Ra­zo­nes pa­ra ir

Sus be­ne­fi­cios son mu­chos, a ni­vel fí­si­co, in­te­lec­tual y so­cial: ha­ce ejer­ci­cio, apren­de y co­no­ce a nue­vos ami­gos.

Ser Padres - - Especial Campamento­s - Por Pau­la Díaz Cas­ti­lla

Ya que­da po­co pa­ra la lle­ga­da del ve­rano, y con él, son mu­chos los pa­dres que se cues­tio­nan qué ha­cer con sus hi­jos cuan­do ellos es­tén tra­ba­jan­do. Exis­ten un sin­fín de po­si­bi­li­da­des pa­ra los más pe­que­ños, pe­ro una de las me­jo­res op­cio­nes es es­co­ger un buen cam­pa­men­to de ve­rano.

Es im­por­tan­te que ten­ga­mos en cuen­ta que los cam­pa­men­tos no so­lo ayu­dan a com­pa­gi­nar las va­ca­cio­nes con la vi­da la­bo­ral, sino que tam­bién pro­por­cio­nan a los ni­ños nue­vas ex­pe­rien­cias. Gra­cias a es­tas con­vi­ven­cias apren­de­rán va­lo­res, há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles, dis­fru­ta­rán del tiem­po li­bre y so­bre to­do les ayu­da­rá a vol­ver con las pi­las car­ga­das pa­ra afron­tar un nue­vo pe­rio­do es­co­lar con ener­gía.

Sin em­bar­go, a la ho­ra de ele­gir un cam­pa­men­to los pa­pás sue­len ha­cer­se va­rias pre­gun­tas: ¿A qué edad es me­jor apun­tar­les? ¿có­mo es­co­ger el me­jor cam­pa­men­to? ¿cuál le ven­drá me­jor a mi hi­jo?... En Ser Pa­dres re­sol­ve­mos to­das vues­tras du­das.

Edad ideal pa­ra ir de cam­pa­men­to

La edad ade­cua­da pa­ra que los más pe­que­ños va­yan de cam­pa­men­to de­pen­de de mu­chos fac­to­res, pe­ro sue­le ser en­tre los 5 y 6 años. Es muy im­por­tan­te que nos fi­je­mos en las des­tre­zas y la per­so­na­li­dad de ca­da ni­ño, ya que ca­da pe­que­ño es di­fe­ren­te.

“Es im­por­tan­tí­si­mo crear ex­pec­ta­ti­vas e ilu­sión en el ni­ño, ha­cien­do ver que pa­ra los pa­dres es­ta es una ac­ti­vi­dad po­si­ti­va”, afir­ma Paloma Ta­pia Fran­co, del Cen­tro de psi­co­lo­gía DE­VA. De to­dos mo­dos, las op­cio­nes son múl­ti­ples y es­ta­mos se­gu­ros de que al­gu­na de ellas se­rá per­fec­ta pa­ra vues­tros pe­ques, aun­que lo más im­por­tan­te de to­do es no obli­gar a los pe­que­ños a ir de cam­pa­men­to, ya que el ob­je­ti­vo de que va­yan es pa­ra que dis­fru­ten de la ex­pe­rien­cia. Si aún te pa­re­ce que el ni­ño es de­ma­sia­do pe­que­ño co­mo pa­ra pa­sar tan­tas no­ches fue­ra, pue­des op­tar por los cam­pa­men­tos ur­ba­nos. Sue­len se­guir la di­ná­mi­ca de los co­le­gios y se rea­li­zan mon­to­nes de ac­ti­vi­da­des du­ran­te el día. Si por el con­tra­rio, crees que es un po­co ma­yor, se pue­de con­tem­plar la op­ción de los cam­pa­men­tos que im­pli­quen dor­mir fue­ra de ca­sa. Otra de las al­ter­na­ti­vas es que los ni­ños via­jen al ex­tran­je­ro y ade­más de pa­sar un ve­rano inol­vi­da­ble, apren­de­rán un idio­ma.

Mie­do a que no se adap­te al gru­po

Paloma Ta­pia Fran­co, psi­có­lo­ga del Cen­tro de psi­co­lo­gía DE­VA, nos cuen­ta que cuan­do el ni­ño va por pri­me­ra vez a un cam­pa­men­to, siem­pre apa­re­cen cier­tos mie­dos, tan­to por par­te de los pa­dres co­mo por el pe­que­ño. A al­gu­nos ni­ños les cues­ta lan­zar­se por­que siem­pre que han dor­mi­do fue­ra de ca­sa, lo han he­cho en un en­torno se­gu­ro y aho­ra lo des­co­no­cen y les pue­de pro­du­cir cier­ta in­se­gu­ri­dad. En es­te ca­so, la me­jor al­ter­na­ti­va es mo­ti­var­los, ex­pli­car­les lo que van a ha­cer allí, po­ner­les ví­deos de los cam­pa­men­tos allí rea­li­za­dos otros años y crear ex­pec­ta­ti­vas e ilu­sio­nes po­si­ti­vas. El cam­pa­men­to pro­por­cio­na el en­torno ideal pa­ra que los ni­ños asu­man ries­gos so­cia­les. Los pri­me­ros días de cam­pa­men­to son los más di­fí­ci­les, ya que en­trar en un mun­do so­cial des­co­no­ci­do pue­de re­sul­tar ate­rra­dor. Sin em­bar­go, los ni­ños tie­nen una gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y pa­sa­do es­te pe­rio­do apren­de­rán a tra­tar con gen­te nue­va desa­rro­llan­do sus ha­bi­li­da­des so­cia­les, ex­plo­ran­do su in­de­pen­den­cia y me­jo­ran­do su au­to­es­ti­ma.

Por otro la­do, de­be­mos te­ner en cuen­ta que en un cam­pa­men­to los ni­ños es­ta­rán se­gu­ros y los mo­ni­to­res les ayu­da­rán a in­te­grar­se pa­ra que la es­tan­cia sea más sen­ci­lla pa­ra ellos.

Dón­de bus­car el cam­pa­men­to más ade­cua­do pa­ra mi hi­jo

Si ya te­ne­mos cla­ro que nues­tro hi­jo irá a un cam­pa­men­to, es la ho­ra de em­pe­zar a bus­car el que más se adap­te a las ne­ce­si­da­des del pe­que­ño. Exis­ten cam­pa­men­tos sub­ven­cio­na­dos por en­ti­da­des pú­bli­cas, co­mo los ayun­ta­mien­tos, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas u otros or­ga­nis­mos públicos, que sue­len te­ner pre­cios más ac­ce­si­bles. Tam­bién, los pro­pios co­le­gios o cen­tros es­co­la­res or­ga­ni­zan es­te ti­po de con­vi­ven­cias. Lo me­jor es co­men­zar a bus­car cuan­to an­tes pa­ra des­cu­brir las po­si­bi­li­da­des y es­co­ger el que más se ajus­te a nues­tro hi­jo y a nues­tro bol­si­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.