Dis­fru­tar has­ta la es­pe­ra

Ser Padres - - Saber Más -

Si to­do va bien, lo me­jor es dis­fru­tar de los días de es­pe­ra por­que son úni­cos. Si es­tás im­pa­cien­te y los ner­vios te con­su­men, pue­des in­ten­tar al­gu­nas co­sas que, aun­que no es­tá de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que ini­cien el par­to, te ayu­da­rán, sin du­da, a re­la­jar­te:

Te­ner re­la­cio­nes se­xua­les

El orgasmo des­en­ca­de­na con­trac­cio­nes ute­ri­nas si­mi­la­res a las del par­to y po­dría es­ti­mu­lar la di­la­ta­ción del cue­llo del úte­ro. Por es­ta ra­zón, cuan­do una em­ba­ra­za­da tie­ne ame­na­za de par­to pre­ma­tu­ro, una de las me­di­das que pres­cri­be el to­có­lo­go es el re­po­so se­xual.

Es­ti­mu­lar el pe­cho

Pe­lliz­car­lo, mor­der­lo, ma­sa­jear­lo o, sen­ci­lla­men­te, to­car­lo pro­vo­ca la se­cre­ción de oxi­to­ci­na, que es la hor­mo­na que ge­ne­ra con­trac­cio­nes en el úte­ro.

Dar­se un lar­go pa­seo

Des­pués de una bue­na ca­mi­na­ta, la ma­yo­ría de las em­ba­ra­za­das tie­nen más con­trac­cio­nes de lo nor­mal. Nor­mal­men­te ce­san cuan­do la mu­jer des­can­sa, pe­ro a ve­ces no lo ha­cen y ayu­dan a des­en­ca­de­nar el par­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.