Sa­ber más

Es so­nám­bu­lo.

Ser Padres - - Sumario - Por Terry Gra­ge­ra

Ma­nuel tie­ne seis años. Un día se des­pier­ta a me­dia­no­che y va al ba­ño, allí se la­va las ma­nos y deam­bu­la un ra­to por la ca­sa. Sus pa­dres creen que es­tá despierto y se ha des­ve­la­do, pues pa­sea con los ojos abier­tos, pe­ro no con­tes­ta a lo que le pre­gun­tan o lo ha­ce con pa­la­bras inin­te­li­gi­bles. Lo lle­van con cui­da­do a la ca­ma y al día si­guien­te le pre­gun­tan qué pa­só la no­che an­te­rior. Él no se acuer­da de na­da. Ha si­do su pri­mer epi­so­dio de so­nam­bu­lis­mo.

¿Qué es el so­nam­bu­lis­mo?

“El so­nam­bu­lis­mo es una al­te­ra­ción del sue­ño que, por sí mis­ma, no es gra­ve”, in­di­ca So­nia Es­qui­nas, psi­có­lo­ga del Ins­ti­tu­to del Sue­ño de Ma­drid y au­to­ra del li­bro Có­mo ayu­dar a los ni­ños a dor­mir. Téc­ni­ca del acom­pa­ña­mien­to, un ma­nual pa­ra en­se­ñar a los ni­ños a dor­mir con ca­li­dad de ma­ne­ra res­pe­tuo­sa.

¿Re­sul­ta pe­li­gro­so?

El so­nam­bu­lis­mo en sí no es pe­li­gro­so. Se tra­ta de un tras­torno del sue­ño, pe­ro es be­nigno. Lo que sí pue­de en­tra­ñar ries­gos son las con­duc­tas que lle­va a ca­bo el ni­ño cuan­do es­tá en uno de es­tos epi­so­dios. “Los pa­dres de­ben te­ner cui­da­do con el en­torno, ce­rran­do bien puer­tas y ven­ta­nas, in­ten­tan­do que los ni­ños duer­man en una plan­ta ba­ja si exis­ten escaleras en la ca­sa...”, acon­se­ja la ex­per­ta. Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de apar­tar to­dos los po­ten­cia­les pe­li­gros que pue­da en­con­trar­se en su ca­mino mien­tras es­tá so­nám­bu­lo. Un ni­ño so­nám­bu­lo pue­de abrir la puer­ta de la ca­sa, aun­que es­té con lla­ve, aso­mar­se a una ven­ta­na, co­ger co­sas de la ne­ve­ra, tro­pe­zar­se con ob­je­tos que es­tén a su pa­so...

¿Cuál es el tra­ta­mien­to?

“Lo más ha­bi­tual es que no se re­cu­rra a fár­ma­cos pa­ra tra­tar el so­nam­bu­lis­mo”, apun­ta So­nia Es­qui­nas. “Lo que se in­ten­ta es de­ter­mi­nar cuál pue­de ser la cau­sa (an­sie­dad, preo­cu­pa­cio­nes...) y ges­tio­nar esos fac­to­res”, apun­ta. Ade­más, es muy im­por­tan­te pro­cu­rar que el ni­ño go­ce de una bue­na hi­gie­ne del sue­ño. Es­to sig­ni­fi­ca que ten­ga ru­ti­nas y ho­ra­rios a la ho­ra de ir­se a la ca­ma y que se vi­gi­le la can­ti­dad y la ca­li­dad de las ho­ras que pa­sa dor­mi­do.

¿Qué ha­cer en ese mo­men­to?

Cuan­do los pa­dres se en­cuen­tran a su hi­jo deam­bu­lan­do por la ca­sa a me­dia­no­che, “de­ben di­ri­gir­lo de nue­vo a la ca­ma sin ne­ce­si­dad de des­per­tar­lo”, re­co­mien­da la es­pe­cia­lis­ta. Si el ni­ño se des­pier­ta en mi­tad de uno de es­tos epi­so­dios, “pue­de sen­tir­se con­fu­so y asus­ta­do de en­con­trar­se de pron­to en esa si­tua­ción”, des­ta­ca. Por ello, lo me­jor es con­du­cir­lo sua­ve­men­te a su dor­mi­to­rio. Si se ne­ga­ra (es­tá dor­mi­do, aun­que pa­rez­ca lo con­tra­rio), hay que ser pa­cien­tes y tras­la­dar­lo con sua­vi­dad, ha­blán­do­le en un tono muy re­la­ja­do. Al día si­guien­te, el ni­ño no re­cor­da­rá ab­so­lu­ta­men­te na­da, por lo que no se le de­be re­ga­ñar por el in­ci­den­te, pues es un tras­torno que no con­tro­la.

