De Lí­bano a No­rue­ga

Ser Padres - - Testimonio - Por cor­te­sía de AC­NUR

La de Zain es una de las his­to­rias que nos ha­cen son­reír a pe­sar de que la gue­rra en Si­ria cumpla es­te mes ocho años. Hu­yó de Si­ria con su fa­mi­lia en 2012 y des­de el año pa­sa­do vi­ven en No­rue­ga gra­cias a AC­NUR. En­tre tan­to, se re­fu­gia­ron en Lí­bano y, sin bus­car­lo, Zain pro­ta­go­ni­zó la pe­lí­cu­la Ca­far­naúm.

Mien­tras la gue­rra en Si­ria no ce­sa, mi­llo­nes de per­so­nas den­tro y fue­ra del país in­ten­tan so­bre­vi­vir. So­lo en Lí­bano y Jor­da­nia, don­de hay cer­ca de dos mi­llo­nes de re­fu­gia­dos si­rios, el 75% cuen­ta con me­nos de 2 eu­ros al día. Zain po­ne ros­tro a es­te por­cen­ta­je y su pa­pel en la pe­lí­cu­la Ca­far­naúm ha­ce al es­pec­ta­dor sen­tir­lo en su pro­pia piel.

Aun­que en la pe­lí­cu­la Zain en­car­na a un ni­ño li­ba­nés, tam­bién lla­ma­do Zain, que día a día tie­ne que ha­cer fren­te a la po­bre­za ex­tre­ma en Lí­bano, su vi­da co­mo re­fu­gia­do en es­te país no era di­fe­ren­te. Ni el Zain real, ni el Zain de la pe­lí­cu­la van a la es­cue­la. Sus pa­dres no tra­ba­jan. Y sus cuer­pos no apa­ren­tan los 11 años que

tie­nen a cau­sa de la des­nu­tri­ción.

Es­tas si­mi­li­tu­des hi­cie­ron que Na­di­ne La­ba­ki, la di­rec­to­ra de Ca­far­naúm, se fi­ja­ra en él y le pro­pu­sie­ra pro­ta­go­ni­zar su pe­lí­cu­la. An­tes del ro­da­je, AC­NUR ya ha­bía co­men­za­do el pro­ce­so de reasen­ta­mien­to a un ter­cer país pa­ra la fa­mi­lia de Zain, una de las so­lu­cio­nes du­ra­de­ras que AC­NUR ofre­ce a los re­fu­gia­dos en ma­yor si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.

“Me sen­tí en la obli­ga­ción de ha­cer Ca­far­naúm”

Na­di­ne La­ba­ki (Lí­bano, 1974) ha que­ri­do re­fle­jar en Ca­far­naúm la reali­dad eco­nó­mi­ca y la cri­sis de re­fu­gia­dos que se vi­ve en su país.“Ca­da vez son más los ni­ños que ve­mos

tra­ba­jan­do en la ca­lle pa­ra dar de co­mer a sus fa­mi­lias. Es su tris­te­za lo que en cier­to mo­do me lle­vó a ha­cer es­ta pe­lí­cu­la”, aña­de. La­ba­ki tam­bién te­nía en men­te a Alan, aquel ni­ño que apa­re­ció muer­to en sep­tiem­bre de 2015 en una pla­ya de Tur­quía: “Pen­sa­ba: si es­te ni­ño hu­bie­ra po­di­do ha­blar, qué di­ría, qué le di­ría al mun­do, qué sen­ti­ría…”.

La hui­da

“Nues­tras vi­das co­rrían pe­li­gro. Su ma­dre y yo tu­vi­mos que sa­cri­fi­car lo que pen­sá­ba­mos que so­lo se­ría un año sin ir al co­le­gio por su se­gu­ri­dad”, cuen­ta Ali Moha­med, el pa­dre de Zain. Cuan­do lle­ga­ron a Lí­bano, en 2012, Zain te­nía sie­te años y to­da­vía no sa­bía leer, ni es­cri­bir. “Ha si­do muy du­ro. Me ha­bría en­can­ta­do ir a la es­cue­la”, ase­gu­ra el pe­que­ño. Du­ran­te seis años, sus pa­dres y sus tres her­ma­nos han dor­mi­do so­bre vie­jos col­cho­nes en el sue­lo de un pe­que­ño apar­ta­men­to.

3, 2, 1... ¡Ac­ción!

“Sí, ¿por qué no? Es guay. A lo me­jor me ha­go fa­mo­so”, di­jo Zain cuan­do Na­di­ne La­ba­ki le pro­pu­so pro­ta­go­ni­zar la pe­lí­cu­la. “Es­ta­ba ju­gan­do al la­do de su ca­sa en un ba­rrio muy po­bre de Lí­bano y mi di­rec­to­ra de cas­ting lo vio, le en­tre­vis­tó y cuan­do vi la en­tre­vis­ta tu­ve cla­ro que lo ha­bía­mos en­con­tra­do. Es un ni­ño muy es­pe­cial”, ex­pli­ca La­ba­ki. El ro­da­je du­ró seis me­ses. “Zain no ac­tua­ba, era él mis­mo”, afir­ma la di­rec­to­ra.

Nue­vo des­tino: No­rue­ga

“Lo más du­ro en la vi­da es cuan­do tus hi­jos te di­cen que quie­ren plá­ta­nos y ni si­quie­ra te los pue­des per­mi­tir”, ase­gu­ra el pa­dre de Zain con la voz ro­ta. Son fa­mi­lias co­mo la su­ya, en si­tua­ción de má­xi­ma vul­ne­ra­bi­li­dad, las que son reasen­ta­das. AC­NUR les ha­ce se­gui­mien­to y pro­po­ne su reasen­ta­mien­to en ter­ce­ros paí­ses de aco­gi­da, re­ca­yen­do en es­tos la de­ci­sión fi­nal de aco­ger­los. El ca­so de la fa­mi­lia de Zain se abrió en 2016 y fue reasen­ta­da en agos­to de 2018 en No­rue­ga.

Fi­nal de pe­lí­cu­la

“Echa­ré de me­nos a mis pri­mos, pe­ro allí po­dré ir a la es­cue­la y apren­der a leer y es­cri­bir”, afir­ma Zain an­tes de em­pren­der su via­je a No­rue­ga. Ya ins­ta­la­do en su nue­vo ho­gar, el pe­que­ño ha cum­pli­do su sue­ño: va a la es­cue­la. La son­ri­sa de Zain es la de un fi­nal fe­liz de pe­lí­cu­la. El fi­nal que se me­re­ce­ría ca­da una de las fa­mi­lias re­fu­gia­das que hay en el mun­do y por las que AC­NUR, gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de per­so­nas co­mo tú, tra­ba­ja sin des­can­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.