Ca­pa­ci­da­des

Di­me có­mo edu­cas y te di­ré qué ti­po de pa­dre eres.

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ría Al­cai­de

To­dos los pa­dres que­re­mos lo me­jor pa­ra nues­tros hi­jos y, en oca­sio­nes, no nos da­mos cuen­ta de que se­gún có­mo ac­tue­mos con ellos es­ta­mos in­flu­yen­do en su cre­ci­mien­to per­so­nal y en el de­sa­rro­llo de su in­te­li­gen­cia emo­cio­nal en un fu­tu­ro. Es im­por­tan­te en­ten­der que los dis­tin­tos es­ti­los edu­ca­ti­vos de los pa­dres in­ter­ac­túan siem­pre con las ca­rac­te­rís­ti­cas de un ni­ño en con­cre­to. Por tan­to, los pa­dres de­be­mos ser sen­si­bles a es­ta cir­cuns­tan­cia y adap­tar las es­tra­te­gias a las ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas de nues­tros hi­jos.

De­bi­do a que exis­ten tan­tos ti­pos de pa­dres co­mo fa­mi­lias hay en el mun­do, y que la ma­yo­ría de las ma­ne­ras de edu­car es­tán a ca­ba­llo en­tre uno y otro mo­de­lo edu­ca­ti­vo es­tán­dar, de­be­mos en­ten­der los es­ti­los edu­ca­ti­vos de una for­ma fle­xi­ble adap­ta­da a ca­da ni­ño y a ca­da fa­mi­lia. Ade­más, con el pa­so del tiem­po y las trans­for­ma­cio­nes so­cia­les, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de pa­dres ca­mi­nan ha­cia un nue­vo mo­de­lo de igual­dad y co­rres­pon­sa­bi­li­dad fa­mi­liar pro­ban­do nue­vas for­mas de edu­car a sus hi­jos, en al­gu­nos ca­sos, con­tra­pues­tas a la que vi­vie­ron ellos. Es­to ha da­do lu­gar a que en la so­cie­dad ac­tual al­gu­nos pa­dres se ob­se­sio­nen por con­tro­lar a sus hi­jos y se vuel­van de­ma­sia­do pro­tec­to­res o “so­bre­pro­tec­to­res”, co­mo los de­no­mi­na el pro­fe­sor y es­cri­tor Fran­cis­co Cas­ta­ño Me­na, coau­tor del li­bro Apren­der a Edu­car. “Por un la­do se sien­ten cul­pa­bles de no po­der de­di­car­les el tiem­po que qui­sie­ran a los hi­jos y por otro les preo­cu­pa ex­ce­si­va­men­te que su­fran o lo pa­sen mal an­te cual­quier si­tua­ción lo que pro­vo­ca que los so­bre­pro­te­jan”, ex­pli­ca el ex­per­to.

Prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los pa­dres

Ami­gos y colegas

No­ve­do­sas tam­bién re­sul­tan las nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción de los pa­dres de los mi­llen­nials con sus hi­jos, que han da­do lu­gar a pa­dres colegas, al­go que pa­ra los ex­per­tos tam­po­co re­sul­ta ideal. “Al­gu­nos pa­dres son colegas de sus hi­jos por­que in­ten­tan man­te­ner una bue­na re­la­ción con ellos y creen que sien­do ami­gos de es­tos se van a lle­var me­jor con ellos. Pe­ro es­to lo úni­co que pro­vo­ca es que los hi­jos, con­for­me van cre­cien­do, se van sin­tien­do igua­les que sus pa­dres en to­do. Por ello, les cues­ta asu­mir nor­mas o quie­ren ha­cer co­sas que no les to­ca, ge­ne­ran­do en mu­chos ca­sos con­duc­tas dis­rup­ti­vas cuan­do va lle­gan­do la ado­les­cen­cia”, ex­pli­ca Fran­cis­co Cas­ta­ño. Man­te­ner una bue­na co­mu­ni­ca­ción con los hi­jos no tie­ne por qué es­tar re­ñi­da con ejer­cer el rol de pa­dres. Po­ner nor­mas y ha­cer que se cum­plan, así co­mo en­se­ñar­les res­pon­sa­bi­li­da­des a los hi­jos, no es in­com­pa­ti­ble con po­der ha­blar con ellos de las co­sas que les preo­cu­pan. A ve­ces se in­ten­ta con­ven­cer a los hi­jos de que cum­plan con sus res­pon­sa­bi­li­da­des ha­blan­do y ha­blan­do o bien se in­ten­ta ne­go­ciar to­do, pro­vo­can­do un des­gas­te tan­to en los pa­dres co­mo en los hi­jos que afec­ta