So­fía quie­re una cho­co­la­ti­na. Es ca­si la ho­ra de co­mer y su ma­dre le di­ce que no. La ni­ña si­gue in­sis­tien­do sin pa­rar, uti­li­za to­do ti­po de ar­gu­men­tos pa­ra con­ven­cer a la ma­dre, llo­ri­quea, no quie­re se­guir an­dan­do por la ca­lle. La ma­dre in­ten­ta ha­cer­le com­pren­der que no es buen mo­men­to, pro­cu­ra ne­go­ciar con ella, pe­ro la ni­ña se nie­ga a acep­tar el no. Tie­ne ocho años y sus pa­dres se dan cuen­ta de que ca­da vez es más di­fí­cil con­tra­de­cir sus de­seos. So­fía pa­sa un par de ho­ras en­fa­da­da, no quie­re co­mer y acu­sa a su ma­dre de “no com­prar­le nun­ca na­da”. Una pe­que­ña con­tra­rie­dad se ha con­ver­ti­do pa­ra ella, y pa­ra el res­to de la fa­mi­lia, en to­do un dra­ma. Pe­ro So­fía no es la úni­ca, los ni­ños de hoy día tie­nen mu­chos pro­ble­mas pa­ra acep­tar la frus­tra­ción, in­clu­so en eda­des más avan­za­das, lo que es­tá pro­vo­can­do otros pro­ble­mas más se­rios, de los que ya han co­men­za­do a ad­ver­tir los ex­per­tos.

Un de­seo in­cum­pli­do

“La frus­tra­ción es la vi­ven­cia emo­cio­nal que se tie­ne cuan­do un de­seo no se lle­ga a sa­tis­fa­cer”, ex­pli­ca Luis Abad, psi­co­pe­da­go­go, neu­ro­psi­có­lo­go y di­rec­tor de los Cen­tros de De­sa­rro­llo Cog­ni­ti­vo Red Ce­nit. Él lo tie­ne cla­ro: “Apren­der a con­tro­lar la frus­tra­ción ha­ce que sea más sen­ci­llo en­fren­tar­nos con éxi­to a la vi­da”. Pe­ro pa­ra mu­chos ni­ños no re­sul­ta fá­cil. Por un la­do, los es­ti­los ex­ce­si­va­men­te per­mi­si­vos de crian­za les lle­van a creer que tie­nen “de­re­cho a to­do”, y, por otro, en su mun­do co­ti­diano “dis­po­nen de mul­ti­tud de dis­trac­cio­nes que los pa­dres y edu­ca­do­res de­be­ría­mos con­tro­lar”, aler­ta el ex­per­to. Por ejem­plo, los ni­ños ya no de­ben es­pe­rar a que en la te­le­vi­sión emi­tan di­bu­jos ani­ma­dos, pues ac­ce­den a ca­na­les de pa­go o a In­ter­net en el mo­men­to que quie­ran. Si les gus­ta un ju­gue­te, en po­cas ho­ras pue­den dis­po­ner de él gra­cias al comercio on­li­ne... Han per­di­do la ca­pa­ci­dad de es­pe­rar. To­do es aquí y aho­ra, y eso tie­ne una re­per­cu­sión en su ca­rác­ter y en la for­ma en la que se en­fren­tan a la frus­tra­ción.

¿Des­de cuán­do em­pe­zar?

El ni­ño tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra ir apren­dien­do a to­le­rar la frus­tra­ción des­de muy pe­que­ño, prac­ti­ca­men­te “des­de que em­pie­za a com­pren­der el len­gua­je”, apun­ta el ex­per­to. Es una ca­rre­ra de fon­do, pa­ra la que hay que ir en­tre­nan­do ca­da día. “A me­di­da que van cre­cien­do y te­nien­do más vi­ven­cias per­so­na­les, es­tas emo­cio­nes de en­fa­do, tris­te­za, an­sie­dad o an­gus­tia van va­rian­do y ca­da uno tie­ne una ca­pa­ci­dad o for­ma de en­fren­tar­se o reac­cio­nar an­te cier­tos he­chos de ma­ne­ra di­fe­ren­te”, ex­pli­ca Luis Abad. “Cuan­to más ma­yo­res son, peor so­lu­ción. Aten­der a un pro­ble­ma de to­le­ran­cia a la frus­tra­ción a más edad im­pli­ca que he­mos per­di­do mu­chas ba­ta­llas y que nos han ga­na­do mu­cho te­rreno. To­do se­rá más com­pli­ca­do y ha­brá más sen­ti­mien­tos de an­gus­tia y an­sie­dad, tan­to en el ni­ño co­mo en la fa­mi­lia”, de­ta­lla.

Edu­can­do la frus­tra­ción

En­se­ñar a to­le­rar la frus­tra­ción no so­lo tie­ne in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios y ven­ta­jas en el mo­men­to pre­sen­te, sino de ca­ra al fu­tu­ro. “Ser ca­paz de to­le­rar la frus­tra­ción es ser ca­paz de afron­tar los pro­ble­mas que nos en­con­tra­mos a lo lar­go de la vi­da, pe­se al ma­les­tar que nos cau­san”, re­cal­ca Luis Abad. “Así, pues, al con­si­de­rar­se la frus­tra­ción una ac­ti­tud, po­de­mos in­ci­dir so­bre ella, desa­rro­llán­do­la y tra­ba­ján­do­la en ca­da ca­so”, tran­qui­li­za. ¿Y cuá­les son las pau­tas bá­si­cas pa­ra con­se­guir­lo? Es­ta es su pro­pues­ta.

