Be­lle­za

¡Ay, mi pe­lo!

Ser Padres - - Sumario - Por Bea­triz Pas­cual

El as­pec­to de nues­tro ca­be­llo de­la­ta el em­ba­ra­zo, unas ve­ces pa­ra bien y otras pa­ra mal. Es cu­rio­so que al­gu­nas mu­je­res dis­fru­ten de la me­jor me­le­na, mien­tras otras no­tan que el ca­be­llo se vuel­ve más gra­so y dé­bil. Una vez más, co­mo en la ma­yo­ría de los cam­bios que nues­tro cuer­po vi­ve du­ran­te el em­ba­ra­zo, las cul­pa­bles son las hor­mo­nas pla­cen­ta­rias (es­tró­ge­nos y pro­ges­te­ro­na) que sue­len pro­vo­car un re­tra­so en uno de los ci­clos del fo­lícu­lo pi­lo­so, lo que im­pi­de la caí­da dia­ria es­pon­tá­nea del ca­be­llo.

Pe­ro es­tas hor­mo­nas no afec­tan a to­das las mu­je­res por igual y tam­bién in­flu­ye el ti­po de pe­lo: una mu­jer con el ca­be­llo se­co no­ta­rá que es­tá más bri­llan­te y go­za de más vi­ta­li­dad du­ran­te el em­ba­ra­zo, por el au­men­to de la se­cre­ción de gra­sa del cue­ro ca­be­llu­do. Pe­ro si ya lo tie­ne gra­so, aún lo ten­drá más y de­be­rá la­vár­se­lo a me­nu­do. En ca­so de ca­be­llo nor­mal, se en­gra­sa­rá más de lo ha­bi­tual. Ade­más, nues­tro pe­lo tam­bién su­fre en el post­par­to, cuan­do ba­jan los ni­ve­les hor­mo­na­les. El repu­tado pe­lu­que­ro Eduar­do Sán­chez, nos da al­gu­nos con­se­jos pa­ra cui­dar­lo du­ran­te y des­pués del em­ba­ra­zo y así lo­grar que re­cu­pe­re su es­plen­dor.

Cui­da­dos en el em­ba­ra­zo

Ex­pli­ca el es­ti­lis­ta que, co­mo nor­ma ge­ne­ral, hay que uti­li­zar pro­duc­tos sua­ves y lo más na­tu­ra­les po­si­bles, y pro­por­cio­nar al ca­be­llo el cui­da­do es­pe­cí­fi­co que ne­ce­si­te.

En los ca­sos en los que au­men­te la pro­duc­ción de gra­sa, ha­brá que la­var­lo con más fre­cuen­cia, pe­ro con cham­pús sua­ves y neu­tros. Si el em­ba­ra­zo ha pro­vo­ca­do que el pe­lo se re­se­que, es re­co­men­da­ble apli­car acon­di­cio­na­dor, o acei­tes des­pués del la­va­do, y dos ve­ces a la se­ma­na apli­car un tra­ta­mien­to más pro­fun­do en for­ma de mas­ca­ri­lla.

Eso sí, ad­vier­te que an­tes de usar pro­duc­tos an­ti­caí­da hay que con­sul­tar al gi­ne­có­lo­go.

■Con­se­jos ca­pi­la­res

Se­guir una die­ta ri­ca en fru­tas y ver­du­ras. Co­mo ocu­rre en el ca­so de la piel, el cui­da­do del ca­be­llo tam­bién em­pie­za des­de den­tro, y las fru­tas y ver­du­ras for­ta­le­cen la cu­tí­cu­la del ca­be­llo, pues con­tie­nen vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, co­mo el hie­rro, que im­pi­den que se rom­pa y que le apor­tan brillo.

Con­su­mir ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na B, por­que ayu­da a for­ta­le­cer la sa­lud del ca­be­llo y fre­na la caí­da.

Se­car el pe­lo mo­ja­do con sua­vi­dad, con una toa­lla y sin fro­tar fuer­te.

No uti­li­zar pei­nes de púas fi­nas y evi­tar dar ti­ro­nes pa­ra des­en­re­dar el pe­lo.

La­var el ca­be­llo con agua tem­pla­da. Rea­li­zar ma­sa­jes ca­pi­la­res, ha­cien­do círcu­los con la ye­ma de los de­dos, vie­ne bien siem­pre. Au­men­tan la irri­ga­ción del cue­ro ca­be­llu­do, así que se me­jo­ra el as­pec­to del pe­lo.

Hay que evi­tar los se­ca­do­res, plan­chas y otros ins­tru­men­tos ca­lien­tes, por­que las al­tas tem­pe­ra­tu­ras es­tro­pean y de­bi­li­tan el ca­be­llo. Se pue­de usar el se­ca­dor, pe­ro a tem­pe­ra­tu­ra ba­ja, pa­ra re­ti­rar la hu­me­dad.

Es con­ve­nien­te pei­nar­lo sua­ve­men­te an­tes de acos­tar­se.

Hay que pres­cin­dir de los pei­na­dos que obli­guen a man­te­ner el pe­lo apre­ta­do y es­ti­ra­do, co­mo co­le­tas, tren­zas fuer­tes y mo­ños, por­que ti­ran del pe­lo y lo rom­pen.

■Tra­ta­mien­to ca­pi­la­res

Es­tas re­co­men­da­cio­nes son pa­ra el em­ba­ra­zo, ya que se­gún acla­ra Eduar­do Sán­chez, no exis­ten con­tra­in­di­ca­cio­nes en el post­par­to, in­clu­so du­ran­te la lac­tan­cia, pues los pro­duc­tos em­plea­dos no se trans­mi­ten a tra­vés de la le­che.

Tin­tes: al­gu­nos gi­ne­có­lo­gos re­co­mien­dan no te­ñir el pe­lo y ase­gu­ran que la co­lo­ra­ción per­ma­nen­te es­tá con­tra­in­di­ca­da du­ran­te el em­ba­ra­zo (so­bre to­do du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre) por­que es­tos tin­tes sue­len con­te­ner amo­nia­co (sus­tan­cia al­ta­men­te tó­xi­ca y per­ju­di­cial pa­ra el de­sa­rro­llo del fe­to) y oxi­dan­tes, que pue­de en­trar en con­tac­to con el cue­ro ca­be­llu­do y lle­gar al fe­to a tra­vés de la san­gre.

Lo ideal es que du­ran­te el em­ba­ra­zo se uti­li­cen tin­tes de ori­gen ve­ge­tal o hen­na, que son ino­cuos pa­ra el be­bé y ade­más evi­tan po­si­bles aler­gias.

Me­chas y re­fle­jos: se im­preg­nan en el ca­be­llo y no en­tran en con­tac­to con el cue­ro ca­be­llu­do, por lo que di­fí­cil­men­te afec­tan al fe­to.

Mol­dea­dos, y ali­sa­dos: se re­co­mien­da evi­tar su uti­li­za­ción co­mo pre­cau­ción, ya que no se sa­be có­mo afec­tan al fe­to los pro­duc­tos quí­mi­cos uti­li­za­dos du­ran­te el em­ba­ra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.