca­ción”, acla­ra el doc­tor To­rres de la SEICAP. La in­mu­no­te­ra­pia, de he­cho, es la úni­ca for­ma de cu­rar la aler­gia ya que con­si­gue “que el sis­te­ma in­mu­ne de ca­da pa­cien­te con­si­ga ela­bo­rar me­ca­nis­mos de blo­queo de la res­pues­ta alér­gi­ca”. Las va­cu­nas son per­so­na­li­za­das pa­ra ca­da pa­cien­te. “Pa­ra ello es fun­da­men­tal que los ni­ños con sín­to­mas de aler­gia pri­ma­ve­ral sean an­ten­di­dos por pe­dia­tras aler­gó­lo­gos”, re­co­mien­da el es­pe­cia­lis­ta. ■

¿Se­rá un adul­to alér­gi­co?

Cuan­do un ni­ño tie­ne aler­gia, ¿se­rá un adul­to alér­gi­co? “La aler­gia es una en­fer­me­dad cró­ni­ca”, res­pon­de el re­pre­sen­tan­te de la SEICAP. “No obs­tan­te, en mu­chos ca­sos po­de­mos fre­nar la evo­lu­ción e in­clu­so de­te­ner­la, so­bre to­do me­dian­te el uso de in­mu­no­te­ra­pia es­pe­cí­fi­ca”, re­ve­la. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que al­gu­nos ni­ños alér­gi­cos al po­len “pue­den su­pe­rar su aler­gia de for­ma es­pon­tá­nea, con­si­guien­do ma­yor o me­nor gra­do de to­le­ran­cia de for­ma na­tu­ral”, pun­tua­li­za. ■

Un de­cá­lo­go pa­ra alér­gi­cos

Ma­ne­jar una aler­gia al po­len en un ni­ño pe­que­ño pue­de no ser fá­cil por las mo­les­tias que oca­sio­na y las im­pli­ca­cio­nes so­bre su con­con­fort y bie­nes­tar. Es­te es un de­cá­lo­go pa­ra so­bre-

lle­var los efec­tos del po­len en tem­po­ra­da de aler­gia en los más pe­que­ños de la ca­sa:

1. No sa­lir al cam­po, ni a par­ques, jar­di­nes o lu­ga­res con ve­ge­ta­ción abun­dan­te en­tre los me­ses de mar­zo y ju­nio.

2. Evi­tar las zo­nas con cés­ped, es­pe­cial­men­te si es­tá re­cién cor­ta­do.

3. No per­ma­ne­cer en ex­te­rio­res en las ho­ras me­nos ca­lu­ro­sas del día (ama­ne­cer y atar­de­cer), pues el ai­re con­tie­ne más po­len en sus­pen­sión. 4. Pro­te­ger las ven­ta­nas y los bal­co­nes, es­pe­ci­la­men­te del dor­mi­to­rio, con una ma­lla tu­pi­da o mos­qui­te­ra, que ha de lim­piar­se a dia­rio con un pa­ño hú­me­do pa­ra re­ti­rar el po­len.

5. Man­te­ner ce­rra­das las ven­ta­nas o los bal­co­nes del dor­mi­to­rio, es­pe­cial­men­te de no­che, que es cuan­do hay más con­cen­tra­ción po­lí­ni­ca. 6. Uti­li­zar ga­fas de sol en el ex­te­rior, es­pe­cial­men­te en ca­so de con­jun­ti­vi­tis es­ta­cio­nal. Tam­bién mas­ca­ri­llas an­ti­po­len ho­mo­lo­ga­das si hay una afec­ta­ción im­por­tan­te.

7. Al via­jar en co­che, man­te­ner las ven­ta­ni­llas ce­rra­das y com­pro­bar que los fil­tros an­ti­po­len es­tán en buen es­ta­do.

8. Usar la as­pi­ra­do­ra y ba­ye­tas hú­me­das pa­ra la lim­pie­za del ho­gar en lu­gar de ba­rrer o sa­cu­dir. 9. Con­sul­tar a dia­rio los da­tos de po­li­ni­za­ción y to­mar pre­cau­cio­nes cuan­do exis­tan más de 50 gra­nos de po­len por me­tro cú­bi­co de ai­re. 10. Se­guir el tra­ta­mien­to pres­cri­to por el mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.