De­por­te jun­tos

Des­pués de te­ner un hi­jo pue­des vol­ver a re­to­mar tu ru­ti­na acom­pa­ña­da de tu be­bé. Si­gue es­tos con­se­jos y dis­fru­ta­rás del de­por­te en fa­mi­lia.

Ser Padres - - Sumario - Por Car­men Cas­te­lla­nos

Co­rrer con el be­bé.

Los be­ne­fi­cios de co­rrer con tu hi­jo son tan­to pa­ra ti co­mo pa­ra él. Tú re­to­mas una ru­ti­na de ejer­ci­cio que te ayu­da­rá a vol­ver a po­ner­te en for­ma, re­fuer­za el tron­co in­fe­rior, los bra­zos y la es­pal­da, y que te re­la­ja­rá, y él ad­qui­ri­rá el há­bi­to sa­lu­da­ble de ha­cer de­por­te.

A qué edad em­pe­zar

Los be­bés re­cién na­ci­dos ne­ce­si­tan mu­cha tran­qui­li­dad y la ma­dre tam­bién ne­ce­si­ta un tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar­se del par­to. Pa­ra co­men­zar a prac­ti­car run­ning es me­jor ha­cer­lo cuan­do el pe­que­ño ha­ya cum­pli­do, al me­nos, me­dio año. Co­men­zar an­tes no es acon­se­ja­ble ya que los múscu­los del cue­llo to­da­vía son dé­bi­les pa­ra su­je­tar­lo con se­gu­ri­dad, so­bre to­do si lo so­me­te­mos a un mo­vi­mien­to al que no es­tá acos­tum­bra­do. So­bre el tiem­po has­ta el que pue­des ir con el be­bé en el ca­rri­to lo me­jor es que no sea mas allá de los tres años, cuan­do el ni­ño ya pue­de ca­mi­nar.

A te­ner en cuen­ta

Aho­ra tie­nes que pen­sar que no vas so­la y que tie­nes que lle­var lo que el be­bé pue­da ne­ce­si­tar: agua, pa­ña­les, toa­lli­tas y al­gún ju­gue­te pa­ra que se en­tre­ten­ga. So­bre la elec­ción del ca­rri­to hay va­rias co­sas que tie­nes que te­ner en cuen­ta: pa­ra un tro­te li­ge­ro en una ru­ta lla­na va­len ca­si to­dos, pe­ro es me­jor es­co­ger co­che­ci­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra es­ta ac­ti­vi­dad. Es­tos tie­nen 3 rue­das, dos tra­se­ras y una fron­tal. Las tra­se­ras son más gran­des que las de los ca­rros de pa­seo pa­ra adap­tar­se a las irre­gu­la­ri­da­des del te­rreno. La rue­da de­lan­te­ra es igual de grue­sa que las tra­se­ras y pue­de blo­quear­se du­ran­te la ca­rre­ra pa­ra que el ca­rri­to no se des­es­ta­bi­li­ce. Ade­más la al­tu­ra del ma­ni­llar de­be de re­gu­lar­se.

Por don­de co­rrer

Me­jor en ru­tas co­no­ci­das, lla­nas y li­bres de obs­tácu­los, ya que la ca­rre­ra em­pu­jan­do el co­che­ci­to re­quie­re más es­fuer­zo. No suel­tes nun­ca el ca­rro ni ha­gas gi­ros brus­cos con él.

Pue­des co­rrer con el be­bé a par­tir de los seis me­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.