So­bre­pro­te­ger al ni­ño pro­vo­ca que no se­pa va­ler­se por sí mis­mo en el fu­tu­ro y sea más in­se­gu­ro

a la re­la­ción. Es im­por­tan­te mar­car bien los lí­mi­tes con nues­tros pe­que­ños pa­ra que el día de ma­ña­na no se con­vier­tan en unos dés­po­tas o egoís­tas.

De­ma­sia­da li­ber­tad

Mu­chos pa­dres no quie­ren po­ner nor­mas ni lí­mi­tes a sus hi­jos pa­ra que no se les eti­que­te de au­to­ri­ta­rios, al­go de lo que quie­ren huir. Por tan­to, en­tre la exi­gen­cia del es­ti­lo au­to­ri­ta­rio y la fal­ta de nor­mas y lí­mi­tes del es­ti­lo per­mi­si­vo, ¿dón­de en­con­tra­mos el equi­li­brio? “La exi­gen­cia no de­be de es­tar en el re­sul­ta­do aca­dé­mi­co”, ad­vier­te Cas­ta­ño. A ve­ces los pa­dres so­lo se preo­cu­pan de los re­sul­ta­dos y a los hi­jos se les exi­ge unos re­sul­ta­dos que a ve­ces no van a ser ca­pa­ces de al­can­zar. En mu­chos ca­sos, la pre­sión a la que se so­me­te a es­tos chi­cos es tal que al fi­nal aca­ban es­ta­llan­do con con­duc­tas de ries­go y con­flic­tos fa­mi­lia­res. Es me­jor en­se­ñar­les a es­for­zar­se en vez de exi­gir re­sul­ta­dos, cen­trar­se en el tra­ba­jo del día a día, trans­mi­tir al hi­jo que tie­ne que in­ten­tar ser la me­jor ver­sión de sí mis­mo. Con es­tas con­sig­nas es más fá­cil man- te­ner una es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal en los ni­ños. En cuan­to a la per­mi­si­vi­dad, hay que te­ner mu­cho cui­da­do. Si se les per­mi­te to­do y no se les di­ce que no a na­da, al fi­nal se con­vier­ten en ni­ños ti­ra­nos que no acep­tan nin­gún ti­po de nor­ma ni lí­mi­te, pro­vo­can­do ver­da­de­ros pro­ble­mas en las fa­mi­lias. Se ha de huir de la creen­cia de que po­ner nor­mas y lí­mi­tes es lo mis­mo que ser au­to­ri­ta­rios y es­to no es así. Las nor­mas y lí­mi­tes sir­ven pa­ra que se sien­tan más se­gu­ros, por­que sa­ben que es lo que han de ha­cer y has­ta don­de pue­dan lle­gar. Ade­más, tie­nen la fun­ción de en­se­ñar a los hi­jos a asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des.

Be­sos y abra­zos

Las mues­tras de afec­to es otro de los te­mas que más preo­cu­pa a los pa­dres. ¿Es po­si­ble ex­pre­sar ca­ri­ño e in­te­rés sin ha­cer ni­ños mi­ma­dos? El pro­fe­sor Fran­cis­co Cas­ta­ño Me­na lo tie­ne cla­ro y po­ne un ejem­plo: “el ca­ri­ño a tra­vés de be­sos y abra­zos no es­tá re­ñi­do con el cum­pli­mien­to de sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Mi hi­jo sa­be que tie­ne que ha­cer sus de­be­res, tie­ne un ho­ra­rio de uso de mó­vil y de otras tec­no­lo­gías, ha de re­co­ger su ro­pa o bien pre­pa­rar­se su mo­chi­la y su bo­ca­di­llo por las ma­ña­nas y nos da­mos be­sos por la no­che y al sa­lu­dar­nos por la ma­ña­na. No creo que ha­ya de ser frío, pe­ro tam­po­co so­bre­pro­te­ger a los hi­jos. En­tien­do por so­bre­pro­te­ger ha­cer­les cual­quier co­sa que pue­dan ha­cer­se ellos”.

