En­tre no­so­tras

Ser Padres - - Sumario - Por Ele­na Pe­rez Sa­las

Acier­tos y tro­pie­zos de una ma­dre pri­me­ri­za.

La ma­yo­ría de las ma­dres han ex­pe­ri­men­ta­do en al­gún mo­men­to la sen­sa­ción de que no lo es­tán ha­cien­do bien con sus hi­jos; mu­chas no se per­do­nan ni el más mí­ni­mo error y las hay que arras­tran un sen­ti­mien­to de cul­pa con­ti­nuo. Tran­qui­la, no se pue­de ser siem­pre per­fec­ta.

Un do­bla­di­llo des­co­si­do (del que la tu­to­ra da bue­na cuen­ta en la agen­da es­co­lar), la au­sen­cia en una re­pre­sen­ta­ción de fin de cur­so o es­cu­char, mien­tras se es­tán in­tro­du­cien­do en la frei­do­ra unas cro­que­tas con­ge­la­das, los ha­la­gos que un hi­jo ha­ce de las len­te­jas cien por cien ca­se­ras que le ha pre­pa­ra­do la ma­má de su ami­gui­to son al­gu­nos de esos he­chos pun­tua­les que pue­den des­en­ca­de­nar un sen­ti­mien­to de desa­so­sie­go y cul­pa­bi­li­dad que lle­va a al­gu­nas mu­je­res a la con­clu­sión de que han sus­pen­di­do en su pa­pel de ma­dres. Aun­que la ma­yo­ría se con­si­de­ra en al­gún mo­men­to una “ma­dre im­per­fec­ta”, hay al­gu­nas mu­je­res que se ajus­tan más al per­fil de las que tien­den a sen­tir­se así. Tal y co­mo ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Sil­via Ála­va, “las mu­je­res muy au­to­exi­gen­tes se per­ci­ben a sí mis­mas más fá­cil­men­te co­mo "ma­más im­per­fec­tas" sim­ple­men­te por­que tie­nen pues­to el lis­tón más al­to, no por­que no es­tén ejer­cien­do bien su pa­pel de ma­dres. Y lo mis­mo ocu­rre con las que tie­nen po­ca au­to­con­fian­za, cu­ya fal­ta de se­gu­ri­dad en sí mis­mas afec­ta a su rol de ma­dre, ya que tien­den a pen­sar que no lo es­tán ha­cien­do bien y siem­pre se re­cri­mi­nan no ha­ber ac­tua­do de for­ma dis­tin­ta, lo que les ha­ce sen­tir­se mal y cul­pa­bles, en lu­gar de apren­der de los erro­res y co­rre­gir­los”. Es cier­to que los ni­ños no vie­nen con un ma­nual ba­jo el bra­zo y que no siem­pre se sa­be có­mo ac­tuar, pe­ro hay que ejer­cer el rol de ma­dre de una for­ma re­la­ja­da, sin aña­dir más pre­sión de la ne­ce­sa­ria y, so­bre to­do, dar­se per­mi­so pa­ra co­me­ter erro­res. “En la edu­ca­ción y cui­da­do de los hi­jos hay que ac­tuar con sen­ti­do co­mún; es muy po­si­ble que lo que a otras ma­dres les ha fun­cio­na­do, a ti no te val­ga. Hay que re­cor­dar que to­dos los se­res hu­ma­nos so­mos im­per­fec­tos, y eso in­clu­ye a las ma­dres; así que la ma­dre

per­fec­ta no exis­te por­que no exis­ten las per­so­nas per­fec­tas”, afir­ma la psi­có­lo­ga.

Se­gún los ex­per­tos el prin­ci­pal de­to­nan­te del com­ple­jo de sen­tir­se una ma­dre “a me­dias” son los es­te­reo­ti­pos e ideas pre­con­ce­bi­das so­bre lo que sig­ni­fi­ca la ma­ter­ni­dad. Es­te es uno de los te­mas que abor­da la pe­rio­dis­ta Yo­lan­da G. Vi­lla­luen­ga en su li­bro La ma­dre im­per­fec­ta. “El ideal que nos han trans­mi­ti­do di­bu­ja una ma­ter­ni­dad sin ho­ra­rio pa­ra aten­der la ne­ce­si­dad de los hi­jos. Pe­ro ca­da mu­jer de­be cues­tio­nar­se qué quie­re y tra­tar de adap­tar la reali­dad a sus ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les, dis­po­nien­do de un tiem­po pro­pio pa­ra sus de­seos y emo­cio­nes”.

Esa sen­sa­ción de no cum­plir los ro­les es­ta­ble­ci­dos su­po­ne pa­ra mu­chas mu­je­res un gol­pe muy ba­jo a su au­to­es­ti­ma en lo que a ma­ter­ni­dad se re­fie­re. Y lo mis­mo ocu­rre con los con­se­jos (que en oca­sio­nes se con­vier­ten en ver­da­des ab­so­lu­tas en vir­tud de no se sa­be qué fun­da­men­to) con los que fa­mi­lia­res u otras per­so­nas del en­torno bom­bar­dean a las nue­vas ma­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.