* Dar ejem­plo. La ac­ti­tud po­si­ti­va de los pa­dres pa­ra afron­tar los pro­ble­mas es bá­si­ca an­te sus hi­jos. Los ni­ños apren­den por imi­ta­ción.

* Bus­car su au­to­no­mía. De­be­ría ser un pun­to cla­ve en la edu­ca­ción de ca­da hi­jo. Ser au-

tó­no­mos les per­mi­te ser ca­pa­ces de es­for­zar­se por sí mis­mos en re­sol­ver los pro­ble­mas que va­yan apa­re­cien­do en su vi­da. Esa cul­tu­ra del es­fuer­zo es fun­da­men­tal.

* De­jar que se equi­vo­quen. Hay que de­jar que los hi­jos se equi­vo­quen pa­ra que pue­dan apren­der de sus erro­res. Dár­se­lo to­do he­cho no es una ayu­da, sino una pro­tec­ción que, a la lar­ga, pue­de vol­ver­se da­ñi­na.

* No ce­der a sus ra­bie­tas. Aun­que el ni­ño te lle­ve al lí­mi­te de tu pa­cien­cia, el ex­per­to acon­se­ja no ce­der a ese chan­ta­je emo­cio­nal. Al ce­der, el ni­ño es­tá apren­dien­do que, pa­ra con­se­guir al­go, de­be au­men­tar la an­gus­tia de los pa­dres pa­ra que es­tos aca­ben dan­do la ba­ta­lla por per­di­da. Si el pa­dre ce­de, el ni­ño gana.

* Obli­ga­cio­nes ajus­ta­das a su edad. Cuan­do los ni­ños tie­nen que ocu­par­se de de­ter­mi­na­das res­pon­sa­bi­li­da­des, co­mo ha­cer su ca­ma, re­co­ger la me­sa, or­de­nar su ro­pa... to­do se­gún su edad, es más pro­ba­ble que apren­dan a to­le­rar la frus­tra­ción, pues en mu­chos mo­men­tos ten­drán que lle­var­las a ca­bo aun­que no les ape­tez­can. Eso sí, “siem­pre hay que pro­po­ner­les ob­je­ti­vos rea­lis­tas, co­sas que de an­te­mano sa­be­mos que pue­den ha­cer o con­se­guir con es­fuer­zos ra­zo­na­bles”, ex­pli­ca Luis Abad.

* Ser per­se­ver­tan­tes. El apren­di­za­je de la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción se ba­sa tam­bién en la per­se­ve­ran­cia. Los ni­ños de­ben apren­der que sien­do cons­tan­tes pue­den re­sol­ver por sí mis­mos mu­chos pro­ble­mas.

* Ha­cer de­por­te. La prác­ti­ca de­por­ti­va es una ex­ce­len­te vía pa­ra prac­ti­car la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, ya que se apren­de a ga­nar y per­der, y se ejer­ci­tan la dis­ci­pli­na y la cons­tan­cia.

La opor­tu­ni­dad de apren­der

El úl­ti­mo es­ca­lón en el pro­ce­so pa­ra to­le­rar la frus­tra­ción es con­ver­tir­la en apren­di­za­je. Cuan­do los ni­ños son ca­pa­ces de afron­tar los pro­ble­mas por sí mis­mos, ten­drán la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver­los de nue­vo cuan­do vuel­van a apa­re­cer más ade­lan­te en sus vi­das. La la­bor de los pa­dres aquí es fun­da­men­tal: “Hay que ayu­dar­les, dar­les la mano, mar­car­les re­tos dia­rios y re­for­zar­los an­te los pe­que­ños lo­gros, así co­mo en­se­ñar­les a pe­dir ayu­da en el mo­men­to opor­tuno”, ex­pli­ca el di­rec­tor de los Cen­tros Red Ce­nit.

Cuan­do hay un pro­ble­ma

En al­gu­nos ni­ños, la ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción no vie­ne me­dia­da por la crian­za, sino por sus es­pe­cia­les ca­rac­te­rís­ti­cas. Así, los que tie­nen al­gún tras­torno del de­sa­rro­llo, don­de hay de­te­rio­ro de las fun­cio­nes eje­cu­ti­vas (aten­ción, me­mo­ria, con­trol, fle­xi­bi­li­dad con­gni­ti­va...), pue­den te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra apren­der de los erro­res y pro­ce­sar la in­for­ma­ción, lo que les po­dría oca­sio­nar pro­ble­mas de con­duc­ta o frus­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.