TI­POS DE PA­DRES Y ES­TI­LOS EDU­CA­TI­VOS

Pa­dres au­to­ri­ta­rios

Es­te ti­po de pa­dres dan mu­cha im­por­tan­cia a la obe­dien­cia y la exi­gen sin dar lu­gar a ré­pli­ca o al diá­lo­go. Se ca­rac­te­ri­zan por im­po­ner sus nor­mas “por qué sí”. Son rí­gi­dos, po­co afec­tuo­sos y desean te­ner el con­trol ab­so­lu­to so­bre los hi­jos. Ca­re­cen de una co­mu­ni­ca­ción ade­cua­da con sus hi­jos por­que con­si­de­ran que el diá­lo­go es su­per­fluo y sue­len ha­cer én­fa­sis en los erro­res de los hi­jos, ig­no­ran­do los lo­gros o las vir­tu­des. Cas­ti­gan las con­duc­tas inade­cua­das pa­ra pre­ve­nir pro­ble­mas en el fu­tu­ro. Pien­san que a los ni­ños no se les han de dar de­ma­sia­das ex­pli­ca­cio­nes y que el cas­ti­go por sí mis­mo es su­fi­cien­te pa­ra di­sua­dir la con­duc­ta del ni­ño. No sue­len ex­pre­sar su afec­to abier­ta­men­te a sus hi­jos, en ge­ne­ral, sus ex­pre­sio­nes de ca­ri­ño son po­cas o nu­las y no tie­nen en cuen­ta los in­tere­ses y ne­ce­si­da­des de los ni­ños.

Dar ca­ri­ño a nues­tros hi­jos no es­tá re­ñi­do con que cum­plan con sus res­pon­sa­bi­li­da­des

Es­ti­lo edu­ca­ti­vo y con­se­cuen­cias en los hi­jos Los pa­dres au­to­ri­ta­rios sue­len cau­sar mu­chos pro­ble­mas en la ado­les­cen­cia de sus hi­jos por­que los obli­gan a vi­vir ba­jo mu­cha pre­sión, de­bi­do a que dan mu­cha im­por­tan­cia a su ín­di­ce de ma­du­rez. Su es­ti­lo edu­ca­ti­vo da lu­gar a hi­jos obe­dien­tes y su­mi­sos, en al­gu­nos ca­sos con ten­den­cia a sen­tir­se cul­pa­bles, con ba­ja au­to­es­ti­ma y po­cas ha­bi­li­da­des so­cia­les. El mo­ti­vo, se­gún in­di­ca el pro­fe­sor y es­cri­tor Fran­cis­co Cas­ta­ño Me­na, “es que no les preo­cu­pa la cau­sa por la que su hi­jo no se com­por­ta bien, so­lo uti­li­zan el cas­ti­go co­mo mé­to­do pa­ra edu­car y no jus­ti­fi­can an­te sus hi­jos por qué tie­ne que com­por­tar­se de una ma­ne­ra o de otra”. Es­te ti­po de pa­dres era muy co­mún en las ge­ne­ra­cio­nes de nues­tros abue­los o nues­tros pa­dres, pe­ro to­da­vía exis­ten. De­ben tra­ba­jar su fle­xi­bi­li­dad y com­pren­der que la co­mu­ni­ca­ción es la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra una fa­mi­lia fe­liz.

Pa­dres per­mi­si­vos

Se ca­rac­te­ri­zan por dar una ex­ce­si­va li­ber­tad a los hi­jos. Son muy afec­tuo­sos y el gra­do de co­mu­ni­ca­ción con sus hi­jos es al­to, pe­ro no ejer­cen con­trol y exi­gen po­co tan­to en el cum­pli­mien­to de nor­mas co­mo en ma­du­rez. En la prác­ti­ca, es el de­seo o el in­te­rés del ni­ño el que di­ri­ge la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos, ya que los pa­dres tra­tan de adap­tar­se a sus ne­ce­si­da­des. Es­tán en con­tra de usar pre­mios o cas­ti­gos en la edu­ca­ción y con­si­de­ran que los ni­ños han de apren­der por sí mis­mos lo que es­tá bien y lo que es­tá mal.

