Nue­va en­se­ñan­za

El jue­go es la for­ma na­tu­ral que tie­ne los ni­ños de apren­der y es la lla­ve que pue­de abrir la puer­ta a la in­no­va­ción y al cam­bio.

Ser Padres - - Sumario - Por Cris­ti­na Can­tu­do

“No hay apren­di­za­je sin jue­go”.

Son mu­chos los ex­per­tos en edu­ca­ción que con­si­de­ran que la es­cue­la, la edu­ca­ción tal y co­mo la he­mos co­no­ci­do has­ta aho­ra, ne­ce­si­ta un cam­bio, por­que es­tá sa­tu­ra­da y re­ple­ta de obli­ga­cio­nes. “La es­cue­la que co­no­ce­mos es­tá en cri­sis a ni­vel mun­dial, los ni­ños no son igual aho­ra que an­tes, ni las he­rra­mien­tas edu­ca­ti­vas, el mar­co cam­bia”, afir­ma Im­ma Ma­rín,

ma­dre de fa­mi­lia y ex­per­ta en edu­ca­ción y co­mu­ni­ca­ción a tra­vés del jue­go y de la ga­mi­fi­ca­ción y au­to­ra del li­bro ¿ju­ga­mos?. Ma­rín es una de esas per­so­nas fir­me­men­te con­ven­ci­das de los po­de­res del jue­go pa­ra trans­for­mar la edu­ca­ción. Im­ma Ma­rín ex­pli­ca que el por­qué del li­bro es cla­ro: “es ne­ce­sa­rio dar luz a los fan­tas­mas, iden­ti­fi­car los mie­dos que pa­ra­li­zan y ayu­dar a las per

so­nas que tie­nen cla­ro que el jue­go es una he­rra­mien­ta efi­caz, pe­ro no sa­ben có­mo po­ner­lo en prác­ti­ca. Hay pro­fe­so­res que sa­ben que ju­gar es po­si­ti­vo pa­ra el apren­di­za­je, pe­ro no tie­nen cla­ro có­mo lle­var­lo a la prác­ti­ca”.

Ac­ti­tud lú­di­ca

“No to­das las ac­ti­vi­da­des se pue­den con­ver­tir e jue­gos, pe­ro to­do se pue­de vi­vir con ac­ti­tud lú­di­ca”, ex­pli­ca Im­ma Ma­rín. “Un jue­go tie­ne que te­ner sen­ti­do, por muy ab­sur­do que sea, por­que si le en­cuen­tras un sen­ti­do te es­fuer­zas más”, afir­ma. Pa­ra Ma­rín la cues­tión no es ha­cer­lo to­do ju­gan­do, pe­ro sí to­do con una ac­ti­tud de jue­go, “to­do de­be ser gra­ti­fi­can­te y eso no sig­ni­fi­ca sin es­fuer­zo”.

Apren­di­za­je lú­di­co

“No hay apren­di­za­je sin jue­go, no hay otra for­ma de apren­der”, di­ce la ex­per­ta, que sos­tie­ne que to­dos los ni­ños ha­cen las co­sas ju­gan­do y es su for­ma de en­ten­der el mun­do. Los ni­ños sien­ten ad­mi­ra­ción mien­tras jue­gan, sien­ten cu­rio­si­dad que ha­ce que se ha­gan pre­gun­tas, unas pre­gun­tas que lle­van a un apren­di­za­je. Que se pue­de apren­der ju­gan­do no es al­go ex­clu­si­vo de los ni­ños, los adul­tos tam­bién apren­den me­dian­te el jue­go. “El jue­go nos per­mi­te ha­cer una me­tá­fo­ra de al­go com­ple­jo. Un ejem­plo de es­ta for­ma de apren­di­za­je son los jue­gos pa­ra em­pre­sas que per­mi­ten es­tu­diar y for­ta­le­cer plan­ti­llas”, ex­pli­ca Ma­rín.

La es­cue­la

“Hay una iner­cia de no cam­bio que no de­ja que flu­yan las ideas. Hay mu­chas creen­cias li­mi­tan­tes so­bre los be­ne­fi­cios del jue­go en el apren­di­za­je que de­be­mos su­pe­rar”, afir­ma Ma­rín. Pa­ra la ex­per­ta en edu­ca­ción la cla­ve pa­ra que lle­gue el cam­bio a los co­le­gios es es­cu­char y en­ten­der que hay per­so­nas que creen que se pue­den ha­cer otras co­sas, que la es­cue­la pue­de te­ner una au­to­no­mía. “Pa­ra que la es­cue­la cam­bie sí de­be ha­ber un cam­bio sis­té­mi­co y ho­lis­ti­co”. Pa­ra la ex­per­ta los pa­dres tie­nen mu­cho que ver en es­te cam­bio y el jue­go tie­ne un pa­pel cla­ve, ya que el apren­di­za­je lú­di­co ayu­da a pa­dres y pro­fe­so­res a crear víncu­lo. “La re­vo­lu­ción de­be ve­nir des­de aba­jo: se­rán los pa­dres y pro­fe­so­res crean­do mas víncu­lo los que em­pe­za­rán a trans­for­mar la es­cue­la, des­pués ya ven­drán las me­di­das y de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas”.

¿Ju­ga­mos? Có­mo el apren­di­za­je lú­di­co pue­de trans­for­mar la edu­ca­ción. Im­ma Ma­rín (Pai­dós Edu­ca­ción). La au­to­ra, es­pe­cia­lis­ta en ga­mi­fi­ca­ción, pre­sen­ta el ca­mino ha­cia la trans­for­ma­ción edu­ca­ti­va a tra­vés del jue­go, que pue­de ser la lla­ve que abra las puer­tas de la in­no­va­ción y el cam­bio, ayu­dan­do a su­pe­rar mu­chas de las di­fi­cul­ta­des a las que se en­fren­tan pa­dres, pro­fe­so­ra­do y alum­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.