Cre­cer en la era di­gi­tal

Pa­re­ce ca­si im­po­si­ble man­te­ner a los ni­ños al mar­gen de las nue­vas tec­no­lo­gías. Co­mo ejem­plo, bas­ta sa­ber que en Es­ta­dos Uni­dos, uno de ca­da tres ni­ños uti­li­za dis­po­si­ti­vos mó­vi­les an­tes de apren­der a ha­blar. Pe­ro ¿te­ne­mos idea de có­mo les in­flu­yen?

Ser Padres - - Dossier Nuevas Tecnología­s - Por Ana Pé­rez Ol­me­da

Hay atas­co en la sa­la de es­pe­ra. Dia­na, de dos años, no sir­ve pa­ra es­tar­se quie­ta y ya ha ti­ra­do tres ve­ces la pi­la de re­vis­tas al sue­lo. Pa­ra apa­ci­guar­la, su ma­dre le po­ne una se­rie de su per­so­na­je fa­vo­ri­to en el mó­vil. A su la­do, su her­mano, de cin­co años, jue­ga con la con­so­la. Y Juan, su pa­dre, re­vi­sa hip­no­ti­za­do los men­sa­jes de su smartp­ho­ne. «Ma­má, me abu­rro», se que­ja Aa­rón, de cua­tro años, des­de otro so­fá. Su ma­dre ya co­no­ce la tra­duc­ción de esas pa­la­bras en el len­gua­je de su hi­jo. «Cuan­do em­pie­za con el “me abu­rro, me abu­rro”, sé que lo que me es­tá di­cien­do es que quie­re la ta­ble­ta o ju­gar a la vi­deo­con­so­la. A mí me po­ne ne­gra. ¿Es que a los ni­ños hoy no se les ocu­rren más for­mas de di­ver­tir­se que de­lan­te de una pan­ta­lla?», se que­ja.

Pa­ra bien y pa­ra mal, vi­vi­mos en la era di­gi­tal, don­de es­te ti­po de es­ce­nas son ca­da vez más fre­cuen­tes. Las nue­vas tec­no­lo­gías han lle­ga­do tan rá­pi­do a nues­tras vi­das que ape­nas he­mos te­ni­do tiem­po de apren­der a uti­li­zar­las y, so­bre to­do, de es­ta­ble­cer lí­mi­tes pa­ra nues­tros re­to­ños.

¿Sa­be­mos có­mo apro­ve­char sus be­ne­fi­cios y sor­tear sus pe­li­gros?

Es­ta­ble­ce tiem­pos y nor­mas des­de el prin­ci­pio

«Ac­tual­men­te, los ni­ños na­cen con los dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les. No les ex­tra­ñan por­que for­man par­te de su día a día. Co­mo lo imi­tan to­do y ven a sus pa­dres con el mó­vil, la ta­ble­ta o el or­de­na­dor, ellos tam­bién los quie­ren uti­li­zar», apun­ta Da­vid Bar­ba, di­rec­tor de la es­cue­la in­fan­til El Sol, una de las pio­ne­ras en Es­pa­ña en el uso de pi­za­rra di­gi­tal y ta­ble­ta en sus au­las de uno, dos y tres años.

«Mu­chas apli­ca­cio­nes o jue­gos sí tie­nen fi­nes be­ne­fi­cio­sos que desa­rro­llan la crea­ti­vi­dad del ni­ño, a la vez que otras cua­li­da­des, pe­ro to­do en su jus­ta me­di­da. Hay que con­tro­lar muy bien los tiem­pos y es­ta­ble­cer unas nor­mas des­de el prin­ci­pio. Los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les son contraprod­ucentes si no su­per­vi­sa­mos su uso y se los da­mos co­mo he­rra­mien­ta pa­ra que no nos mo­les­te. Es en ese mo­men­to cuan­do se pue

Mu­chas apli­ca­cio­nes tie­nen fi­nes be­ne­fi­cio­sos y desa­rro­llan la crea­ti­vi­dad y otras cua­li­da­des del ni­ño, pe­ro to­do con me­di­da

de vol­ver ob­se­si­vo y des­viar al ni­ño de cual­quier otra ac­ti­vi­dad», avi­sa. En la mis­ma lí­nea, Can­de­la­ria Igui­ño, coor­di­na­do­ra de la Es­cue­la In­fan­til Mu­ni­ci­pal Ne­mo de Se­vi­lla y ex­per­ta en edu­ca­ción di­gi­tal, in­sis­te en que «no es bueno ex­ce­der las ho­ras fren­te al dis­po­si­ti­vo por mu­cho que el ni­ño es­té ca­lla­do o que lo ha­ga so­lo».