Es­ti­lo edu­ca­ti­vo y con­se­cuen­cias en los hi­jos Es muy co­mún en­con­trar es­te ti­po de pa­dres en­tre los que fue­ron edu­ca­dos por au­to­ri­ta­rios, y aho­ra de­jan a sus hi­jos ha­cer “lo que quie­ran” por­que creen que así se­rán fe­li­ces. Sin em­bar­go, cre­cer sin lí­mi­tes, sin pre­mios ni cas­ti­gos, afec­ta a los ni­ños por­que apren­den que no hay re­glas y que el mun­do de­be cons­truir­se a su ma­ne­ra. Los ni­ños cre­cen sin una guía, lo que da lu­gar a ni­ños más in­ma­du­ros e in­ca­pa­ces de con­tro­lar sus im­pul­sos, que ca­re­cen de au­to­con­trol y son po­co per­sis­ten­tes en las ta­reas. Es­tos pa­dres de­ben tra­ba­jar su au­to­ri­dad y sa­ber que te­ner lí­mi­tes no sig­ni­fi­ca mal­tra­tos ni cas­ti­gos.

Pa­dres so­bre­pro­tec­to­res

Han crea­do to­da una nue­va ge­ne­ra­ción de pa­dres en­tre los que se en­cuen­tran los pa­dres he­li­cóp­te­ro, pa­dres api­so­na­do­ra o qui­ta­nie­ves, pa­dres má­na­ger, pa­dres ma­yor­do­mo, pa­dres guar­daes­pal­das, pa­dres agen­da, pa­dres bo­ca­di­llo… cu­ya fi­na­li­dad es cui­dar, de­fen­der y li­be­rar de cual­quier pe­li­gro, con­flic­to, frus­tra­ción o ma­les­tar a sus hi­jos. Son ex­ce­si­va­men­te alar­mis­tas y mie­do­sos, pro­te­gen en ex­ce­so a sus hi­jos y rea­li­zan un mon­tón de ta­reas por ellos sin de­jar que in­ter­ven­gan o ten­gan la ex­pe­rien­cia del en­sa­yo-error.

Es­ti­lo edu­ca­ti­vo y con­se­cuen­cias en los hi­jos Crean hi­jos de­pen­dien­tes por­que en­se­ñan a sus hi­jos que ellos siem­pre es­ta­rán ahí pa­ra so­lu­cio­nar­lo to­do. Co­mo creen que el mun­do es un gran pe­li­gro pa­ra los ni­ños y se en­fa­dan con ellos cuan­do son in­quie­tos, o se ale­jan pa­ra cu­rio­sear, evi­tan que apren­dan a va­ler­se por sí mis­mos. Y en su in­ten­to por man­te­ner a sus hi­jos sa­nos y sal­vos, rea­li­zan las ac­ti­vi­da­des que a los ni­ños les co­rres­pon­de, ha­cién­do­los sen­tir inú­ti­les. Es­te ti­po de pa­dres de­be sa­ber que los ni­ños de­ben apren­der a pros­pe­rar en el mun­do que les ha to­ca­do vi­vir en lu­gar de pro­te­ger­los de él y que los ni­ños de­ben cre­cer uti­li­zan­do sus pro­pios re­cur­sos, equi­vo­cán­do­se e in­ten­tán­do­lo de nue­vo las ve­ces que ha­ga fal­ta.

Los pa­dres so­bre­pro­tec­to­res no per­mi­ten que sus hi­jos ten­gan la ex­pe­rien­cia en­sa­yo-error

Pa­dres de­mo­crá­ti­cos

Tam­bién co­no­ci­dos co­mo pa­dres ne­go­cia­do­res o pa­dres em­pá­ti­cos, es­tos pa­dres se ca­rac­te­ri­zan por man­te­ner una co­mu­ni­ca­ción ac­ti­va con sus hi­jos. Es­cu­chan los mo­ti­vos y las ra­zo­nes, y ofre­cen a sus hi­jos op­cio­nes pa­ra ac­tuar y así evi­tan con­flic­tos. Re­sul­tan equi­li­bra­dos emo­cio­nal­men­te, per­si­guen el bie­nes­tar fa­mi­liar, la bue­na edu­ca­ción y el or­den y res­pe­to en el ho­gar.