Mo­ti­van más que los li­bros

Qui­zás, una de las cla­ves pa­ra que su uso sea po­si­ti­vo es­tá en el ob­je­ti­vo que se per­si­gue. «Des­de la es­cue­la o el co­le­gio es­ta­mos in­ten­tan­do que pre­va­lez­ca el fin edu­ca­ti­vo, sin que se pier­da el que el ni­ño jue­gue y se di­vier­ta, pe­ro la ver­dad es que son mi­no­ría los pa­dres que se los ofre­cen a sus hi­jos con esa in­ten­ción», re­co­no­ce Bar­ba.

En es­te sen­ti­do, un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres ase­gu­ra que la es­ti­mu­la­ción sen­so­rial que pro­du­ce el uso de la ta­ble­ta fa­ci­li­ta el apren­di­za­je y les re­sul­ta más mo­ti­va­dor que los li­bros. Lo mis­mo opi­na Isa­bel Cas­tro, edu­ca­do­ra del mis­mo cen­tro: «Son muy rá­pi­dos pa­ra ma­ne­jar he­rra­mien­tas di­gi­ta­les y tie­nen tan­to in­te­rés que desa­rro­llan las ha­bi­li­da­des mu­cho más rá­pi­do. Pa­ra ellos, lo nor­mal es in­ter­ac­tuar con la pan­ta­lla».

Otro be­ne­fi­cio que apor­tan los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les a los más pe­que­ños es el desa­rro­llo de la psi­co­mo­tri­ci­dad fi­na. «Es una ma­ra­vi­lla có­mo ni­ños tan pe­que­ños ma­ne­jan el de­do o los de­dos con una ha­bi­li­dad pas­mo­sa», se­ña­la Bar­ba. Ade­más, «cuan­do son va­rios los que jue­gan jun­tos, se acos­tum­bran a res­pe­tar los tur­nos. Tam­bién apren­den a obe­de­cer las ins­truc­cio­nes de la apli­ca­ción, desa­rro­llan el ra­zo­na­mien­to, la per­cep­ción vi­sual y la coor­di­na­ción vi­so-mo­to­ra». Asi­mis­mo, mu­chos ase­gu­ran que el uso, en su jus­ta me­di­da, de es­tas he­rra­mien­tas fa­vo­re­ce la ini­cia­ti­va en el apren­di­za­je y la con­fian­za en sí mis­mos.

Da ejem­plo. Cuan­do le pres­tas aten­ción en el par­que o cuan­do te cuen­ta al­go, no es mo­men­to de mi­rar los what­sapps

La ex­po­si­ción ex­ce­si­va se aso­cia con el dé­fi­cit de aten­ción

Por otra par­te, tam­po­co po­de­mos ob­viar su la­do ne­ga­ti­vo. Pa­ra em­pe­zar, va­rios es­tu­dios han de­mos­tra­do que su uso trans­for­ma el desa­rro­llo del ce­re­bro, so­bre to­do, en los pri­me­ros años, su eta­pa de ma­yor cre­ci­mien­to. Se po­ten­cian nue­vas fun­cio­nes, sí ¿pe­ro qué pa­sa con las ca­pa­ci­da­des con­ven­cio­na­les de nues­tra men­te? Es eso lo que más preo­cu­pa a ex­per­tos co­mo la bió­lo­ga Cris Ro­wan. «La es­ti­mu­la­ción del desa­rro­llo ce­re­bral cau­sa­da por la ex­po­si­ción ex­ce­si­va a las tec­no­lo­gías (mó­vi­les, In­ter­net, ta­ble­ta, te­le­vi­sión) se aso­cia con dé­fi­cit de aten­ción, re­tra­sos cog­ni­ti­vos, pro­ble­mas de apren­di­za­je, au­men­to de la im­pul­si­vi­dad y dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad de au­to­rre­gu­lar­se, lo que se tra­du­ce, por ejem­plo, en ra­bie­tas fre­cuen­tes». Se­gún otras in­ves­ti­ga­cio­nes, el en­gan­che a las pan­ta­llas des­de la in­fan­cia va en de­tri­men­to de la fantasía y la ca­pa­ci­dad de ima­gi­nar. «En es­ta era pla­ga­da de imá­ge­nes ex­ter­nas que bom­bar­dean al ni­ño, ya sea a tra­vés de TV, ta­ble­ta, PC, mó­vil... ca­da vez los ni­ños pre­sen­tan más di­fi­cul­ta­des en crear imá­ge­nes men­ta­les pro­pias. A ma­yor con­su­mo ex­te­rior, me­nor crea­ción in­te­rior. Es­to es­tá aca­rrean­do gra­ves pro­ble­mas de apren­di­za­je y tam­bién so­cia­les. Pa­ra in­tere­sar­me por lo que me cuen­ta otra per­so­na y em­pa­ti­zar con ello, ne­ce­si­to ser ca­paz de ima­gi­nár­me­lo», ex­pli­ca la lo­go­pe­da es­pe­cia­li­za­da en pe­da­go­gía Wal­dorf Ta­ma­ra Chu­ba­rovsky.

Y aún hay más. Al es­tar de­lan­te de una pan­ta­lla, el ni­ño es­tá quie­to. Aun­que a ve­ces pue­da ser una ben­di­ción, si es al­go ha­bi­tual y pro­lon­ga­do, ac­tua­rá en su con­tra. A es­tas eda­des, el mo­vi­mien­to es esen­cial pa­ra los pe­que­ños y fa­ci­li­ta su ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je. Por al­go los me­no­res que tie­nen or­de­na­dor, te­le o con­so­las en su cuar­to tie­nen un 30% más de po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar obe­si­dad.

Qui­zá, por to­dos es­tos mo­ti­vos, la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría no re­co­mien­da ex­po­ner a las pan­ta­llas a ni­ños me­no­res de dos años. Has­ta los sie­te años, acon­se­ja no más de una ho­ra dia­ria de te­le­vi­sión y no usar dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y or­de­na­dor, a no ser que sea con fi­nes edu­ca­ti­vos con­tro­la­dos.

¿Se­rán es­tas las ra­zo­nes por la que Ste­ve Jobs, crea­dor de Ap­ple, nun­ca de­jó ju­gar al iPad ni al iPho­ne a sus hi­jos? Tal vez. Aun­que el ge

Ais­lar a tu hi­jo de las nue­vas tec­no­lo­gías se­ría ir con­tra­co­rrien­te, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que de­je de ju­gar en el par­que

nio de la in­for­má­ti­ca te­mía to­da­vía más al gran pro­ble­ma de adic­ción que pue­den pro­vo­car es­tos apa­ra­tos.

¿Qué di­cen sus de­fen­so­res res­pec­to a eso? Pa­ra Da­vid Bar­ba, «si hay una su­per­vi­sión bue­na y unas nor­mas apli­ca­das des­de el prin­ci­pio, que no de­be­mos sal­tar­nos, los pe­li­gros son mí­ni­mos, por­que to­do en su jus­ta me­di­da es bueno. No po­de­mos de­jar de ju­gar en la ca­lle, no po­de­mos de­jar de ex­pe­ri­men­tar con to­do lo que nos ro­dea, por­que es lo más gran­de que te­ne­mos. Las nue­vas tec­no­lo­gías son so­lo una he­rra­mien­ta más».

Ade­más, otra co­sa que po­de­mos ha­cer los pa­dres es ir por de­lan­te y apren­der a usar las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra que jue­guen a fa­vor de nues­tros hi­jos y no en su con­tra.

Pros

Las nue­vas tec­no­lo­gías, cuan­do se uti­li­zan co­mo he­rra­mien­tas edu­ca­ti­vas, mo­ti­van a los ni­ños a apren­der. Así, por ejem­plo, pue­den es­ti­mu­lar­les a am­pliar vo­ca­bu­la­rio o a prac­ti­car un nue­vo idio­ma.

Tam­bién ayu­dan a desa­rro­llar la psi­co­mo­tri­ci­dad fi­na.

Con es­tas tec­no­lo­gías, los ni­ños tam­bién apren­den a es­pe­rar su turno y a res­pe­tar los tiem­pos.

Fa­vo­re­cen el desa­rro­llo de la coor­di­na­ción vi­sual-mo­to­ra.

Vi­vi­mos en la era di­gi­tal. Ais­lar a los ni­ños de las nue­vas tec­no­lo­gías se­ría ir con­tra­co­rrien­te.

Con­tras

Pue­den pro­du­cir adic­ción. Cuan­do no se con­tro­la, ocu­pan el lu­gar de otras co­sas más ne­ce­sa­rias, co­mo re­la­cio­nar­se, co­rrer, sa­car to­dos ju­gue­tes del ar­cón, desa­rro­llar la fantasía...

Se han re­la­cio­na­do con el de­sin­te­rés por la lec­tu­ra. «So­lo pue­de in­tere­sar­me leer, si soy ca­paz de ir ima­gi­nan­do lo que leo. Si ca­rez­co de esa ca­pa­ci­dad, leer es so­lo des­ci­frar le­tras va­cías», ad­vier­te Ta­ma­ra Chu­ba­rovsky.

Su abu­so se re­la­cio­na con tras­tor­nos de con­duc­ta. El ex­ce­so de es­tí­mu­los sen­so­ria­les que el ni­ño no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra di­ge­rir pro­du­ce blo­queo y agu­di­za los pro­ble­mas de aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.