Es­ti­lo edu­ca­ti­vo y con­se­cuen­cias en los hi­jos Ayu­dan a en­ten­der a sus hi­jos en qué se han equi­vo­ca­do pa­ra que crez­can mo­ti­va­dos y quie­ran ha­cer del mun­do un lu­gar me­jor. Los ni­ños no aca­tan las nor­mas por­que sí, sino que en­tien­den el sig­ni­fi­ca­do de ca­da de ellas por­que sus pa­dres las jus­ti­fi­can me­dian­te el diá­lo­go y la ne­go­cia­ción. Sin em­bar­go, los pa­dres ne­go­cia­do­res de­ben te­ner cui­da­do pa­ra no caer en el “so­borno” pa­ra que los ni­ños ha­gan o no ha­gan cier­tas co­sas. De­ben ser cons­cien­tes de que los ni­ños pue­den en­ten­der qué es lo me­jor si se les ex­pli­ca to­do con pa­cien­cia.

Pa­dres pa­si­vos

En es­te gru­po fi­gu­ran los que se de­sen­tien­den de las res­pon­sa­bi­li­da­des de la fa­mi­lia y de­jan a sus pa­re­jas la res­pon­sa­bi­li­dad de la crian­za de los hi­jos. Sue­len po­ner pre­tex­tos pa­ra no es­tar con sus hi­jos y cuan­do hay pro­ble­mas de­jan que to­do lo so­lu­cio­ne la pa­re­ja. Es­te per­fil res­pon­de al de al­gu­nos pa­dres se­pa­ra­dos o di­vor­cia­dos que han ini­cia­do una “nue­va vi­da”. Pa­dres con es­ca­sa im­pli­ca­ción en la ta­rea de crian­za y edu­ca­ción. Son fríos y dis­tan­tes con sus hi­jos y mues­tran es­ca­sa sen­si­bi­li­dad a las ne­ce­si­da­des de los ni­ños.

Es­ti­lo edu­ca­ti­vo y con­se­cuen­cias en los hi­jos Un al­to por­cen­ta­je de las pa­re­jas que se se­pa­ran ale­gan di­fe­ren­cias irre­con­ci­lia­bles en cuan­to a la edu­ca­ción de los hi­jos, por lo que el cón­yu­ge que no vi­ve con ellos sue­le to­mar es­ta ac­ti­tud pa­si­va que da lu­gar a que to­men a la li­ge­ra los pro­ble­mas de los hi­jos y no for­man par­te de su de­sa­rro­llo. Los hi­jos pue­den pre­sen­tar ba­ja au­to­es­ti­ma, re­sis­ten­cia a las nor­mas, ser po­co sen­si­bles a las emo­cio­nes de los de­más (ba­ja em­pa­tía) y son ni­ños muy vul­ne­ra­bles a con­flic­tos per­so­na­les y so­cia­les. Es­tos pa­dres de­ben apren­der que los hi­jos to­man el ejem­plo de am­bos pa­dres y que la au­sen­cia de uno, fí­si­ca o emo­cio­nal, afec­ta a su de­sa­rro­llo.

Pa­dres ma­ni­pu­la­do­res

Son aque­llos que se sir­ven del chan­ta­je, el so­borno o la cul­pa­bi­li­dad pa­ra que su hi­jo les obe­dez­ca. “Ma­ni­pu­lan­do, es­tos pa­dres con­si­guen edu­car a sus hi­jos en el pre­mio in­me­dia­to o en la de­pen­den­cia emo­cio­nal: le en­se­ñan a obe­de­cer por el mo­do en que reac­cio­na­rán des­pués, por si hay be­ne­fi­cio o gri­tos”, ase­gu­ra el pro­fe­sor Fran­cis­co Cas­ta­ño Me­na.

Es­ti­lo edu­ca­ti­vo y con­se­cuen­cias en los hi­jos Los ni­ños se acos­tum­bran a ac­tuar con la mi­ra­da pues­ta en el pre­mio o en la ga­nan­cia que ob­ten­drán, y por tan­to, se mues­tran obe­dien­tes por la pro­me­sa del re­ga­lo que ob­ten­drán. Es­ta ma­ne­ra de ac­tuar ha­ce que los ni­ños no en­tien­dan los mo­ti­vos por los que tie­nen que ha­cer al­go de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, por­que no se lo ex­pli­can. Es­tos pa­dres de­ben en­ten­der que no de­ben ju­gar con los sen­ti­mien­tos de sus hi­jos por­que pue­den lle­gar a ha­cer­les sen­tir­se cul­pa­bles de ac­cio­nes que no lo son.

Los pa­dres ne­go­cia­do­res man­tie­nen una co­mu­ni­ca­ción ac­ti­va con sus hi­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.